domingo, 29 de noviembre de 2009

Exodo Rural


El éxodo rural es un fenómeno sociológico mundial del siglo XX, que aún no se ha detenido. Razones tecnológicas, económicas, políticas y sociales hacen que ese proceso se haya mantenido a lo largo de la segunda mitad de la centuria pasada.
Para la Argentina, para la provincia de Buenos Aires y para el Conurbano Bonaerense, este fenómeno tiene consecuencias que condicionan significativamente a cualquier política de Estado.
Dos notas publicadas en la sección Vida & Artes del diario el país el 24 de septiembre y el 23 de octubre últimos aportan interesantísima información al respecto. Aunque aplicadas a la realidad española, arroja interesantísimas conclusiones.
"El nuevo éxodo rural es de mujeres", titula la primera, "la despoblación rampante que sufre la España rural tiene un funesto factor cualitativo que la aboca a tiempos peores: son las mujeres, en edad productiva y de procreación, las que se están marchando. Los hombres de la misma edad (30 a 49 años) van cayendo en la soltería y han quedado atrapados en el negocio familiar que, en tiempos, facilitaba la vida y hoy a perdido mucho brillo y rentabilidad".
Un estudio de la Fundación La Caixa, dirigido por Luis Camarero, llega a las mismas conclusiones a las que en nuestro país plantea Responde. este desequilibrio demográfico está "amenazando la sostenibilidad del mundo rural y será la causa de la desaparición de muchos pueblos pequeños".
"Ellos se han convertido como los tristes guardianes del patrimonio familiar que, además, se ha desvalorizado frente al modelo de salarios urbanos, lo que los ha convertido en malos partidos en el mercado matrimonial", explica Camarero.
"La falta de servicios básicos que menciona este estudio (una encuesta de 1800 casos realizada en 2008), y que está siendo en parte la razón del exodo a la ciudad, no se le pasa por alto a José María Martín Patino, presidente de la Fundación Ecuentro. ".
El País se pregunta "¿qué se necesita para frenar esta sangría de población? , responde el alcalde de Cudillero (Asturias), Francisco González, que preside la comisión española de Desarrollo Rural en la Federación Española de Municipios y Provincias: "Si el que contamina paga, el que conserva cobra. Es muy fácil pedir que estos entornos sigan como siempre, con los prados, los bosques, las casas, pero todo eso tiene un coste, vivir en un pueblo tiene sus costes>".
"Cómo rejuvenecer el mundo rural: cuidando ancianos", reflexiona la nota del 23 de octubre. "Aunque la sociedad española ha cambiado en su conjunto, ciertos modelos tradicionales perviven con más intensidad en los pueblos".
"La pensión de los abuelos es un gran soporte económico de los pueblos. Si a eso se suma otra ayuda económica y la preferencia de las familias por este modelo, quizás haya que dejarlo estar", explica Gustavo García Herrero, autor de un Manual sobre la Ley de Dependencia y su aplicación en los medios rurales", quien además sugiere una capacitación específica y la posibilidad de que a éstos asistentes se les pueda asignar algún paciente adicional de geriatría. Sugiere, asimismo, no omitir una acción intensa en materia de servicios, que no debe dejarse librada a la libre iniciativa empresarial sino que debe ser impulsada por el Estado.
No obstante, ilustra la nota con el caso de la alcaldesa de Romangordo (Cáceres) quien, para reabrir la escuela, decidió inaugurar una residencia de ancianos. Con 216 habitantes y un geriátrico de 50 plazas, "éramos un buen partido para el colegio", asegura Paco Pilo, auxiliar de establecimiento de ancianos.
Las políticas de Estado deben ser permanentes y no deben variar según los gobiernos de turno. La actividad agropecuaria es tan importante para la provincia de Buenos Aires como para la Nación. La población rural debe ser un sujeto de preocupación para la Argentina, porque sus economías regionales así lo exigen.+