domingo, 19 de agosto de 2012

Las Desurbanización Productiva

Gracias a Dios son cada vez más los urbanistas que se ocupan de pensar y repensar las ciudades.

El urbanista norteamericano Michael Cohen afirmó en una entrevista con el diario tucumano La Gaceta que "el 80 por ciento del PBI argentino viene de los centros urbanos".
El director del Observatorio Latinoamericano de la New School University of New York fue una de las figuras centrales de la 9na Bienal del Coloquio de Transformaciones Territoriales que se realizó en Tucumán los primeros días de agosto.
En su disertación "Reinventar el futuro: ¿urbanismo 3.0?" subrayó la necesidad de mirar de nuevo a las ciudades porque las economías urbanas son cada vez más trascendentes para la economía mundial.
"Durante los 90 fue evidente que las ciudades contribuyeron más de la mitad del producto bruto mundial. En la Argentina, la agricultura no representaba más de diez por ciento del PBI. Hoy, después del crecimiento de la soja y del limón, no hay grandes cambios en la estructura del PBI argentino. Y no lo hubo porque en las ciudades hubo un crecimiento de igual proporción y hasta de mayor proporción, sustentado en la actividad financiera e inmobiliaria. Actualmente, más del 80 por ciento viene de los centros urbanos. No sólo de las grandes metrópolis, sino también de ciudades como Rafaela, Salta o san Miguel del Tucumán. La importancia de las ciudades en la economía nacional debe ser un asunto nacional, no sólo regional o provincial".
"Veo que se discute demasiado en torno del campo y la paradoja es que la Argentina es uno de los países más urbanos de Latinoamérica: el 80 por ciento de la población vive actualmente en ciudades", concluye Cohen.

Sin embargo, en "La Ciudad Hoy es un Espacio de Combate Abierto", en una entrevista que Raquel San Martín realizó a Saskia Sassen para adn/la nación, la socióloga holandesa se manifiesta justamente preocupada por el alma de las grandes ciudades, a las que ve crecientemente desurbanizadas. Aunque crezxcan en densidad poblacional y alumbren nuevos barrios y construcciones cada vez más vanguardistas, aunque elaboren marcas que las posicionan en el mercado de los festivales y la industria de la cultura y el turismo, están perdiendo su urbanidad -piensa Sassen- su carácter de espacio para la vida en común.
"La ciudad -define Sassen- es un sistema complejo pero incompleto".
Sassen pasó unos días por Buenos Aires a comienzos de este mes junto con su marido, el sociólogo Richard Sennett, invitados por la Universidad Nacional de San Martín (Unsam).
Ella atribuye la desurbanización a la privatización de los espacios. Refiere al "efecto sombra" que produce alrededor. Los countries, las comunidades cerradas y los complejos con sofisticados sistemas de seguridad interior, o los shopping centers, instalan muros invisibles. Se va afectando la urbanidad, la vida cívica de la ciudad. Más aún, "debilita y hasta destruye los códigos y las restricciones que guían las prácticas cotidianas de la gente en una ciudad en funcionamiento. Peromite que los actores más poderosos rehagan las ciudades a su imagen. Se ve lo que sucede en el mercado de la vivienda, donde se construye una enorme casa en el lugar que antes ocupaban tres casas medianas, y que además tiene propietarios ausentes que viven allí sólo una parte del tiempo. Eso va adelgazando el tejido urbajo Lo que hace que Buenos Aires sea una ciudad tan maravillosa es que, aún en los sectores de mayores ingresos, hay gran densidad residencial".
Autora de La Ciudad Global (1991), Una Sosiología de la Globalización (2007) y Territorio Autoridad y Derechos, su línea de pensamiento se desgrana en los títulos publicados.
Ella dice que la globalización tendió a asemejar a las ciudades, que ahora intentan buscar en una marca ciudad para diferenciarse unas de otras. Si hay una recuperación de lo cultural -afirma- es en parte porque es una gran industria.
El miedo -responde- es un elemento central. Por un lado hay muchas violencias que no9 son urbanas, pero usan el espacio de la ciudad para operar. Mucho de lo que tiene que ver con las bandas armadas del narcotráfico no guarda relación con grupos o demandas urbanas. Eso desurbaniza la ciudad. A eso también hay que agregarle que las guerras -que antes se libraban en los cielos, en los grandes océanos, en los campos abiertos- también se fueron urbanizando. Y hay un tercer elemento que es una historia de expectativas, de proyectos, de ilusiones frustradas".
"La movilización no es igualmente eficiente para los frustrados). En muchos barrios de muchas ciudades se restrigieron las protestas, en especial para gente que ya viene caracterizada como problemática, como los inmigrantes". Sassen caracteriza a esa violencia callejera como un acto de comunicación.

sábado, 11 de agosto de 2012

De Raíz Discresional

La política argentina está signada por personalismos, por caudillismos.
Aún cuando haya líderes que se manifiestan partidarios de sistemas políticos menos personalizados, como el parlamentario o sean liberales, éstos suelen tener liderazgos firmes. Porque los hace creíbles para la concreción de tal iniciativa.
Es una actitud curiosa en un país que, por ejemplo, en los Juegos Olímpicos, se destaca en las competencias colectivas antes que individuales; una Patria que ha exportado frustrados que triunfan en sus lugares de destino.
Es como si la política fuera considerada inmodificable; un arte ajeno a lo social, a lo común, a lo que es de todos. Un terreno en donde se aceptan cosas que no se permiten en otros órdenes. Un ámbito ajeno, intocable.
Pero cada tanto la gente se cansa y busca perfiles más moderados, menos arbitrarios, para volver a tomar el timón. Vota, cambia, y nuevamente vuelve a sus cosas para se desentenderse de lo público.
Pero no tardamos mucho en volver a reconocer el genio, el temperamento, la extraordinariedad de algunos hombres -verdaderos próceres vivos-, que encarnan valores que comunican con facilidad, son más accesibles que los despachos burocráticos -más aún, rigorean a los burócratas-, son hacedores, sujetos imprescindibles para que las cosas sucedan, y que confunden lo público con su persona, con lo familiar.
Cuando la cosa se pone fea, esta relación defecciona y la gente reclama más diálogo, consenso, reconocimiento de minorías, transparencia y la personalización del poder facilita la atribución de culpabilidades, al punto de la venganza y del odio.
A veces pecamos de voluntarismo al intentar cambiar este orden de un día para el otro. Esas iniciativas naturalmente requieren de ajustes para lo que nunca hay tiempo político, entonces fallan y no hacen otra cosa que facilitar el advenimiento de los salvadores de turno.
Todos aquellos que nos sentimos responsables de algo somos hacedores cotidianos de la Nación, y desde la trinchera que nos toque estar tenemos que dar nuestro combate como si de éste dependiera el resultado final de la batalla. Es la Nación toda la que debe empezar a adquirir los valores y principios de una cultura republicana, antes de que alguno nos arrebate los derechos y garantías que aún poseemos.
El combate consiste simplemente en solicitar reglas claras, cumplirlas y hacerlas cumplir. Ser justos, con uno mismo y con los demás. Honrar la verdad, primero consigo mismo y luego con los otros. Ser solidario. Y austero.
No esperemos a que lo hagan otros. Empecemos nosotros y conduzcamos a nuestro círculo a hacer lo mismo. Y hagamos cambiar a los que se resisten. Para que ellos hagan lo propio.
Hay que tomar conciencia de el fin jamás puede justificar los medios. Porque hacerlo lo vulnera. Como el que se cuela en una fila. Llegó antes, pero rompió el orden colectivo por su interés personal.
Actuemos todos los días como corresponde. Abiertos a las necesidades e intereses de los demás. Respetándolos podremos solicitar lo mismo para nosotros. Nada más. Ni nada menos. Todos los días. Todo el tiempo. Y nadie más se va a arrogar derechos que nadie le hubiese dado nunca.+

lunes, 6 de agosto de 2012

Quinta Williams, patrimonio en riesgo

Foto de Clarín, cliquear para ver la nota de junio

Corre riesgo de ser derrumbada la casona del ex Intendente de San Isidro, Orlando Enrique Williams Alcorta, emplazada en la barranca de Martinez, en la calle Alvear y el río.
Una serie de proyectos de emprendimientos inmobiliarios para construir viviendas multifamiliares de alta gama, ponen en peligro el valor histórico, arquitéctónico y paisajístico de dicha casa y su entorno. 
La casa, levantada  sobre el anchuroso Río de la Plata, del más estilo Reina Ana, fue construída por el arquitecto inglés Collcutt, quién levantó múltiples edificios en la Argentina, entre los cuales podemos citar la actual residencia de la Embajada del Reino Unido y el palacio Aberg Cobo.
El diseño del parque de esta propiedad, como la barranca lindera es de Carlos Thays, quien tenía una relación de amistad con el Intendente Orlando Williams. Conocido como el ´Intendente Plantador¨, fue quién hizo plantar las tipas en la avenida Libertador.
Un grupo de vecinos, preocupados por el patrimonio identitatario de su barrio, se autoconvocaron en la defensa de la quinta y presentaron una  solicitud de no innovar elevada al Intendente Municipal Gustavo Posse, avalada por más de quinientas firmas.
Asímismo, la concejal de Unión Celeste y Blanco, Ester Fandiño, presentó un pedido de informes al Ejecutivo Municipal sobre los proyectos inmobiliarios existentes y  con el apoyo de los vecinos y de  especialistas en flora y fauna nativa, como Ricardo Barbetti, están trabajando para que se declare a la casa y su entorno como patrimonio histórico y paisaje protegido municipal.
La importancia de preservar y conservar este parque radica en que  forma parte del paisaje natural de la barranca de San Isidro, que involucra especies y ejemplares que subsisten desde la fundación y urbanización del Partido. La barranca es un elemento necesario, insustituíble y valioso del Patrimonio Cultural de la región y la nación.  Conecta áreas silvestres del centro - este del país con las del noreste, así mantiene el vigor genético de plantas y animales y vuelve a poblar con fauna y flora lugares donde se hayan perdido. Cualquier alteración en la composición de la barranca, como desmonte, movimientos de tierra, edificación, hace aumentar la erosión y hasta puede causar deslizamientos de tierra muy peligrosos.
Por todo esto hay que cuidar la barranca.

María Feldtmann

sábado, 4 de agosto de 2012

Democracia Republicana


Democracia, si, pero republicana, representativa y federal. Como dice la constitución de la Nación Argentina. porque Democracia supone principalmente la elección popular de un gobierno.

Con plena vigencia de estado de derecho; no de patria pleitera. Reglas simples, claras, conocidas y acatadas por todos. Combate frontal a la corrupción, al desacato y a la delincuencia. Ni garantismo ni mano dura. Garantías.

Poderes equilibrados. Un Ejecutivo que realiza lo que le dice el Congreso, que representa a las grandes mayorías pero incluye a las minorías. Prensa libre, sin censura, para que el pueblo pueda saber lo que allí pasa. Transparencia informativa para que todos podamos sacarnos las dudas.

Soberanía política implica el funcionamiento de este sistema para nuestro propio gobierno, y para la preservación de nuestros recursos, lo que se debe traducir en una política internacional y de defensa, con FF.AA. modernas, equipadas y coordinadas con las fuerzas de seguridad.

Independencia económica es bajo endeudamiento, balanzas comerciales y de pagos equilibradas, pero también es moneda estable.

Justicia social es opción preferencial por los pobres. Acción inclusiva. Transporte público bueno y capilar, salud pública disponible y educación para todos y de excelencia. Promoción del arte y de los deportes para la juventud en riesgo.

Con un proyecto regional, que aporte una escala de protección global, pero con una mirada federal y municipalista.

Y una austeridad, pública y privada, personal y colectiva, que haga eje en la sostenibilidad a corto, mediano y largo plazo.

Estas pocas definiciones se traducen en miles de pequeñas políticas, poco mediáticas.+