lunes, 6 de agosto de 2012

Quinta Williams, patrimonio en riesgo

Foto de Clarín, cliquear para ver la nota de junio

Corre riesgo de ser derrumbada la casona del ex Intendente de San Isidro, Orlando Enrique Williams Alcorta, emplazada en la barranca de Martinez, en la calle Alvear y el río.
Una serie de proyectos de emprendimientos inmobiliarios para construir viviendas multifamiliares de alta gama, ponen en peligro el valor histórico, arquitéctónico y paisajístico de dicha casa y su entorno. 
La casa, levantada  sobre el anchuroso Río de la Plata, del más estilo Reina Ana, fue construída por el arquitecto inglés Collcutt, quién levantó múltiples edificios en la Argentina, entre los cuales podemos citar la actual residencia de la Embajada del Reino Unido y el palacio Aberg Cobo.
El diseño del parque de esta propiedad, como la barranca lindera es de Carlos Thays, quien tenía una relación de amistad con el Intendente Orlando Williams. Conocido como el ´Intendente Plantador¨, fue quién hizo plantar las tipas en la avenida Libertador.
Un grupo de vecinos, preocupados por el patrimonio identitatario de su barrio, se autoconvocaron en la defensa de la quinta y presentaron una  solicitud de no innovar elevada al Intendente Municipal Gustavo Posse, avalada por más de quinientas firmas.
Asímismo, la concejal de Unión Celeste y Blanco, Ester Fandiño, presentó un pedido de informes al Ejecutivo Municipal sobre los proyectos inmobiliarios existentes y  con el apoyo de los vecinos y de  especialistas en flora y fauna nativa, como Ricardo Barbetti, están trabajando para que se declare a la casa y su entorno como patrimonio histórico y paisaje protegido municipal.
La importancia de preservar y conservar este parque radica en que  forma parte del paisaje natural de la barranca de San Isidro, que involucra especies y ejemplares que subsisten desde la fundación y urbanización del Partido. La barranca es un elemento necesario, insustituíble y valioso del Patrimonio Cultural de la región y la nación.  Conecta áreas silvestres del centro - este del país con las del noreste, así mantiene el vigor genético de plantas y animales y vuelve a poblar con fauna y flora lugares donde se hayan perdido. Cualquier alteración en la composición de la barranca, como desmonte, movimientos de tierra, edificación, hace aumentar la erosión y hasta puede causar deslizamientos de tierra muy peligrosos.
Por todo esto hay que cuidar la barranca.

María Feldtmann