domingo, 28 de octubre de 2012

Muda el Folclore

El 2 de abril de 2008 en GlorificaATuHijo.blogspot.com se publicó una entrada que se preguntaba si ¿Se Secó el Folklore? en la que procuraba profundizar en los cambios producidos en ese "Conjunto de creencias, costumbres, artesanías, etc., tradicionales de un pueblo" (definición del Diccionario de la Real Academia Española), pero enfocado en la música propia del campo argentino.
La entrevista publicada hoy en Clarín al historiador Oscar Chamosa ayuda mucho a comprender este extraño fenómeno que afecta a nuestra sociedad, y que tiene mucho que ver con el Exodo del Campo a la Ciudad.




“Tanto la derecha como la izquierda forjaron un folclore a su medida”

POR CLAUDIO MARTYNIUK

El nacionalismo cultural dio identidad a un género musical que creció al ritmo de la expansión mediática y fue portavoz de distintas ideologías, dice el investigador.
Opticas. “Unos veían al folclore como el espíritu profundo de la nacionalidad; otros, como expresión del proletariado rural”, dice Chamosa. / DIEGO WALDMANN
28/10/12
El nacionalismo cultural forjó en las primeras décadas del siglo pasado una atmósfera que condensó buena parte del malestar por la marcha de la modernidad y las implicancias del progreso. El historiador Oscar Chamosa advierte que las intervenciones militares norteamericanas en el Caribe y América Central, que se suceden a partir de 1898, alentaron una sensación generalizada de descontento en América latina. Sin el acento antiimperialista de José Martí, Ricardo Rojas, Leopoldo Lugones y otros intelectuales y artistas bosquejaron una visión del país y de Latinoamérica basada en la cultura tradicional de la población rural. En esa búsqueda, cargada de nostalgia, se despliegan formas musicales que alcanzaron su apogeo en la década de 1960 y que, con altibajos, siguen dictando los ritmos que se asocian a nuestra tierra.
¿Qué ideologías cruzan la modelación del folclore argentino? 
Tanto la derecha como la izquierda forjaron un folclore a su medida. Inicialmente, el movimiento folclórico tuvo una clara influencia de la derecha conservadora tradicionalista. En este grupo podemos ubicar a los azucareros tucumanos, a las elites provinciales y a los intelectuales asociados a ellas. La izquierda en Argentina tardó en desprenderse de su prurito universalista, dejando el campo del folclore abierto a los conservadores tradicionalistas y al nacionalismo católico. Pero a partir de los trabajos del grupo de Boedo, las tradiciones populares, rurales y urbanas, comienzan a formar parte del lenguaje del realismo social. En la posguerra, este viraje hacia el folclore se potenció con el impulso que los partidos comunistas europeos le dan al arte tradicional de los países del área colonial y esto tuvo eco en el movimiento folclórico argentino. Mientras que la derecha veía en el folclore la expresión del espíritu profundo de la nacionalidad, la izquierda lo veía como la forma de expresión del proletariado rural. En la práctica, esas distinciones se desdibujaban.
¿Cómo ayudaron los dispositivos técnicos de reproducción?
Los medios de reproducción mecánica y electrónica hicieron posible la difusión de la música tradicional criolla fuera de su área de origen, pero también introdujeron cambios en las prácticas locales. Gracias al disco y la radio, la zamba se convirtió en un ritmo nacional. Pero estos medios, mientras traían la zamba, la chacarera y la tonada a Buenos Aires, también llevaban el tango hasta el rincón más apartado del país. Para fines de los años treinta, cuando Radio Belgrano, Splendid y El Mundo habían afianzado el monopolio de las transmisiones en cadena desde Buenos Aires, la cultura popular argentina había comenzado el camino hacia la homogeneización.
¿Por qué el norte del país se convirtió en sede de la tradición?
Los folcloristas encontraron en el norte un conjunto de comunidades rurales que en número y diversidad superaban a las otras regiones argentinas. Era la única región donde la inmigración europea jugó un papel menor, casi nulo si uno considera las áreas rurales. En cuanto a la música, las subregiones del noroeste cobijaban una variedad de ritmos que podían identificarse claramente: la chacarera santiagueña, la zamba de Tucumán y Salta, la chaya riojana, la copla vallista, el bailecito de la Quebrada y el yaraví de la Puna, entre otros. Los músicos folclóricos del norte podían ofrecer un repertorio más variado que sus colegas del litoral o Cuyo. Si se le suma que las elites norteñas buscaban promover la cultura tradicional de su región, se da una combinación perfecta para que el norte aparezca como cuna de las tradiciones nacionales.
¿Qué formas tomó, en el siglo XX, la polaridad Buenos Aires europeo e interior nacionalista? 
Para el nacionalismo cultural de la primera mitad del siglo XX, Buenos Aires y los porteños eran causa y ejemplo de la corrupción cultural y moral que afectaba al país. Los provincianos, especialmente los criollos rurales, eran los únicos que todavía exhibían lealtad, honradez y valentía, virtudes que la influencia porteña había puesto en peligro de extinción. En su versión católica-nacionalista esta narrativa tenía un sesgo antisemita y reaccionario.
¿Qué papel tuvieron los intereses de las oligarquías en el encumbramiento del folclore?
Los sectores sociales que alentaban el desarrollo de un mercado interno para la producción nacional adoptaron el nacionalismo cultural como bandera. En un contexto de creciente competencia internacional, las elites regionales esperaban convencer a los consumidores del valor de sus productos y de que ellas defendían los intereses nacionales. A lo largo de las décadas del 20 y 30, las familias tradicionales del interior comenzaron una revaloración simbólica de los campesinos criollos que trabajaban en sus propiedades. En la promoción de las tradiciones rurales, los azucareros tucumanos tomaron el liderazgo, impulsando la investigación folclórica en el noroeste y la difusión del folclore en la enseñanza pública en todo el país. Gracias a la ayuda política y financiera de los azucareros, fue posible que el folclorista José Alfonso Carrizo y la musicóloga Isabel Aretz hicieran una monumental obra de recopilación, publicada entre 1928 y 1943.
¿El nacionalismo cultural fue una moda internacional antiliberal? 
Sin duda. Los presupuestos ideológicos del nacionalismo cultural provenían del romanticismo alemán, un proyecto que denunciaba la universalidad de los derechos del hombre. La intensidad con que nacionalistas culturales rechazaban los valores liberales cívicos varía mucho de un país a otro. Sería un error reducir el amplio abanico del nacionalismo cultural a un aspecto del fascismo. Pero aun aquellos que adherían a las formas de la democracia constitucional creían que la cultura nacional debía ser protegida a toda costa, y que el Estado tenía derecho a imponer el tipo de bienes simbólicos que sus ciudadanos debían apreciar.
¿El romanticismo de la tierra capturó el interés de intelectuales e investigadores?
Las pequeñas comunidades rurales siempre han interesado a artistas e intelectuales. Su idealización creció a medida que la modernización extendía la distancia entre campo y ciudad.
¿Qué cambiaba en la vida de los criollos que cantaban y bailaban?
La industria del espectáculo incorporó el folclore como uno de sus géneros, impulsando la profesionalización de los artistas y la estilización de su arte. El folclore musical fue entonces distanciándose cada vez más de la producción local espontánea. Los músicos locales que Isabel Aretz o Carlos Vega grabaron en sus trabajos de campo no tenían la menor chance de presentarse ante un micrófono de radio o una compañía grabadora, al menos sin que mediara una fuerte transformación personal. Pero para los músicos recopiladores y los investigadores, los músicos locales continuaban siendo un paradigma de pureza folclórica. Pocos de esos músicos vocacionales incursionaron en el campo profesional; uno de ellos fue el quechuista Sixto Palavecino, quien no perdió la condición de artista local.
¿En qué contexto ideológico se despliega el culto al gaucho?
El culto del gaucho tuvo al menos dos ciclos diferentes. El primero comenzó con la publicación del Martín Fierro, continuando con el apogeo del circo criollo en la década de 1890 y los centros gauchescos en la década de 1900. Este ciclo fue popular y aunaba el culto al gaucho como héroe trágico con cierto tono picaresco que se percibía en las comparsas de gauchos de carnaval y en personajes del circo criollo como “el cocoliche”, el colono italiano “acriollado”. En el segundo ciclo, el culto al gaucho tomó un tinte más solemne y conservador, y fue adoptado por escritores como Leopoldo Lugones como el arquetipo de la argentinidad. El gaucho pasa del modelo de bandido sin fortuna deJuan Moreira al peón sabio y estoico de Don Segundo Sombra . Fuera de la literatura, las comparsas de gauchos falsos fueron desapareciendo mientras que en los nuevos centros tradicionalistas los peones y terratenientes organizaban jineteadas y desfiles, junto al ejército y las “fuerzas vivas” para las fechas patrias.
¿Cuándo el folclore se convierte en espectáculo?
Puede decirse que el folclore como género de espectáculo fue creado por Andrés Chazarreta. En marzo de 1921, Chazarreta trajo a Buenos Aires su espectáculo de folclore santiagueño con el que demostró al público porteño que el arte criollo era mucho más que el pericón, las payadas y las pantomimas de los hermanos Podestá. Es interesante que este espectáculo no era sólo música y danza sino también representación escénica de leyendas y prácticas folclóricas como las telesiadas o los velorios de angelitos. Claro que la profesionalización de la música folclórica no llegará hasta los años treinta, con la difusión de la radio a nivel nacional.
¿Qué connotaciones ha tenido la figura de Atahualpa Yupanqui?
Desde sus primeras apariciones en radio alrededor de 1928, Yupanqui fue recibido por la crítica como el más auténtico músico folclórico en el medio comercial. Lo interesante es que el arte de Atahualpa Yupanqui no intentaba imitar mecánicamente el de los músicos criollos locales, sino que intentaba recrear el arte popular pero adhiriéndole la poesía propia de Yupanqui. Su autenticidad estaba basada en la historia particular de Yupanqui, de músico que buscó la inspiración a través de una experiencia vivencial recorriendo y viviendo en comunidades criollas de todo el país, especialmente del norte. Yupanqui se encargaba de capitalizar esa experiencia traduciéndola en la autobiografía que iba construyendo en sus shows y entrevistas. El sello discográfico Chants du Mond, ligado al Partido Comunista Francés, le ayudó a afianzar su prestigio internacional.
¿Qué hizo el peronismo con el folclore?
Principalmente le dio una gran difusión, aunque no influyó mucho en el contenido y la forma del género. El folclore, junto con el tango, aparecían en pie de igualdad en los festivales organizados por el partido peronista o en las innumerables fiestas regionales patrocinadas por el Gobierno. Esto no significó que se formara un folclore criollo propiamente peronista, como más adelante va a haber un folclore claramente de izquierda.

La fama y el éxito, y también el compromiso revolucionario

Recuerda Chamosa que “a comienzos de los años sesenta el folclore se convirtió en uno de los géneros de espectáculo más redituables en términos de ventas de discos y ratings de audiencias. Otros indicadores como la creación de peñas, la proliferación de academias de música y de danzas folclóricas e incluso de ventas de guitarras demuestran un grado de interés, especialmente entre los jóvenes, incluyendo a los de clase media, que el género no había conocido ni volverá a conocer. Muchos músicos jóvenes conformaron una renovación del género que los músicos más veteranos no veían con buenos ojos.” “Algunos miembros del movimiento Nuevo Cancionero eran militantes del Partido Comunista y otras agrupaciones de izquierda, y apoyaban el momento revolucionario latinoamericano iniciado por la revolución cubana. El Nuevo Cancionero se originó en Mendoza, en 1963, con la participación del poeta Armando Tejada Gómez, los músicos Tito Francia y Oscar Matus y la joven cantante Mercedes Sosa. El manifiesto del grupo se pronunciaba por una renovación estética, intelectual e ideológica del folclore, alertaba sobre la invasión del pop y desaprobaba el giro comercial del movimiento y el tradicionalismo de los músicos más veteranos. Para ellos, el arte popular debía reflejar los problemas sociales y ‘el ser y sentir del pueblo argentino’“.


Copyright Clarín, 2012.

La Importancia Estratégica de Metales y Minerales

High technology’s building blocks
by Guillermo Martínez Funes*
For the Herald
Modern industry demands the use of certain metals and minerals for the development and production of high technology systems. They are generically called strategic minerals and their availability is vital in strategic fields such as aerospace, nuclear, electronic, communications, and oil and gas industries. Without them it would be impossible to built spacecrafts, modern jet engines and structures, rockets and missiles, electronic components, nuclear reactors, high resistance steels and alloys, and special tools and machinery.
The world’s reserves of some of these vital compounds are concentrated in a few countries that can control of their supply.
The number of these minerals may be as high as 90, but explaining the uses of a dozen of them is enough to understand their importance.
1. Chromium
2. Cobalt
3. Nickel
4.Titanium
5. Manganese
6. Cadmium
7. Platinum group
8. Rare earths
9. Zirconium and Hafnium
10. Lithium
Chromium is found as chromite, an iron-chromium oxide, and is an essential component of stainless steel. It forms alloys (with nickel, titanium, aluminum and cobalt), resistant to high temperature, oxidation and corrosion that are used in jet engine casings, turbine blades, high-speed drills, refractory parts, and ball bearings. Four countries produce 85 percent of the world total chromite (23.7 million metric tons): South Africa (46 percent), Kazakhstan (16 percent), India (16 percent) and Turkey (7 percent).
Cobalt is a metal that forms alloys resistant to wear and corrosion that are used in jet engines, high speed tools, magnets, rechargeable battery electrodes, and nuclear control rods. It is also used as catalyst in the chemical and petroleum industries.
The 2010 world’s total cobalt mine production was 89.5,000 metric tons of cobalt content, 53 percent of which was produced by Congo (Kinshasa). Other producers were China (7.3 percent), Russia (6.9 percent) and Zambia (6.4 percent).
Manganese is an important component of special steels, used in machine tools, railroad equipment, and power shovels. It is also used, as manganese dioxide, for dry cell batteries.
In 2010, the world’s production of manganese was 14.2 thousand metric tons, main producers being Australia (21.9 percent South Africa (20.5 percent), China (28.3 percent), Gabon (10 percent) and India (7 percent).
The Platinum group comprises Platinum, Iridium, Osmium, Palladium, Rhodium and Ruthenium. They are byproducts of nickel mining and very expensive elements used only when there are no substitutes. They are used as catalysts in the petroleum and chemical industries.
In 2011, the world platinum production was 195 metric tons. Three countries, South Africa (74.2 percent), Russia (12.8 percent) and Zimbabwe (5.4 percent), accounted for more than 90 percent of the world total production.
Palladium production was 215 metric tons. Two countries concentrate its production: Russia (40 percent) and South Africa (38.2 percent).
Nickel is an important component of stainless steel. In 2010, stainless steel continued to account for more than 60 percent of global primary nickel consumption. It is also used for special alloys (e.g., Inconel 600, for nuclear reactors heat exchangers) and nonferrous alloys (e.g., Cupronickel), turbines for jets and electric power generation stations; and nuclear reactor systems.
In 2010, the world production of nickel ore and other compounds was 1.62 million metric tons of contained nickel. The nickel ore main producers were Indonesia, Australia, Canada, New Caledonia, Brazil and China.
Titanium is a transition metal, paramagnetic, resistant to corrosion and high temperature. It is used in the aerospace industry, as its high strength-to-weight ratio and its melting point of 1,668 C (compared to the 1,500 C melting point of an average steel) makes it an essential component of high technology aircraft and spacecraft. Approximately 95 percent of titanium is consumed in the form of titanium dioxide (TiO2). The Soviet Union used titanium alloys for its submarines hulls.
In 2010, the world production of titanium concentrates, ilmenite and leucoxene, was 6.87 million metric tons, top producers being Australia (24 percent), China (14.6 percent), India (13 percent), and Vietnam (12.8 percent). Another titanium concentrate, rutile, was produced by Australia, South Africa, and Sierra Leone, for an additional 0.71 million metric tons.
Niobium (Columbium) is a transition metal used as component of special steels and superalloys (with Nickel, Cobalt, Hafnium, and Iron) is used for jet engines, liquid rocket thruster nozzles, and high-temperature resistant equipment.
In 2010, the niobium world total production was 62,900 tons. Brazil was the dominant producer with 58,000 tons of niobium content, followed by Canada with 4,400 tons.
Tantalum is a a highly corrosion resistant transition metal used in electronics, machine tools and superalloys for jet engine components.
Three countries, Brazil, Congo (Kinshasa), Mozambique and Rwanda, were the 2010 tantalum main producers, for a world total production of 682 tons of tantalum content.
Cadmium is a metal used mainly in rechargeable nickel-cadmium batteries that can operate in a wide temperature range with a high rate of charge-discharge cycles.
As cadmium telluride, it is used for thin and flexible solar cells. The nuclear industry uses cadmium as a neutron absorber in nuclear reactors’ control rods.
Global production in 2011 was 22.2 thousand tons. Three Asian countries, China, Japan and South Korea were the top producers. About 25 percent of the cadmium production derives from the nickel-cadmium battery recycling.
Vanadium is used as a component of special steels, increasing their toughness at high temperatures. World production in 2011 was 61,200 metric tons of vanadium content, with China, South Africa and Russia as top producers.
Rare earths, also known as Lanthanides, are a group of 15 elements of increasing importance in modern high technology.
Their uses comprise lasers, magnets, luminescent phosphor compounds, precision lenses and fiber optics, electronic counter measures systems, jet engines, missile guidance systems, satellite power units, and telemetry and communications systems.
In 2010, China was the dominant producer of rare earths, with 120,000 tons of rare earths oxide equivalent, followed very far behind by India, with 2.800 tons.
Zirconium is a corrosion-resistant, transition metal that has a high melting point of 1,855 °C. Under the form of its heat-resistant oxide it is used in spacecraft s structure. Its low thermal neutron absorption cross section makes it ideal for nuclear fuel rods cladding, a function it takes in the form of a very special zirconium-based alloy, zircaloy, which usually has up to two percent additions of either tin or niobium. A ceramic, yttrium oxide-stabilized alloy is used to protect high temperature components in gas turbines and jet engines.
Zirconium is also used in the communications industry for the production of fiber optics connectors.
Australia, South Africa, China, Indonesia, India and Mozambique own the world largest zirconium mineral reserves.
Hafnium is usually found along Zirconium and some shared properties such as heat resistance make them suitable components of ceramics. But they grossly differ in one very important property; the thermal neutron absorption cross section of Hafnium is about 600 times that of Zirconium. Therefore they have to be separated through expensive separation processes. While zirconium is used for nuclear fuel rods cladding, hafnium, together with cadmium, is used for neutron-absorbing nuclear control rods. A niobium-based, hafnium-titanium alloy is used in liquid rocket thruster nozzles.
Hafnium-producing countries are the same as those of zirconium.
Lithium is becoming an important strategic element mainly as a component of high energy-density rechargeable lithium-ion batteries. Most of the lithium is produced in Chile, with smaller productions in China and Argentina. Chile and Australia own the world{s main reserves.
These strategic minerals are the building blocks of modern high technology systems and their reserves are concentrated in a few countries in Southern Africa, Central and East Asia, and Australia.
Most of them have very expensive substitutes or have no substitutes at all, and their supply is in the hands of a small number of nations.
*Guillermo Martínez Funes is an engineer and director of www.energyworld.org. He also directs a graduate course on energy geopolitics at EST/IESE, and Belgrano University.

Fuente: Buenos Aires Herald, On Sunday

sábado, 27 de octubre de 2012

Concentración Urbana: un límite al desarrollo

Se transcribe a continuación una nota publicada en el diario La Prensa, pero asimismo se recomienda la lectura de una entrada en el blog Ecológico, que Laura Rocha publica en lanacion.com, titulado Proyectar las Ciudades y Conservar la Biodiversidad, que plantea los desafíos que presenta el hecho de que en 2030 el 60 por ciento de la población mundial vivirá en ciudades.


Un tercio de los habitantes del país vive en Capital y el conurbano, que representa solo 1,4 milésimas del territorio nacional
Concentración urbana: un límite al desarrollo
19.10.2012 | El problema es histórico y genera asimetrías en lo económico y social. Se necesita recuperar la red ferroviaria. El buen paso dado para avanzar en una ley de territorialidad y la primera experiencia en Mendoza.
Por Sergio Limiroski

El movimiento de la población hacia los grandes centros urbanos es un fenómeno que avanza mientras se desarrolla el nuevo siglo. La frase popular "Dios está en todos lados pero atiende en Buenos Aires" bien puede aplicarse a esta extensa área metropolitana, pero también a las grandes ciudades del país, donde cada vez llega más gente buscando mejores posibilidades de empleo, condiciones para una mejor atención de la salud y un más fácil acceso a redes esenciales como luz, gas y agua potable.
Sin embargo esta concentración tiene su lado negativo si se observa el crecimiento de villas de emergencia, el hacinamiento, la contaminación creciente y la marginalidad.
Además, este desarrollo incompleto queda entonces en pocos rincones del país, quedando la extensa y potencial tierra argentina casi vacía cuando se sale de los centros urbanos.
El economista Leandro Mora Alfonsín, quien realizó un trabajo de investigación que lleva como título "Ordenamiento Territorial y Desarrollo Una necesidad argentina", recuerda que según datos del censo de 2010 "más de doce millones 800 mil personas, casi un tercio de la población vive en la 1,4 milésima parte del territorio que es Capital y el Gran Buenos Aires".
"Esto plantea un limitante para el desarrollo económico, más cuando la Argentina en la última década experimentó un fuerte crecimiento. Pero lamentablemente la concentración poblacional y el tema de la territorialidad en el país es algo que parece estar fuera de agenda, se vio poco en las plataformas electorales".
Mora Alfonsín indica que al tener "tanta gente viviendo concentrada en un espacio determinado se genera un fenómeno de pobreza urbana que no es igual que el de la pobreza rural. Tenemos asentamientos como la villa 31 frente al Sheraton, en una zona de edificios altos y público ABC1 de alto poder adquisitivo. Es así como aparecen las tensiones sociales, quedan más evidenciadas las diferencias de clase".
El problema, señala el economista, no es algo nuevo sino que tiene su matriz histórica. "Aldo Ferrer en su libro "La economía argentina", señala que en la argentina agroexportadora de finales del siglo XIX y principios del siglo XX aparece una Buenos Aires que concentra recursos y población".
"Cuando empieza el aluvión inmigratorio -continúa- la gran mayoría se instala en Buenos Aires. Muchos venían con promesas de que podían tener un minifundio, trabajar la tierra y cuando llegan ven que se la habían repartido entre 30 o 40, con lo cual la gente se queda en Buenos Aires en actividades urbanas o se va a trabajar al campo pero en una zona de ingerencia cercana".
Y cuando surgen las condiciones internacionales para el desarrollo de la industria en la Argentina a partir del 30, y con el primer peronismo se da el fenómeno de migraciones internas. "Hacia 1974 el 35 por ciento de la población vivía en esta región, la del centro del país, algo que actualmente se morigeró un poco", expresa Mora Alfonsín.

ASIMETRIA
El problema que enfrenta la Argentina es que todo esto ha generado entre las distintas regiones del país una fuerte asimetría. "En la región pampeana se concentra el 60 por ciento del PBI. Tiene muchos mejores niveles de educación y los índices de pobreza son más bajos".
"Y si uno observa los circuitos económicos, ve que casi la mitad de los establecimientos industriales están en la región pampeana, el 45 por ciento de las exportaciones de origen industrial y agropecuario salen de la región pampeana. Los prestamos a la industria el 81 por ciento están en esta zona".
En tanto, en las provincias del NOA y el NEA aparecen las situaciones más pobres. "Hay que buscar incentivos, volver atractivas esas regiones". Mora Alfonsín pone como ejemplo que una de las cosas que no se debió hacer fue lo que ocurrió con los ferrocarriles en la Argentina.
"En la etapa de la hegemonía neoliberal se desmanteló el 80 por ciento de vías férreas, sobre todo en los 90, en tiempos de "ramal que para ramal que cierra". Se estima que un millón de personas dejaron sus pueblos de origen para mudarse a grandes centros urbanos, como gran Rosario, gran Córdoba, gran Buenos Aires. El tren no solo llevaba mercaderías, llevaba trabajo, había una industria creada".
El economista rescata como positivo la creación actualmente del Plan Estratégico Territorial. "Es la primera vez en 200 años que tenemos un intento de este tipo. Hubo distintos grados de avance pero faltan los resultados".
"Aún falta la sanción de la ley ley nacional. Por ejemplo, el año pasado se anunció el llamado a licitación del Belgrano cargas que puede ser un buen ejemplo de acción pero no hay un grado de avance de ver que empresa finalmente la explotará, y sin que se hagan aún nuevas vías y se conecten de nuevo pueblos".
Para Mora Alfonsín es fundamental que se generen incentivos concertados con el estado. "Por ejemplo un incentivo puede ser el de hacer un crédito hipotecario con una tasa mucho más baja en el interior del país que en las ciudades grandes o zonas céntricas".
El economista plantea que los incentivos deben generarse no con la cabeza porteña. "Cada región tiene su idiosincracia, su forma de entender la realidad. Tiene su manera de insertarse en el circuito productivo nacional y eso hay que respetarlo".
"Hay que repensar la cadena de valor, la manera en que se vinculan las industrias, el estímulo que se puede dar a una empresa para que vaya y se establezca en distintas regiones del país. Se han generado buenos focos en Tierra del Fuego, San Luis, San Juan, pero hay que dárselo a todas las provincias".

BUENOS PASOS
El investigador indica como buenos primeros pasos por ejemplo el plan procrear que destina fondos para la construcción de casas en todo el territorio. O que la asignación universal por hijo tenga mayor presencia en el NOA y en el NEA que en la región de Buenos Aires para disminuir estas asimetrías.
"Mejorar las condiciones materiales de la niñez y ciertos sectores vulnerables de la economía en distintas regiones es un buen primer paso".
"Pero hay que pensar todo desde la óptica de desarrollo, no solo de crecimiento. El desarrollo es que cada persona tenga las posibilidades materiales y la libertad para explotar su potencialidad. Una persona que un día no le llega más el tren y no le llega la mercadería, la información, queda limitada".
Para Mora Alfonsín es fundamental que todas las fuerzas políticas se comprometan en el tema de la territorialidad. "Hay pocos que hablan de la sustentabilidad del desarrollo, del crecimiento, del medioambiente. Es un tema a largo plazo que necesita del compromiso de todos".
Mendoza es la primera provincia en haber logrado tener su ley de ordenamiento territorial. Para conseguirla contó con las investigaciones realizadas por el Instituto de Cartografía, Investigación y Formación para el Ordenamiento Territorial (CIFOT), que depende de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo.
"Si no se planifica un ordenamiento territorial aparece que en las ciudades intermedias faltan escuelas, centros de salud y entonces la población comienza a emigrar a los grandes centros urbanos", observa María Elena Gudiño de Muñoz, directora del CIFOT.
La especialista señala que al igual que lo que ocurre con Buenos Aires, en el interior del país hay concentración poblacional. "Generalmente esto se ve en las capitales provinciales".
"La gran ciudad se va expandiendo hacia la periferia y avanza sobre los suelos agrícolas", agrega la profesional.

FALTAN DATOS
Pese a que se avanza en Mendoza para poner en práctica un plan de territorialidad, Gudiño señala que se complica la elaboración de planes por falta de datos. "No tenemos todos los datos del censo 2010 que son vitales para llevar adelante un plan".
La investigadora indica que los datos que más se necesitan son los poblacionales y de distribución de equipamiento, esto engloba salud, educación y seguridad. "También lo que tiene que ver con redes de agua, luz y gas".
Para lograr la ley, cuenta la experta, se hizo un trabajo realizado por grupos de científicos y técnicos de gobierno. "Se hicieron consultas con la gente".
La investigadora opina que la concentración poblacional genera un ambiente propicio para la "marginalidad. Hay más violencia, los jóvenes están más drogados".
Gudiño cuenta que cuando se le pregunta a la gente que es lo que necesita para poder quedarse en su lugar de origen señala "más fuentes de trabajo, una escuela, un hospital al que se pueda llegar en tiempo y forma".
También piden más seguridad. "En zonas rurales la inseguridad también es un problema. Hay menos policía y la delincuencia actúa".

Fuente: La Prensa

sábado, 13 de octubre de 2012

Bienaventurado el premiado



Con ocasión de estos controvertidos últimos premios Nobel vale la pena escuchar este maravilloso discurso de Adolfo Pérez Esquivel, al recibir el suyo, el 10 de diciembre de 1980, por su trabajo en el servicio de Justicia y Paz de la Iglesia Católica en favor de las democracias y de los más desprotegidos, en Latinoamérica.
Por  motivos de un lado y del otro, su voz fue silenciada. Hoy, hace 32 años, él se anoticiaba de su premiación.



Más allá de sus posiciones políticas, su servicio en favor de la justicia y la paz merece ser atendido.+

lunes, 8 de octubre de 2012

Defensa y Seguridad


Una nota publicada en Página 12 de hoy, Los Nuevos Desafíos, por Horacio Verbitsky, es la única mención  en los diarios respecto de la Conferencia de Ministros de Defensa de América, que se realizará desde hoy en Punta del Este.
La agenda, según esa fuente, girará en torno de los desastres naturales, el medio ambiente y la biodiversidad.
Más allá de la agenda, el columnista asegura que el enfoque norteamericano es diametralmente opuesto al de las políticas de Estado consensuadas en nuestro país desde el retorno de la democracia respecto de las misiones de paz, la vigencia del Sistema Interamericano de Defensa y la distinción entre defensa y seguridad. Hasta cierto punto tiene razón.
La total interoperabilidad de nuestro sistema de defensa con el norteamericano podría ser ahora materia discutible, debido al desarrollo de un proyecto regional que puede o no entrar en colisión con aquél. De hecho la reividicación de Malvinas por parte de la Unasur hace foco en la desmilitarización del Atlántico Sur, que está ocupada en la actualidad por el principal aliado internacional de los Estados Unidos: el Reino Unido, que podría actuar como comisario en el Atlántico Sur e interferir en las relaciones Sur-Sur. Ahí hay un punto.
Pero la necesidad de la separación entre defensa y seguridad es cada vez más relativa. Enumero algunas razones:
+ Las llamadas "nuevas amenazas" -básicamente el terrorismo urbano y el narcotráfico- derivaraon en el fortalecimiento de las capacidades de las fuerzas de seguridad que, dicho sea de paso, nunca estuvieron muy reñidas con la democracia.
+ Pero la dimensión que estas extrañas neocorporaciones pueden adquirir podrían llegar a superar a las capacidades de las fuerzas de seguridad. Ese sería el momento de recurrir a las Fuerzas Armadas.
+ Pero la potencia militar ha quedado muy reducida. Este es un proceso que no empezó en el siglo XXI sino que el debilitamiento del factor militar es parte del proceso político que vivió el país. Especialmente, dada la concordia reinante entre los pueblos regionales y el evidente desarme que exige la diplomacia por las Malvinas.
+ En consecuencia, pasados muchos años desde el retorno de la democracia y con un proceso regional como el referido, tal vez haya llegado el momento de transitar un nuevo camino.
+ Por otra parte, a esta altura de las circunstancias, esta nueva oficialidad militar tiene muchos conocimientos y hasta experiencias que transferir a las fuerzas de seguridad. Claramente, esta no puede ser una política unilateral. La historia argentina es elocuente en esta materia. Hace falta un consenso amplio. Acuerdos políticos, nacionales y regionales.
Un proceso de 25 años no es poca cosa. Menos en la Argentina. Habría que, por lo menos, revisarlo.+

sábado, 6 de octubre de 2012

La Riqueza de la Costa

"La batalla verde se juega en la ciudad", advertía el diario español El País el 30 de agosto último en una nota sobre las ecociudades. Quien quiera conocer esa quimérica alternativa puede leer esa nota cliqueando al comienzo de esta entrada.
Más concretamente, hay iniciativas que urgen para evitar que la ciudad se vuelva inhabitable.
El Bloque Unidos por San Isidro del Honorable Concejo Deliberante presentó numerosos proyectos sobre cuestiones ambientales.
Dado el poder de contralor que tienen las bancadas minoritarias en los poderosos municipios bonaerenses, se limitan en general a proyectos de comunicación en donde se piden informes al Poder Ejecutivo Municipal.
Hay uno de junio último sobre la Quinta Miguens, por ejemplo, en donde se denuncia la evidente desforestación que se puede observar a continuación y se requieren informes sobre el proyecto a desarrollar.
La Quinta Miguens, antes y después

Otro sobre el Colegio San Andrés, que históricamente formó parte de ese mismo predio de la Quinta Miguens, y que correrá idéntica suerte. La desaparición de ese campo de deportes es un jaque al ambiente, en la medida en que no esté bien diseñada la solución urbanística. Hoy funciona como un pulmón verde y un área eminentemente recreativa.
El predio del Colegio San Andrés, de próxima desaparición

Como se puede ver en la página de la jefa del bloque, Ester Fandiño, hay preocupación por el tratamiento de los naranjos, una especie arbórea que caracteriza a esta ciudad y que se encuentran muy desatendidos. Uno de los proyectos anexa las recomendaciones técnicas de Eugenio Bargiela.
Lo mismo puede observarse en el presentado ante la preocupación por la venta de la Quinta Williams y su inminente destrucción. Allí se aporta el informe del célebre naturalista Ricardo Barbetti, que recomienda una urgente medida de no innovar basada en la importancia del ecosistema de la ribera para el estilo de vida sanisidrense. Como se puede leer allí, la barranca es una incubadora de flora y de fauna cuya riqueza ecológica es aprovechada por el resto de la población. Además de adjuntar los antecedentes de una eminencia en la materia, el arquitecto Jorge Gazaneo, que fuera específicamente consultado al respecto por el bloque.
San Isidro es un distrito pujante. Una muestra de eso es el crecimiento urbanístico que vive Beccar por estos días y que se evidencia con claridad en el entorno de su estación.


El crecimiento urbaístico en la estación de Beccar

Para que San isidro siga siendo lo que fue o, mejor aún, para que esta zona sea el lugar que quisimos que fuera cuando elegimos vivir aquí es menester planificar su crecimiento. Urge hacerlo.+

Tres buenas notas


Tres interesantes artículos fueron publicados en diarios nacionales sobre cuestiones sensibles:
+ En "Claves del Retraso y del Progreso del País", por Jorge Castro para I Eco, Clarín el 02/09/2012 se reseña un libro de reciente aparición escrito por los economistas Juan José Lach y Martín Lagos y editado por Temas. Allí se caracteriza al período 1950/91 como el de mayor retraso y al que va entre 1975 y 1991 como el de la mayor caída de la historia económica argentina.Identifica cuatro razones: el cierre (o apertura) de la economía, la volatilidad en los niveles de producto bruto, la aceleración de la inflación y el impacto de las dos guerras mundiales en el crecimiento. "Además, la crisis del sector externo (carencia de dólares suficientes provenientes de exportaciones genuinas capaces de financiar una alta tasa de crecimiento sostenido) adquirió un carácter convulsivo; y cada 5/7 años se produjo una crisis en la balanza de pagos que por su magnitud arrastró incluso al sistema político", afirma el artículo.
Por su parte, "En manos oficiales: El Estado es dueño de más del 21% del capital que cotiza en la bolsa local", publicado en el suplemento Finanzas&Mercados del diario Cronista el 31/08/2012, es un interesante análisis sobre el volumen y la forma en que el Estado interviene activamente en la economía, particularmente en la que cotiza en la Bolsa.
Otro artículo, El Capítulo Militar de la Relación con China, escrito por Jorge Malena para el suplemento Comercio Exterior del diario La Nación, el 28/08/2012, arroja interesantísimos datos sobre la efectiva participación china en las relaciones militares con Latinoamérica. Malena es un politólogo muy informado sobre esos particulares y aporta cifras y hechos sintéticamente reunidos.+