sábado, 5 de diciembre de 2015

Imagenes del futuro

Esta tapa de La Prensa reúne tres fotos de un país mejor y una de un mundo que se deteriora:
El gabinete de Mauricio Macri, que se presentó en el Jardín Botánico, rodeado de verde esperanza, es heterogéneo y multipartidario, idóneo técnica y políticamente.
El abrazo entre Macri y Daniel Scioli refleja la  convivencia republicana, la tolerancia activa, la pacificación de los argentinos.
La de Martín Lousteau, designado embajador en Washington, la superación de las diferencias para una Argentina mejor.
La matanza de discapacitados, en California, es la imagen que nos llega desde afuera. Son postales de esta Cuarta Guerra Mundial.

lunes, 23 de noviembre de 2015

¿Querés un cambio?

Por Daiana de la Peña

¿Querés un cambio? Decile buen día al colectivero, saludá a tu vecino, pedí por favor, levantá la caca de tu perro, caminá fuera del techito si tenés paraguas, no tires basura en la calle, no prejuzgues, dale una moneda a quien te la pida, ayudá a un animal, no sigas de largo cuando podes serle útil a alguien mas, no hagas trampa, cedé el asiento, respetá las leyes del tránsito, reciclá, practicá el arte de la paciencia.
¿Querés un cambio? Abrazá más, decí te quiero, pedí perdón, no hables mal de los demás, sonreí, da las gracias, tomate tiempo para vos, abrí la mirada, hacete responsable de tus actos, trabajá de lo que te gusta, seguí estudiando siempre, apagá la tele, lee un libro, jugá, hacé deporte, comé sano.
¿Realmente querés un cambio? No vayas a votar con odio. No pienses sólo en tu ombligo. No votes en blanco. Informate, leé, escuchá propuestas, investigá, debatí, pensá en los que menos tienen.
Así, sólo así, vamos a poder empezar a cambiar. Solo asi, pequeños gestos hacen grandes cambios.

domingo, 15 de noviembre de 2015

#PrayForParis, #PrayForPeace

Los que vivimos los 70 tenemos que hacer un esfuerzo para no hacer una comparación entre el flagelo terrorista que acomete a Occidente desde el atentado contra la Embajada de Israel en Buenos Aires, que siguió con la AMIA, las Torres Gemelas, Atocha, Charlie Hebdo, Paris, etc, y la guerra que experimentó la Argentina hace 40 años.
Esa modalidad que emergió hacia fines de 1960 y principios de la década del 70, y que parecía una práctica confinada al Tercer Mundo, ahora se manifiesta crudamente en el centro del mundo.
El cine de Hollywood y las series de Netflix abordan reiteradamente una temática que en la Argentina pareciera atrasar décadas. Los que aparecen allí como héroes y defensores de la Patria acá están presos y hasta mueren enfermos y ancianos en prisión.
A juzgar por lo que cuentan las ficciones norteamericanas, sus políticos y militares no parecen muy afectos a ajustarse a derecho. Como sucedió acá.
¿Será que un día todos ellos serán juzgados y condenados de por vida como criminales de lesa humanidad?
Hoy nos indignamos impotentes frente a las agresiones del terrorismo islámico, pero olvidamos que acá durante ese tiempo se produjeron aproximadamente unas 20.000 acciones terroristas, entre los que se contabilizan un millar de asesinatos de militares, policías y civiles; más de 1.500 secuestros extorsivos; poco menos de mil atentados incendiarios y con explosivos; 500 robos, copamiento de fábricas, de localidades, ataques a comisarías y a cuarteles militares. Pero no hay una sóla línea publicada en los diarios al respecto.  ¿O será que, como en 1984 de George Orwell, los libros de historia fueron reescritos y no registran tales acontecimientos? Mi sensibilidad infantil las tiene grabadas en algún lugar, de la misma manera que nuestros hijos aborrecen la inseguridad.
Es hora de repensar la Nación y el monopolio legítimo de la fuerza con el que el Estado defiende a sus ciudadanos de las agresiones externas e internas,

miércoles, 7 de octubre de 2015

Visión urbanísitca de un desarrollador fundamental

Eduardo Costantini, presidente de Consultatio: "Para captar inversión, el próximo presidente debe tener un programa económico integral"
Dialogó exclusivo con ÁmbitoBiz el 7.10.2015. Entrevista de Pablo Jiménez.-

Eduardo Costantini, presidente de Consultatio, dialogó en exclusiva con ÁmbitoBiz sobre su nuevo proyecto “ciudad-pueblo” en Escobar y del futuro del mercado inmobiliario y la urbanística. Además, hizo un análisis de la economía. Inflación, tipo de cambio, cepo, falta de crédito y expectativas de inversiones para un próximo Gobierno en este mano a mano.

Por: Pablo Jiménez
Periodista: ¿Cómo está el proyecto de Escobar, el nuevo Nordelta?

Eduardo Costantini: "Puertos del Lago" está muy bien, ahora vemos que hay un renovado interés, se están vendiendo muchos terrenos y tenemos un plan que llamamos "Constructor" donde el propietario difiere el pago del terreno, paga el 10% y hasta dos años no tiene que pagar el saldo, le damos el tiempo para construir su casa y no afectar su flujo.

P.: ¿Cómo viene la demanda?

E.C.: La demanda que estamos teniendo de terrenos es muy importante y además nosotros promovemos la construcción de casas en el origen de "Puertos...". Ya hemos vendido más de 1.500 terrenos, hay dos colegios construyéndose. Recoge la experiencia de Nordelta y perfecciona o actualiza ciertos temas; invertimos más de u$s 140 millones y ya hay 1.600 familias que avalaron esta iniciativa del mismo grupo Consultatio como desarrollador, por eso nos fue más fácil comunicar la nueva ciudad.

P.: ¿Cree que ya se instaló el concepto de nuevas ciudades más que el de barrios cerrados?

E.C.: Cuando nació Nordelta no existía ese concepto. Estaban el barrio cerrado, el country, las chacras. No existía esta categoría que nosotros llamamos ciudad-pueblo, la gente enseguida aceptó a Nordelta, hubo muchas consultas y hoy pasó lo mismo.

P.: La infraestructura es clave para estos proyectos. ¿Qué le falta a la zona?

E.C.: El tren es central para acceder a la Capital Federal. Hay una gran falencia también de todo lo que es servicios públicos; gas, agua, electricidad.

P.: ¿Cuál es ahí el argumento de las empresas?

E.C.: Que no hay tarifas reales, están descapitalizadas, entonces tenemos que hacer nosotros inversiones por ellos que van en contra de la rentabilidad del proyecto. En Nordelta nosotros encontramos la solución al agua, porque ya hace años hicimos nuestra planta potabilizadora, los propietarios no se enteran de eso, pero lo cierto es que es un gran esfuerzo. Con el gas sí tenemos problemas y también tendríamos que hacer inversiones que no nos corresponden. Es un disparate, tenemos todas las instalaciones domiciliarias, pero además les tenemos que hacer toda una red troncal de transmisión de gas y entonces tienen todo servido, lo único que tienen que hacer es facturar.

P.: ¿Cómo imagina a futuro las ciudades en cuanto a la urbanística?

E.C.: Las ciudades dependen de la densidad. El tema de ofrecer una ciudad planificada desde el origen depende mucho de la cantidad de tierra que puedas adquirir en el comienzo, cosa que ya es muy difícil. Creo que van a seguir dándose barrios cerrados y estas dos alternativas de ciudades centralizadas y después el tejido existente. Hay un tema que existe, social, político, económico, que digamos hace 100 años era el Estado el que organizaba estas urbanizaciones, pavimentaba, traía los servicios, subdividía, abría calles, eso hoy en la práctica no se da.

P.: ¿Cree que ya se dejó atrás la disyuntiva de si barrio cerrado sí o no?

E.C: Hay aún toda un discusión sobre la conveniencia de un barrio cerrado. Desde lo urbanístico, es objetable y en algunos aspectos válidos. Pero en la realidad, hay una función social del sector privado al reinvertir junto al desarrollador en la creación de este barrio. Porque cuando hay un desarrollador que adquiere la tierra y la ofrece mediante un fideicomiso que se utiliza para financiar ese desarrollo, hay también una empresa común donde la sociedad invierte en una obra que hace 100 años la hacía el Estado. Por otro lado, hay otra realidad no menor que es la inseguridad. Nosotros siempre pensamos en una ciudad abierta con la inteligencia central que pudiese administrar la seguridad, pero no necesariamente cerrado. Pero los mismos propietarios son los primeros en negarse a esa apertura. Son realidades de nuestro país que se van dando dentro de una dinámica, yo no veo en el corto plazo un cambio respecto a eso.

P.: Si hay algo que deja este Gobierno es la discusión del rol del Estado...

E.C.: Sí, para mí el rol del Estado depende de la eficiencia del Estado. Si los ferrocarriles deben ser privados o públicos o si debe haber una aerolínea de bandera no es el central punto de discusión, yo no sería tan dogmático. A mí me parece que sin dudas el Estado tendría que ayudar a los segmentos más necesitados e invertir en los puntos indispensables para la vida como la calidad de la educación, la vivienda, la salud, los servicios públicos. El tema es cómo llegas ahí, porque obviamente este tipo de ciudades que nosotros levantamos van dirigidas a un tipo socioeconómico determinado, no hay que engañarse, y esto se debe a que por la inflación no hay acceso al financiamiento a largo plazo, porque no existe. Mientras que en otros países de la región, Chile, Brasil, Uruguay, México dan acceso a vastos sectores de la población a la vivienda. Hay que tener una visión integrada para hablar sobre si el Estado está cumpliendo o no con su rol. La realidad es que esos servicios públicos no son suficientes, las empresas no están capitalizadas y el Estado no está encontrando los capitales para realizar esas inversiones de infraestructura urbanística necesarias y tampoco las familias tienen acceso a las viviendas. Pero esto es histórico en la Argentina desde hace 60 años, el tema de la inflación salvo en la década del 90 con la Convertibilidad.

P.: ¿Cómo se logra ese financiamiento?

E.C.: Con esta inflación creo que es imposible que vuelva el financiamiento. Brasil lo ha tenido, pero me resulta difícil, vos tenés que tener un sistema financiero que esté fondeado a largo plazo para obtener fondos de largo plazo, con emisiones de bonos o con lo que sea...

P.: Hubo una idea de pesificar el mercado inmobiliario...

E.C.: Eso no tiene nada que ver, porque si vos tenés una inflación muy elevada la tasa nominal es altísima, entonces la cuota en pesos para una persona con sueldo fijo es absolutamente inaccesible.

P.: Y el argentino siempre busca la tasa fija...

E.C.: No sólo el argentino. Todos los ciudadanos del mundo que tienen un sueldo. En EE.UU., Chile, lo que se fijan es cuál es la cuota o el ingreso familiar, y si esa cuota puede ser pagada, entonces sacan un crédito a 20 o 30 años y pueden acceder a la vivienda. Para eso tiene que haber un sistema financiero sólido que capte ahorros y esos ahorros se reciclen tanto en inversión como en créditos hipotecarios. En la Argentina tenemos un sistema financiero que no accede a la totalidad del ahorro porque un porcentaje importante del ahorro se va al sistema en términos de dólares y eso es histórico. Un país que sistemáticamente ha defaulteado distintas deudas y también los depósitos bancarios.

P.: ¿Cuáles cree que deben ser las dos o tres medidas centrales que debe tomar el próximo presidente?

E.C.: Lo más significativo es el respeto a la democracia, menor corrupción, fortalecer los sistemas institucionales, fortalecer los partidos políticos y la división de poderes. También facilitar la renovación en los mandatos presidenciales. Además, respetar el ahorro, tratar de lograr una moneda estable, en donde se premie el ahorro nacional y que eso esté sustentado con una política de Presupuesto balanceada, y una política monetaria y cambiaria que vaya de acuerdo a eso.

P.: Respecto de las inversiones, los principales candidatos hablan de que el país necesita un shock de inversiones. ¿Qué deberían hacer para atraer nuevamente inversiones?

E.C.: Para atraer inversiones el próximo presidente debe ofrecer un programa económico que sea integral y consistente. No se pueden tomar medidas aisladas, porque para producir una modificación de expectativas de confianza el programa económico tiene que dar una buena impresión. El programa debe tener en cuenta la política cambiaria, monetaria, fiscal, y la de precios relativos.

P.: ¿Y ve dispuestos a los candidatos a ir en ese camino?

E.C.: Sinceramente, no lo sé.

P.: En algún momento dijo que la política lo había decepcionado bastante en la Argentina; ¿sigue pensando de esta manera?

E.C.: No es un tema de personas, me parece que la Argentina sistémicamente es inapropiada por la falta de institucionalidad, de una democracia que funcione realmente, que haya factores de contención, de delimitación de los distintos poderes y que se piense en la Argentina como nación. En este momento tenemos alternativas de personas, pero si hay algunas de esas personas que puedan tener una visión distinta de la Argentina, sería una sorpresa histórica significativa.

P.: Algunos dicen que se vendieron muchos terrenos porque hay una expectativa de que el año que viene se vuelva a construir, ¿usted coincide?

E.C.: Veo que hay una dinámica diferente porque el sector inmobiliario estuvo muy deprimido hasta este año, en términos relativos, porque desde que se implementó el cepo cambiario hasta octubre del año pasado hubo una disparada del dólar que aumentó más que las propiedades y ése fue como el punto más crítico donde se pensaba que el Gobierno actual no podía controlar la situación, que iba a hacer una crisis de reservas, que venía más inflación. El dólar exacerbó su suba, pero eso no se materializó. El Gobierno controló bien la situación, se produce también una desaceleración económica que produce una baja relativa en la inflación. Cuando se lee esta situación y se avecina un cambio de Gobierno, nacen expectativas para mejor de modificaciones en la política económica. Esto trae una decisión en algunos de salirse del dólar para hacer otro tipo de inversión, como por ejemplo, en términos minoritarios, comprar acciones o comprar bonos, o comprar propiedades. Hoy mismo, a pesar de que los últimos meses hubo una suba en el valor del dólar, se siguieron dando las ventas de inmuebles.

P.: ¿Eso tiene que ver con un cambio de Gobierno?

E.C.: Hay expectativas de que el próximo presidente va a hacer modificaciones para bien, que va a ser más amigable, que va a abrir los mercado de capitales. Si el presidente que asuma presenta un plan consistente, eso va a producir un aumento de las inversiones financieras. O sea, el país va a tener acceso mucho más fluido al mercado de capitales y van a haber compras de bonos del Gobierno. Hoy el Bonar 2024, por ejemplo, rinde un 10% en dólares, que es un rendimiento altísimo. Si hay un plan consistente ese bono va a aumentar de valor, así, que la Argentina se va a poder endeudar a un costo menor y las acciones van a retomar una ola de optimismo.

P.: ¿Y cuál sería una política cambiaria consistente?

E.C.: Que el tipo de cambio se ajuste más o menos a los precios de la economía. Yo soy partidario de una liberación del tipo de cambio. Ahora están las inversiones reales. Hoy existe un exceso de oferta en el mundo, sobre todo en los países emergentes. Lo que ha ocurrido acá es que a través del crecimiento vertiginoso, sobre todo de los países asiáticos, eso ha producido una tasa de crecimiento de todos los emergentes que ha generado un flujo de inversiones muy fuerte en distintos sectores de la actividad industrial y agropecuaria industrial, etc. Cuando se produce una desaceleración de los emergentes producto de problemas de crecimiento inherentes a burocracias, trabas y cuando en China después de crecer durante 25 años, más del 10% anual empieza a bajar su tasa de crecimiento, eso da lugar a una fuerte caída de las materias primas y de productos industriales. Entonces viene el desajuste entre la oferta y la demanda. La economía de hoy es muy diferente a la economía de hace 5 años. La Argentina hoy entra en esta nueva etapa con una fuerte devaluación de toda la región, con precios de materias primas más bajos, con el valor de los campos un 40% más barato. Ante esta situación hay que hacer mucho mejor los deberes y tratar de encontrar una economía de la producción, pero dentro de este contexto macroeconómico mundial que hay incertidumbre porque no se sabe bien cuál es la salud de la economía mundial.

P.: ¿Cuál cree que debe ser hoy el tipo de cambio y si debería ir atado a Brasil?

E.C.: No, no creo que tenga que ir atado a nada. El tipo de cambio tiene que ser parte un programa económico. Brasil tiene su dinámica, nosotros tenemos la nuestra. Cuando hablás del tipo de cambio es como tirarle a un blanco en movimiento. No hay un tipo de cambio de equilibrio, depende de una serie de variables dinámicas, que son las consistencias de un programa económico, la situación del mercado de capitales en el mundo, la psicología que tienen los inversores extranjeros, etc. Cuando vos tenés una percepción menor del riesgo-país vas a tener tendencia a tener un tipo de cambio menor, vas a tener una moneda más fuerte y viceversa. Los países que tienen un tipo de cambio libre, pero con intervenciones eventuales, son mucho más fáciles de administrar. Cuando vos intervenís todo es como un paciente que está en terapia intensiva, que está lleno de tubos. Cuando vos usás una variable para contener, por ejemplo, la inflación, entonces eso es pan para hoy y hambre para mañana.

P.: ¿Cómo ve al mercado del arte?

E.C.: Es un mercado para especialistas, o para personas que quieren invertir en arte, a diferencia del coleccionista, que piensa en la calidad de la obra, en disfrutarla y tenerla. Cuando vos comprás calidad, esa calidad se manifiesta a través del tiempo en términos económicos por un aumento significativo de la obra, por eso es tan importante en el mercado del arte comprar de la mano de un gran conocedor, y ese conocedor tiene que ser aséptico, preferentemente que no sea una galería. En la galería vos podés dialogar, van a tener muy buenas intenciones, pero son los que te venden la obra. Hay casos conocidos de familias estadounidenses que el valor de su colección vale más que su empresa. En el mercado del arte, vos tenés que la segunda calidad de obras sufre las variaciones cíclicas del mercado, como una propiedad. La propiedad superlativa por ahí puede bajar algo, pero baja muy poco, tiene más liquidez, por eso vale más.

P.: Me imagino que habrá adquirido un ojo para darse cuenta a priori qué obra puede ser consistente en el tiempo...

E.C.: De algunos períodos históricos sí sé, de otros no.

P.: ¿Y qué características tiene que tener una obra para ser superlativa?

E.C.: En general en la historia del arte con el innovador se abren nuevos caminos, nuevo enfoque, al igual que en cualquier disciplina. Pero no solamente es importante la innovación, sino que también lo es la interpretación sobre una obra, son cosas dadas por la composición, el color, proporciones, etc. Por eso hay obras que son maestras y otras que no lo son.

domingo, 4 de octubre de 2015

El desarrollo local a escala pequeña

El desarrollo como motor de crecimiento de las comunidades

La nueva.com, 03/10/2015 En localidades pequeñas, las preocupaciones de la población giran alrededor de otros ejes, y son estos los que las gestiones de gobierno deben identificar. 

Guillermo R. Oustry / Secretario de Producción de Saavedra

Desarrollo es una palabra de uso común, incorporada a nuestro vocabulario en las últimas décadas, de manera no del todo acertada ya que se usa como un sinónimo de crecimiento económico. Si bien no es ilógico que se utilice de esta acepción, tampoco es hacerle justicia a un término tan profundo y cargado de contenidos, especialmente cuando lo utilizamos para referirnos a nuestras comunidades.

El gran desafío de los gobiernos locales ha sido darle al desarrollo una definición autóctona, que les permita trabajar en beneficio de sus comunidades tendiendo siempre al crecimiento económico, pero incorporando otros conceptos que amplían su alcance.

Esto significa que deben sumarse otros indicadores que resulten importantes para la sociedad en el contexto en que se desarrolla. En algunos países, la libertad es un indicador fundamental, mientras en otros lo es el acceso al alimento. Todo depende de la situación en que se encuentren, las carencias que sufran y las necesidades que surjan a partir de ellas.

En las pequeñas comunidades del Sudoeste Bonaerense, donde esas cuestiones que se citan más arriba están mayormente resueltas o cubiertas por parte del Estado, las preocupaciones de la población giran alrededor de otros ejes, y son estos los que las gestiones de gobierno deben identificar, para luego trabajar en la resolución de las problemáticas que giran en torno a ellos.

En el distrito de Saavedra se han identificado varios ejes, algunos de los cuales corresponden a las áreas de trabajo específicas de la secretaría de Producción, Empleo, Medio Ambiente y Turismo; y en ellos nos centraremos a lo largo de este artículo, identificando la problemática y explicando las políticas que se han puesto en marcha en pos de su resolución.

Como hemos dicho, el crecimiento económico no queda excluido de nuestra definición de desarrollo, pero hemos tratado de conseguirlo a través de políticas que contengan el concepto de distribución del beneficio económico. Para ello, los esfuerzos se han centrado en la generación de autoempleo y de pequeñas empresas familiares, ya que la experiencia demuestra que generan mayor cantidad de empleo genuino por cada peso correspondiente a la inversión, y que el beneficio obtenido se gasta o reinvierte en nuestra comunidad, por lo que suscitan también nuevas fuentes de empleo.

Según estadísticas internas, durante 2014 y lo que va de 2015, desde que cambiara la dirección de la secretaría, se ha adjudicado un total de 1.334.209 pesos a 62 pequeños y medianos emprendedores de distintos rubros del distrito.

El 70,96% de estos créditos corresponde a sumas que no superan los $25.000, lo cual demuestra que se prioriza la actividad de micro y pequeñas empresas, que generan mayor cantidad de puestos de trabajo y autoempleo que las grandes empresas, en relación a los montos que se invierten para ponerlas en funcionamiento.

Además, se calcula que cada emprendimiento genera, además del trabajo para quien lo solicita, 0,3 puestos de empleo genuino. Esto significa que por cada emprendimiento puesto en marcha se genera 1,3 puestos de trabajo, contribuyendo así a disminuir el desempleo e incentivando a la producción local. Según nuestros cálculos, mediante la implementación de los créditos Se Puede se han generado en el distrito más de 80 puestos de trabajo en menos de dos años.

Pero respecto de la producción, es fundamental que los productos y servicios se adecúen a las variaciones en los requerimientos de la demanda y que mejoren en la medida de lo posible la eficacia y eficiencia en sus procesos productivos.

Por ello se considera a la actividad científico-tecnológica un eje fundamental del desarrollo y, en consecuencia, se trabaja en conjunto con universidades y centros de investigación para lograr una comunicación fluida entre el municipio de Saavedra, el organismo de investigación y los emprendedores locales, tanto para mejorar los productos locales como para hacer más eficientes los procesos productivos.

De suma importancia

También desde el punto de vista económico, cabe recordar que la actividad primaria es de suma importancia para nuestros distritos, por lo que su promoción y fomento constituye otro de los ejes en torno a los cuales gira el proceso de desarrollo local.

En el partido de Saavedra puntualmente, se ha decidido promocionar aquellas actividades agropecuarias que se consideran con mayor potencial de desarrollo, o que requieren de acompañamiento del sector público para crecer satisfactoriamente. Dentro de las actividades tradicionales, se apunta al desarrollo de la ganadería, por representar una actividad con menor riesgo para el productor y que le representa un considerable beneficio económico, además del beneficio social que significa una actividad que requiere de una presencia diaria del productor o del empleado en el campo.

La mayoría de los programas que se aplican para promocionarla provienen de los estados nacional o provincial, quedando su aplicación a criterio del municipio de Saavedra, por considerarse más eficiente a la hora de detectar la problemática y resolverla con celeridad.

En ese sentido, se está aplicando el programa de Sustentabilidad Forrajera desde hace ya tres años con excelentes resultados, habiéndose implantado hasta el momento más de 800 hectáreas de diferentes pasturas perennes en establecimientos localizados en los cuarteles más áridos del distrito; y se continúa trabajando en la preparación de lotes para siembras futuras con la sembradora propiedad del municipio, adquirida a través de fondos provenientes del ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. También, de manera anual, se presentan planes de siembra de verdeos de verano que, con el formato de fondo rotatorio, permiten al productor prorratear el costo de la siembra en el tiempo, y trasladarlo al momento de venta de la hacienda.

Por otro lado, se ha comenzado a implementar de forma exitosa el Plan Ganadero, fundamentalmente su módulo sanitario, que resulta de utilidad para disminuir los costos de los productores que vienen manteniendo una adecuada sanidad en sus rodeos, e incentiva a aquellos que no tienen por costumbre hacer los controles, ya que se les proveen algunos servicios veterinarios de manera gratuita.

Actualmente el plan financia tactos rectales para detección de preñez hasta 250 vientres, sangrado para brucelosis hasta 250 vientres y hasta 12 machos reproductores, a los que también se les realiza revisación clínica y dos raspajes por toro previo al servicio para diagnóstico de campylobacteriosis y tricomoniasis.

Por supuesto, hay algunas restricciones: el stock ganadero del productor no debe superar las 650 cabezas totales para poder acceder a los beneficios del plan, por lo que cumple la función esperada, que es beneficiar al pequeño productor.

También apuntando a resolver los problemas sanitarios de los rodeos locales, se han adquirido recientemente -provenientes del ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia, por intermedio del Plan Ganadero- dos bretes inmobilizadores de hacienda, que mediante un comodato serán prestados a los productores y veterinarios que los soliciten para ser utilizados en los establecimientos durante dos días, para facilitar los controles sanitarios de la hacienda.

Trabajo en conjunto con universidades y centros de investigación: una positiva experiencia

Un buen ejemplo del trabajo en conjunto con universidades y centros de investigación para lograr una comunicación fluida entre el municipio de Saavedra, el organismo de investigación y los emprendedores locales, es la vinculación que la comuna ha generado entre el Conicet (OVT Bahía Blanca) y varias empresas locales que referían problemáticas que excedían a las tecnologías existentes en el medio local, y requerían el asesoramiento de investigadores específicos de diversos campos del conocimiento para tener la posibilidad de resolverlas.

Así, la OVT vinculó a los emprendedores con los investigadores, que realizaron un trabajo de varios meses que ha dado como resultado una serie de informes acerca de la situación de la empresa, así como de la correcta definición de la problemática y las opciones y acciones que pueden tomarse para resolverlas.

Respecto de este trabajo, que ha sido de alguna forma una experiencia piloto en nuestro distrito y en toda la región, trató una jornada desarrollada el 18 de septiembre pasado en la que se compartió la experiencia con el resto de los municipios del sudoeste bonaerense, para que, adaptando el método de trabajo a las características de sus comunidades, puedan replicar una experiencia que ha resultado de sumo provecho en el distrito de Saavedra.

viernes, 28 de agosto de 2015

Actualización de los códigos

COLUMNISTAS 28/08/2015

El Código Civil y Comercial facilita la actividad económica

Por Ricardo Lorenzetti, para El Cronista

El nuevo código civil y comercial presenta una serie de instrumentos encaminados a facilitar la actividad económica. 
En materia contractual se han adoptado los criterios internacionales con el fin de permitir que los vínculos que se celebren en nuestro país tengan cabida en una economía globalizada. Por eso es que numerosos artículos están basados en los Principios que elaboró Unidroit, que es un organismo de naciones unidas para la unificación de la legislación contractual. 
Es importante tener en cuenta los valores que fomenta el código en esta materia. El fortalecimiento de la autonomía privada, la libertad de contratar, la de apartarse de las negociaciones, la negociación de buena fe. En uno de sus artículos se menciona expresamente que los contratos son considerados derecho de propiedad, lo que incrementa su protección conforme con la jurisprudencia de la Corte Suprema. En otro de los textos se tutela la confianza, que es un elemento central para el desarrollo y la disminución de los costos de transacción. 
Este marco general se complementa con la regulación de numerosos vínculos contractuales especiales. Existe una importante regulación de los contratos de distribución, como la franquicia, la agencia, que se aplican en el país pero que no tenían una normativa precisa. Ocurre lo mismo con los contratos bancarios, que ahora están regulados con una moderna concepción. 
En la época de Vélez Sársfield, la economía era basada en el intercambio de bienes, pero no había servicios. El código actual, contiene una regulación de las obligaciones de hacer y de los contratos de servicios que son esenciales en la economía actual. 
También se ha pensado en el fortalecimiento de las economías de escala que son tan relevantes para las pequeñas y medianas empresas. Los vínculos asociativos, que estaban en la legislación especial, ahora están en el código y han sido ampliados. Ello es muy importante porque ahora se los puede diferenciar más claramente de la sociedad, lo cual tiene efectos en numerosos campos. 
El código introduce una regulación de las nuevas tecnologías, que, obviamente, no estaban contempladas en la codificación derogada. 
La regla general es la asimilación del papel con la tecnología digital. Ello brinda la posibilidad de prescindir del papel, y además firmar digitalmente. Por ejemplo si los documentos son electrónicos, la firma puede ser digital y tiene la misma validez que si lo ratificaramos con nuestra firma al pie, de puño y letra. 
Los comercios, empresas y profesionales vinculados a los temas contables, también han visto simplificadas sus tareas gracias a la tecnología, ya que pueden almacenar, ordenar y clasificar datos de manera más eficiente. Es por eso que en materia contable, se pueden sustituir uno o más libros, excepto el de Inventarios y Balances, o alguna de sus formalidades, por la utilización de ordenadores u otros medios mecánicos, magnéticos o electrónicos.
La actividad bancaria quizás es una de las actividades en las que, probablemente, más difundido está el uso de las nuevas tecnologías. Ahorrar tiempo, evitar colas, realizar pagos de forma inmediata sin tener que preocuparnos por trasladar el dinero, han hecho que la banca electrónica tenga cada vez más usuarios. La gran mayoría de nosotros utiliza el ‘home banking’, hace transferencias en línea o está habituado a recibir sus resúmenes de servicios bancarios o tarjetas de crédito en un archivo. 
En estas condiciones, la información de todas las operaciones que hacemos, resulta algo indispensable. Por estas razones, se ha dicho que el banco debe comunicar en forma clara, escrita o por medios electrónicos previamente aceptados por el cliente, al menos una vez al año, el desenvolvimiento de las operaciones correspondientes a contratos de plazo indeterminado o de plazo mayor a un año. 
Este aspecto no sólo tiene relevancia en el campo empresarial, sino en las relaciones de consumo. Pensemos, por ejemplo, en alguna tarde en la que estamos navegando por internet y vemos la publicidad de algún electrodoméstico que necesitamos para nuestro hogar. Hacemos ‘click’, elegimos la forma de pago y concluimos nuestra operación indicando nuestras preferencias para la entrega del producto, o algún fin de semana en el que estamos organizando una tarde con nuestra familia y compramos entradas para el cine o el teatro del mismo modo. 
Esto es muy habitual en nuestro país en compra de pasajes, entradas de espectáculos, alimentos, indumentaria, solo por mencionar algunos. Por esta razón, el Código Civil regula la contratación electrónica, dándole una serie de pautas que protegen al consumidor y le dan seguridad jurídica al tráfico de bienes o servicios que hagamos por esta vía. 
Así, se considera que la publicidad por medios electrónicos integra el contrato y obliga de la misma forma que cualquier otro tipo de publicidad que conocemos Panfletos, revistas promocionales, vía públicas quedan equiparadas a los atractivos avisos que vemos en la red.
También se establece que si un proveedor ofrece un producto determinado, está obligado a informar el periodo de duración de la oferta y para el caso en que esto no suceda, esta obligado a mantenerla mientras se encuentre accesible y una vez realizada la contratación, debe confirmarnos por vía electrónica y sin demora la llegada de la aceptación. 
Otra de las cuestiones muy preocupantes, de las operaciones realizadas por medios electrónicos, era la del lugar en el que se consideraba celebrado el contrato ya que ese dato determina también, la jurisdicción en la que - de existir un conflicto judicial- debían radicarse las acciones. Al no tener una regulación al respecto, en la mayoría de los casos se obligaba a litigar a los consumidores en domicilios distintos al propio, lejanos y absolutamente onerosos para quien decidiera iniciar un pleito o peor aún, directamente desconocían el lugar. Esto, claro está, desalentaba y hasta limitaba la posibilidad de reclamar por cualquier tipo de incumplimiento. Ahora, el Código contempla esta situación y establece que cuando contratamos por medios electrónicos, el lugar es aquel en el que el consumidor recibió o debió recibir la prestación, que en la mayoría de los casos es el propio, solucionando este problema al terminar con la incertidumbre que esto generaba.

jueves, 27 de agosto de 2015

Nuevas formas de hacer política

Siempre decimos que el sistema de partidos está seriamente comprometido hacia el futuro. En la Argentina y en el mundo. El testimonio que se incluye a continuación va en esa línea.

Manuela Carmena: "Hay que encontrar nuevas maneras de hacer política"
La alcaldesa de Madrid cree que los partidos políticos sobran porque "no tiene sentido que la democracia se organice hoy por estructuras tan absolutas"; presenta su nuevo libro en Buenos Aires
Por Hinde Pomeraniec  | Para LA NACION

Foto: Hernán Zenteno
A los 71 años, la ex jueza Manuela Carmena es una de las sorpresivas protagonistas de la nueva política española. Alcaldesa de Madrid desde junio pasado, llegó al poder como figura independiente, aunque acompañada de diversos colectivos surgidos al calor del movimiento de los "indignados". Entre las certezas que la acompañan, hay una que la motiva. Carmena está convencida de que los partidos políticos tienen sus días contados.

"La sociedad tiene que encontrar nuevas maneras de hacer política y creo que para eso los partidos sobran", dice esta mujer de ideas firmes que llegó a Buenos Aires para presentar su nuevo libro, Por qué las cosas pueden ser diferentes, un ensayo cuyo título define la filosofía de su cruzada.

-Usted militó en el Partido Comunista, pero en su libro se pelea bastante con el marxismo

-Yo soy una persona de izquierda, no soy marxista. Mi preocupación desde siempre ha sido la igualdad. Desde muy joven me pregunté por qué hay tantas personas que no tienen lo que necesitan y, en cambio, hay otros que tienen mucho más de lo que precisan. Aunque históricamente estuve en un partido comunista nunca me sentí comunista: yo era Manuela, era mi vida, mis cosas, y luego, aparte, apoyaba eso que era el partido. Pienso que los partidos como tales están acabando porque no tiene sentido que la democracia hoy se organice por estructuras tan absolutas que te definen todo.

-¿Y cómo imagina una organización política sin partidos?

-Cuando estás diseñando algo nuevo, lo importante es imaginar qué puede ser diferente. Lo primero es ver cómo los ciudadanos pueden llegar a establecer estructuras de representación por problemas y no por ideologías, es decir, ver qué queremos solucionar o mejorar, y ahí de pronto podemos encontrar una fragmentación de ideas que a veces se encuentran y a veces se enfrentan. De ese modo, superaríamos esa estructura de partidismo cerrado que enfrenta tanto a las sociedades y genera odio y distanciamiento.

-¿Entonces cree, por ejemplo, que puede tener puntos de encuentro con gente del Partido Popular?

-Claro que sí. Mira: yo nunca he querido estar en política. Acepté liderar esta candidatura porque me pareció que era un momento histórico para Madrid, que llevaba más de 25 años con un ayuntamiento del PP y toda la sociedad madrileña progresista, abierta y joven no se identificaba con unas actitudes muy tradicionales. En la campaña, la gente se quedaba sorprendida de que yo dijera que un candidato de otro espacio decía cosas interesantes. Hasta que no podamos reconocer eso, la sociedad no avanza porque pierde pluralidad y diversidad. Es absurdo, la sociedad tiene que cambiar su modo de organizarse y encontrar nuevas maneras de hacer política y creo que para eso los partidos sobran.

-¿Un esquema más asambleístico?

-No. La asamblea no es una estructura que pueda ser un instrumento útil y efectivo porque la gestión no la pueden hacer mil personas a la vez. Nos cuesta imaginar la democracia de otra manera, pero ¿por qué no? ¿Por qué en la democracia no podría haber en lugar de cuatro, cinco o seis partidos, 200 ideas sobre determinados problemas sociales representadas cada una de ellas por determinados grupos de ciudadanos?

-¿Qué problemas urgentes tiene hoy Madrid?

-La crisis no ha golpeado por igual. Para que te hagas una idea, hay distritos del Sur -la zona más pobre- en la que el nivel de vida es cuatro años menor que el que debería ser. Eso no es razonable en una sociedad desarrollada. Hay otro problema que es cómo gestionar bien el servicio público: todos los servicios se han contratado con empresas privadas y se ha desatendido la calidad. Desde la información al público, los centros de mayores, las escuelas, las bibliotecas, la limpieza, todo está tercerizado. Si lo público responde sólo a los intereses de una gestión económica, se adelgaza, se empobrece, se pudre, que es lo que ha pasado.

-Fuera de España se dijo: en Madrid ganó la candidata de Podemos. ¿Cuál es su vínculo con el partido de Pablo Iglesias?

-La verdad es que el vínculo es muy ligero, casi inexistente, porque cuando yo acepté liderar una candidatura popular fue porque se trataba de una candidatura de grupos en los que no había partidos. Ahí hay personas de Podemos, pero hay otras personas independientes y de otras agrupaciones. Podemos apoyó mi candidatura y lo agradecí, pero siempre dije que era independiente y que no recibo ni órdenes ni sugerencias de nadie.

-¿Esto significa que en la campaña general no va a asistir a los actos de Podemos?

-Claro que no, entre otras cosas, porque he dicho que no soy una persona política, he aceptado exclusivamente porque era necesario para la gestión municipal y me ha parecido que podía ayudar a la gente joven a llegar a la política, pero yo no tengo ninguna ambición ni me considero una politóloga para decir lo que hay que hacer, no voy a tener ninguna participación en la política general.

-¿Tomó medidas anticorrupción a su llegada al ayuntamiento?

-Sí, pero aún nos falta: queremos crear una oficina antifraude independiente del ejecutivo municipal y con participación de todos. Hasta ahora hemos tomado medidas en el sentido de hacer una mayor clarificación de todos los procesos y, sobre todo, renunciar a cualquier tipo de privilegios. Es muy difícil y muy peligroso que se piense que la política es una manera de hacer negocios. Los coches oficiales, palcos en teatros, todo esto está desapareciendo. Utilizamos el transporte público. La vida diaria, llegar al trabajo, tiene que ser un acto normal como el de todas las personas y no vivir en una estructura de privilegio o que la política sea algo que te mejora la vida desde el punto de vista económico.

-¿No teme que el establishment termine devorándosela tipo Pacman?

-No, no me da miedo. Primero... ¡porque ya hay muy poco que comer! [ríe]. Cuando uno tiene 71 años, no te preocupa nada que te cercenen el futuro porque ya no tienes futuro... Yo voy a estar cuatro años en el ayuntamiento y ni un día más porque mi vida no es esto: quiero volver después a mi deliciosa vida de jubilada.

sábado, 22 de agosto de 2015

Zygmunt Bauman, sobre el interregno histórico que vivimos

Zygmunt Bauman: “Ser populista no es siempre malo”

A los 90 años, el más famoso sociólogo contemporáneo vivo fuma su pipa y planifica sus viajes para 2016, entre ellos uno a Argentina para recibir un doctorado honoris causa.

Por Jorge Fontevecchia | En su casa en las afueras de Leeds, en el norte de Inglaterra, recibió a PERFIL durante dos horas.

09/08/2015 | 08:54

—Sus aportes son relevantes en relación con la categoría de “liquidez”. Lo que usted ha llamado “modernidad líquida” es el eje de casi todos sus ensayos. ¿Puede describir brevemente esta noción?
—La liquidez es metafórica, por supuesto. Se justifica porque poco puede mantener su forma por mucho tiempo debido a que aún el estímulo más pequeño, un cambio en la dirección del viento, la moda o lo que fuera, puede cambiar la situación. Complementando la cuestión de liquidez con otra metáfora: el interregno. El interregno fue planteado por Titus Livius en la Roma Antigua. El primer rey legendario de Roma fue Rómulo, que reinó 37 años, que era el promedio de vida de la gente común en ese momento, lo que significa que cuando murió había muy poca gente que recordaba a Roma sin Rómulo. Consideraban la presencia de Rómulo, quien daba órdenes y establecía reglas, como un estado natural del mundo. Entonces, luego de su muerte hubo una gran confusión. La única fuente de sabiduría desapareció. Aprendieron maneras de vivir la vida, ya que no había una autoridad suprema, pero los nuevos no habían sido anunciados aún. Este es el estado de interregno. En tiempos modernos, Antonio Gramsci, el gran filósofo italiano, actualizó la idea. Ya no lo conectaba a la muerte de un rey y otro sin nombrar aún, sino que era una situación en la cual las viejas costumbres ya no funcionaban, eran poco fiables, pero la nueva situación, más efectiva, más adecuada, no se ha inventado todavía. Estamos en un estado de interregno. Un estado de interregno es líquido porque no hay continuidad. La discontinuidad es tan frecuente como la continuidad, por lo cual no se puede confiar en que lo que pasó ayer pasará mañana del mismo modo. Estamos viviendo en otra condición de incertidumbre continua, permanente. Me gusta decir que la incertidumbre es la única certeza que tenemos.

—Nada es sólido.
—Sí, lo que significa que la vida, en otras condiciones de modernidad líquida o interregno, es un experimento constante. Todo puede suceder, pero nada puede ocurrir con certeza absoluta.

—Si “el amor arresta para proteger al propio prisionero porque mientras el deseo ansía consumir, el amor ansía poseer”, ¿es posible el amor en la era líquida?
—Peter Sloterdijk, el gran filósofo alemán contemporáneo, distingue entre dos tipos de economía. Una a la que llama “erótica”, y otra que denomina “timótica”. Ambas son eróticas, ya que Eros y Thymos son dioses de la antigua Grecia, pero él las distingue de tal forma que la economía erótica corresponde a la economía de engrandecimiento, o posesión, de restar valor al mundo, consumir; mientras que la timótica se rige por otra gran necesidad importante del ser humano: el reconocimiento. No lo hace porque quiera convertirse en poderoso o tenga esta ambición de posesión. Lo que desean es el respeto humano, de modo que realizan acciones para conseguir la aprobación de sus pares. Pienso que el amor es una noción y condición muy ambigua. Por un lado, están los otros elementos del enfoque económico erótico, ya que el amor es muy posesivo. Realmente desea anticiparse a los deseos de su pareja, y querer anticipar siempre llevará el peligro de la coerción debido a que las ideas de su pareja pueden diferir de lo que usted cree. Por otra parte, existe un elemento timótico también. Amor significa asimismo cuidar de la pareja, y cuidar de la pareja significa cuidar de su individualidad, singularidad, subjetividad, no tratarlo como un objeto, como en el amor posesivo. De modo que existen dos elementos conflictivos en las relaciones amorosas, probablemente sea el tipo de actitud más inquietante y riesgosa. ¿De qué manera determina la liquidez los antiguos valores? La liquidez no determina nada, ya que la mera noción de liquidez entiende que una fuerza es demasiado débil para imponer una caída prediseñada; no puede mantener siquiera su propia forma, menos aún controlar la caída de otros objetos. Lo que la liquidez hace es exponer esa ambigüedad. En la modernidad sólida, usted debe institucionalizar que la idea de amor es la unión de dos compañeros, santificados mediante el ritual del matrimonio, y es eterna. Lo que se hizo en el Cielo, ninguna fuerza humana puede disolverlo, lo que significa que la modernidad sólida construye una suerte de muro que protege esta unión, y dificulta su disolución. Tuvo aspectos desagradables, ya que si los compañeros se odiaban, tuvieron que hallar algún modus operandi para hacer de esta horrible vida algo soportable. En la modernidad líquida no contamos con estas restricciones, estas limitaciones, y por ende las relaciones humanas también se convirtieron en vulnerables. Una costumbre muy común en la actualidad de la población joven es no precipitarse al casamiento. “Vivamos juntos y veamos cómo funciona”. Pero el resultado de esta actitud es que incluso los desacuerdos más pequeños se convierten en grandes crisis. Y en lugar de intentar resolver la dificultad y llegar a algún tipo de acuerdo, consenso, se piensa como cuando su iPhone no funciona: simplemente, lo desecha, compra otro. Cuando no funciona... otro barco está a la espera. Si el mercado del amor es enorme, ¿por qué no cambiar?

“Hay dos tipos de amor: el del ‘con’ y el del ‘para’. El erótico posesivo y el timótico del reconocimiento.”

—Tener o no hijos es la decisión a largo plazo más consecuente que pueda existir. ¿Es acaso la liquidez posmoderna la causa o la consecuencia de tener menos?
—Destaco dos aspectos: uno, producto de la situación de liquidez, y otro, resultante de vivir en una sociedad de mercado, en una sociedad de consumidores. La consecuencia de la liquidez es que el futuro es impredecible. Cuando era más joven, leí, como la mayoría de mis contemporáneos, a Jean Paul Sartre: “Proyecta el resto de la vida y luego síguelo”. Hoy en día es impensable. Cuando aún enseñaba en la universidad, lo enseñé a mis estudiantes. ¡Estaban fascinados! Dijeron: “Me haría muy feliz si pudiera planificar el próximo año, pero no el resto de mi vida”. Los niños son una inversión a largo plazo, como me gusta señalar, lo que significa realizar compromisos por los próximos veinte, treinta o quién sabe cuántos años. La gente es muy cautelosa cuando se trata de establecer compromisos a largo plazo. Los contratos, generalmente, son a corto plazo; los laborales son temporales. Cada acuerdo tiene una cláusula “hasta nuevo aviso”. Nuestros niños no son la excepción. Sin embargo, lo excepcional acerca de los niños es que la gente no puede cancelar este contrato. He ahí el problema. Pero en lo que esta mentalidad influye es en que la gente piensa dos veces si traer o no niños a este mundo absurdo. Al parecer, traer niños a este mundo constituye un daño para el futuro sobre el mercado, sobrevivir en una sociedad de clientes. Cuando la gente piensa en tener hijos, hace cálculos... Si tener niños o una nueva casa, o un nuevo auto, o viajar alrededor del mundo. La decisión de tener un hijo también está considerada en el marco de la comparación de mercado entre diferentes atracciones.

—¿Por qué los individuos cooperan voluntariamente compartiendo información acerca de su vida personal, hábitos de consumo, relaciones a través de las redes sociales?
—Es asombroso para mí. Todos los servicios secretos de la modernidad sólida, la CIA, KGB, Stasi (N. de la R.: Ministerio para la Seguridad del Estado, órgano de inteligencia de la República Democrática Alemana disuelto en 1989), no son capaces de juntar tanta información sobre nosotros como la que voluntariamente les ofrecemos. Las sociedades totalitarias eran usualmente sociedades pobres, ya que gastaban mucho dinero para que los espías recaudaran información, tenían que pagar por esto. Nosotros estamos brindando nuestra información personal, por la cual no sólo no tienen que pagarnos sino que estamos nosotros pagando el privilegio de ser espiados. Es asombroso cómo ha cambiado la mentalidad a lo largo de mi vida. Ahora la gente provee información de manera voluntaria.

“El amor no es receta para una vida fácil. Para una feliz quizás, pero no para una fácil. Exige mucho trabajo.”

—¿Por qué?
—Me lo explico a mí mismo por el hecho de que uno de los mayores temores en la época contemporánea, que atormenta a las personas, que causa pesadillas, es el miedo a ser excluido, abandonado, a quedarse solo, ser dejado en la oscuridad. Mark Zuckerberg capitalizó sobre este miedo 50 mil millones de dólares. Creó Facebook, y Facebook significa que nunca estás solo. Se puede contactar con personas las 24 horas del día, los siete días de la semana. Eso aplica también a esta pregunta que plantea, ya que el precio que se paga por eso es que cada momento que se pasa en Facebook es registrado, de la misma manera en que es registrado cuando se usa un teléfono celular. En algún lugar, en un gran banco de datos eso está siendo registrado.

—Ese es el precio.
—Estamos dispuestos a sacrificarnos para escapar a la amenaza de ser abandonados, excluidos. Para ser reconocidos. Estamos viviendo a través de esto, no como un acto de esclavitud o represión sino, por el contrario, como un acto que hace posible que nos liberemos. Ahora tenemos la posibilidad de estar constantemente en compañía, podemos dejar de temer a ser abandonados.

—¿Es correcto hablar de comunidades en las redes sociales?
—Existe una diferencia entre una comunidad y una red. Usted pertenece a una comunidad. La red le pertenece a usted. Esa es la diferencia. Cuando ingresa a una comunidad, sin importar si ha nacido en una comunidad, tiene que jurar fidelidad y lealtad, tiene que seguir las reglas. La comunidad tiene sus propios rituales, sus propios principios de conducta, y la comunidad ya sabía que usted era uno de sus miembros. Si se aparta de las formas prescritas, se lo declara traidor, podría ser desterrado, pasar por todo tipo de castigos por haber sido desleal. Por lo tanto, la comunidad le dio seguridad. Lo emancipó de las necesidades de armar con mucho esfuerzo su propia identidad... (sigue en http://www.perfil.com/mobile/?nota=/contenidos/2015/08/09/noticia_0067.html)

jueves, 23 de julio de 2015

La salida económica del radicalismo

Más Confianza, no más Ajuste es lo que propuso el economista radical Javier Gonzalez Fraga en La Nación de ayer:

La economía argentina atraviesa una etapa complicada, caracterizada por el agotamiento del modelo de crecimiento de los últimos ocho años, basado en el impulso al consumo, que fue estimulado preferentemente por el gasto público, en gran parte financiado por emisión monetaria. También enfrenta desde hace más de un año un panorama externo menos favorable que el de los últimos tiempos, explicado fundamentalmente por la recesión en Brasil, el menor crecimiento en China, la caída de los precios de las commodities y la fortaleza del dólar, que se traduce en devaluaciones en casi todos los países.

El agotamiento del modelo basado en el consumo se manifiesta de diversas maneras. Fundamentalmente en la inflación, que a pesar de la recesión de la segunda mitad del año pasado no bajó del 25%. También en el déficit fiscal, que se ha acelerado significativamente en los últimos meses y está acercándose al 7% del PBI, cuando se lo mide correctamente.

El consumo, sin la contrapartida en la inversión, nos llevó a consumir diversos stocks. Las reservas internacionales bajaron en casi 30.000 millones de dólares, obligaron a imponer el cepo cambiario y las restricciones a las importaciones. También -además del crecimiento de la deuda interna- nos consumimos las reservas energéticas y hasta hemos visto caer el stock ganadero en más de 12 millones de cabezas.

Como consecuencia de la inflación, hoy el peso argentino es la moneda más apreciada de la región. No sólo está apreciada frente al dólar, sino que está mucho más apreciada aún frente a los países con los cuales comerciamos, cuyas monedas se devaluaron en términos reales frente al dólar. Este fenómeno, el atraso cambiario, está asfixiando a las economías regionales y a muchas actividades exportadoras que además sufren la caída de los precios de sus productos en el exterior y una tremenda presión tributaria.

En circunstancias políticas normales, esta situación hubiera generado un proceso de huida de capitales, aceleración inflacionaria, recesión y volatilidad cambiaria. La única explicación de que esto no sucediera es que prevalece la expectativa de que a fines de año se producirá un recambio político que dará lugar a una mejor política económica. Se comprobó en estos días que la sospecha de que el candidato oficialista no generaría un cambio en la política económica alteró la calma cambiaria y el dólar en el mercado blue subió un peso.

No es cierto que el próximo gobierno enfrentará una opción entre gradualismo y shock. Habrá gradualismo o shock en la medida en que la situación lo permita. La verdadera opción será entre continuar con el ajuste o provocar un shock de confianza que permita evitar un mayor ajuste.

Es necesario aclarar qué significan estas palabras. Ajuste no es subir las tarifas eléctricas que pagan los porteños más ricos; eso es justicia, no ajuste. Ajuste es cargar a los más desprotegidos con el peso del retorno a los equilibrios macroeconómicos, o sea una caída del salario real. Esto es lo que sucedió en los últimos 18 meses, en los cuales, gradualmente, fueron cayendo los ingresos, las jubilaciones y se fue destruyendo empleo privado. También es ajuste, con shock, cuando se implementa una megadevaluación, como proponen algunos economistas.

Y cuando decimos shock de confianza no nos referimos a la confianza de los inversores financieros del exterior o a los especuladores locales. La confianza que se necesita es la de los empresarios, grandes o chicos, del agro, del comercio o de la industria, que tienen que decidir invertir productivamente y generar empleo. Ése es el comportamiento clave que necesitamos provocar: que los empresarios estén dispuestos a invertir en la creación y/o ampliación de sus empresas.

Actualmente estamos en un ajuste gradualista, que no estalla porque hay expectativas de cambio en diciembre. Esto podría continuar durante unos meses en el próximo año, pero cuando se desinfle la expectativa de un retorno a los equilibrios macro, como los tuvimos entre 2003 y 2007, seguramente el país acelerará su ritmo de deterioro y nos acercaremos a un shock de ajuste. Esto significaría un costo social, que sería éticamente inaceptable y políticamente muy peligroso, especialmente con el sindicalismo en la oposición. Me atrevo a decir que éste sería el escenario que Cristina Fernández prefiere para ampliar sus posibilidades de retorno a partir de 2017.

A diferencia de la crisis de 1989 y 2001, esta vez es posible evitar ese ajuste y construir un gran shock de confianza que permita recuperar los equilibrios macroeconómicos sin bajar el salario real ni reducir las conquistas sociales logradas en los últimos 10 años. Se trata de poner la inversión como locomotora del crecimiento en la próxima década, en reemplazo del consumo, que pasa a ser la consecuencia y no la causa del funcionamiento económico.

Pero para que sobrevenga una ola de inversiones privadas, tanto de argentinos como de extranjeros, tiene que cambiarse la actitud del empresariado y crear las condiciones para que no sólo quieran invertir, sino que se vean obligados a invertir para que sus empresas sobrevivan. El shock de confianza tiene varios pilares que se deberían plantear de entrada. Entre ellos, anunciar una política de estabilización macroeconómica basada en metas de inflación que sean prudentes, muy graduales y realistas. Para hacerlas creíbles se debería crear un Consejo Económico y Social, con participación de empresas y sindicatos. El cumplimiento de las metas debería ser monitoreado públicamente por el BCRA. Con las metas fijadas se debería ir reduciendo gradualmente el gasto público, eliminar los subsidios que beneficien al 20% más rico de la población y analizar el resto del gasto, para terminar con el clientelismo y la corrupción. El crecimiento del empleo privado debería permitir una reducción del empleo público, que creció 60% en los últimos 10 años.

También se debe volver a los mercados financieros internacionales a partir de un arreglo con los acreedores holdouts. Es imprescindible negociar con firmeza pero con realismo para alcanzar un buen arreglo que permita acceder a nuevo endeudamiento a tasas de interés mucho más bajas. Levantar las restricciones a las exportaciones (ROE) será necesario para hacer más rentables esas actividades. Y también a las importaciones, para alentar la producción industrial que hoy es dependiente de esos insumos. Habrá que eliminar hasta 25 puntos todas las retenciones para devolver rentabilidad a las exportaciones y automatizar la devolución del IVA y el pago de reintegros. Habrá que generar un shock institucional que recupere una Justicia independiente, un Indec creíble y un BCRA y una CNV despolitizados. Habrá también que eliminar los controles de precios y la ley de abastecimiento, que sólo sirven para beneficio de los empresarios inescrupulosos y desalientan las inversiones productivas.

En definitiva, de lo que se trata, con estas y otras líneas de acción, es de permitirles a los empresarios recuperar su rentabilidad y competitividad internacional sin reducir los salarios a través de una gran devaluación.

En un contexto de confianza en el funcionamiento de la economía de nuestro país será posible desdoblar temporariamente el mercado cambiario, creando un mercado de cambios para operaciones financieras y turísticas, que flote libremente, con intervención del BCRA, sin restricciones a la venta y compra de divisas. En ese contexto, en este mercado debería haber más oferta que demanda y el precio del dólar debería ir acercándose al oficial, hasta que llegara a un nivel que se pudiera unificar, sin que ello significara una gran devaluación que provocara una caída de los salarios reales y detonara una reacción sindical.

Que un nuevo gobierno pueda generar este shock de confianza no depende sólo de una decisión del Poder Ejecutivo, sino también del acompañamiento que le den las demás fuerzas políticas en el Congreso. Necesitará el apoyo explícito o implícito de los sindicatos y de las entidades empresarias, y la aprobación de la sociedad en su conjunto.

Todo este condicionamiento excede lo puramente económico y justifica preguntarse cuál de los candidatos a presidente está mejor capacitado para implementar este shock de confianza. Ésa es la cuestión.

sábado, 2 de mayo de 2015

Francisco pide a los jóvenes meterse en política


El Papa Francisco instó a los laicos a hacer política y a ensuciarse las manos "por el bien común", aunque aclaró que fundar un partido católico "no sirve".

Francisco habló en la audiencia a las comunidades de espiritualidad ignaciana Vida Cristiana y la Liga Misionera de Estudiantes de Italia, y ante ex estudiantes de la escuela de los jesuitas Máximo de Roma, semillero de políticos, economistas y personalidades de distintos ámbitos de la vida de este país. "Frente a la cultura de la ilegalidad, de la corrupción y del enfrentamiento", el cristiano está llamado a dedicarse al "bien común" también con el compromiso "en la política", dijo el Papa en su discurso.

Durante la audiencia, el pontífice entregó un discurso escrito donde ofrece "algunas líneas para el camino espiritual y comunitario".

La política, como decía el beato Paulo VI, "es la forma más alta y exigente de la caridad. Si los cristianos se desentendieran el compromiso directo en la política, sería traicionar la misión de los fieles laicos, llamados a ser sal y luz del mundo también a través de esta modalidad de presencia". Jorge Mario Bergoglio afirmó además que fundar un partido católico "no es el camino" porque "no sirve.

En vísperas del 1 de Mayo, el Papa se refirió al desempleo juvenil. "Acá, en Italia, entre los jóvenes desde los 25 años en adelante, el 40-41% está sin trabajo. Se descarta. Pero es el camino de la destrucción. Yo, católico, miro desde el balcón?", interpeló.

"No se puede mirar desde el balcón. Mézclate. Haz política: te hará sufrir, tal vez te haga pecar, pero el Señor está contigo. Pide perdón y avanza. Pero no dejes que esta cultura del descarte nos descarte a todos", enfatizó el Papa latinoamericano.

Francisco señaló que la actividad política es también "un martirio diario: buscar el bien común sin dejarte corromper". Pero "hay tantos católicos que hicieron una política no sucia, buena", añadió Bergoglio, citando al italiano Alcide De Gasperi (premier 1945-1953) y el francés Robert Schumann, considerado uno de los padres fundadores de la Unión Europea y declarado Siervo de Dios en 2004. El Papa también invitó a las comunidades cristianas a la acogida de los llamados "lejanos". 

Entre los "lejanos" -dijo el pontífice- "hay no pocos separados, que sufren por el fracaso de su proyecto de vida conyugal, como otras situaciones de malestar familiar, que pueden hacer trabajoso también el camino de fe y de vida en la Iglesia".

El pontífice no desaprovechó la ocasión para abordar los males internos de la institución que preside. "También en la Iglesia Católica hay corrupción. Siempre existe algo que desilusiona la esperanza y así no se puede. Pero la esperanza verdadera es un don de Dios, un regalo, y esa nunca desilusiona", afirmó.


Fuente: ambito.com

jueves, 12 de febrero de 2015

Las nuevas ideologías calan más hondo

Las religiones y el terrorismo
Por leonardo Boff*
30/01/2015

Los principales conflictos del final del siglo XX y de los inicios del nuevo milenio tienen un trasfondo religioso. Así en Irlanda, en Kosovo, en Cachemira, en Afganistán, en Iraq y en el nuevo Estado islámico, extremadamente violento. Quedó claro en París, con el asesinato de los caricaturistas y otras personas por fundamentalistas islámicos. ¿Cómo entra la religión en esto?

No sin razón escribió Samuel P. Huntington en su conocido libro El choque de civilizaciones: «En el mundo moderno, la religión es una fuerza central, tal vez la fuerza central que motiva y moviliza a las personas… Lo que en último término cuenta para las personas no es la ideología política ni el interés económico, aquello con lo que las personas se identifican son las convicciones religiosas, la familia y los credos. Por estas cosas luchan y hasta estarían dispuestas a dar su vida» (1997, p.79). Critica la política exterior norteamericana por no haber dado nunca el debido peso al factor religioso, considerado algo pasado y superado. Craso error. Es el sustrato de los conflictos más graves que estamos viviendo.

Nos guste o no nos guste, a pesar del proceso de secularización y el eclipse de lo sagrado, gran parte de la humanidad se orienta por la cosmovisión religiosa, judaica, cristiana, islámica, sintoísta, budista y otras.

Como afirmaba ya Christopher Dawson(1889-1970), el gran historiador inglés de las culturas: «las grandes religiones son los cimientos sobre los cuales reposan las civilizaciones» (Dynamics of World History,1957,p.128). Las religiones son el “point d’honneur” de una cultura, pues a través de ella proyectan sus grandes sueños, elaboran sus dictámenes éticos, confieren un sentido a la historia y tienen una palabra que decir sobre los fines últimos de la vida y del universo. Solamente la cultura moderna no ha producido ninguna religión. Encontró sustitutivos con funciones idolátricas, como la Razón, el progreso sin fin, el consumo ilimitado, la acumulación sin límites y otros.

La consecuencia fue denunciada por Nietzsche que proclamó la muerte de Dios. No que Dios haya muerto, pues no sería Dios. Es el hecho de que los hombres mataron a Dios. Con eso quería significar que Dios no es ya punto de referencia para valores fundamentales, para una cohesión por encima entre los humanos. Los efectos los estamos viviendo a nivel planetario: una humanidad sin rumbo, una soledad atroz y el sentimiento de desenraizamiento, sin saber hacia dónde nos lleva la historia.

Si queremos tener paz en este mundo necesitamos recuperar el sentimiento de lo sagrado, la dimensión espiritual de la vida que se muestra como respeto al otro, la solidaridad, la compasión, el amor y la apetura a lo Trascendente. Todo esto  está en los orígenes de las religiones. A decir verdad, más importante que las religiones es la espiritualidad, que se presenta como la dimensión de lo humano profundo. Pero la espiritualidad se exterioriza bajo la forma de religiones, cuyo sentido es alimentar, sustentar e impregnar la vida de espiritualidad.

No siempre lo realizan porque casi todas las religiones, al institucionalizarse, entran en el juego del poder, de las jerarquías y pueden asumir formas patológicas. Todo lo que es sano puede enfermar. Pero por lo “sano” medimos las religiones, así como a las personas, y no por lo “patológico”. Y ahí vemos que ellas cumplen una función insustituible: el intento de dar un sentido último a la vida y ofrecer un cuadro esperanzador de la historia.

Sucede que hoy el fundamentalismo y el terrorismo, que son patologías religiosas, han adquirido relevancia. En gran parte debido al devastador proceso de globalización (en verdad es occidentalización del mundo) que pasa por encima de las diferencias, destruye identidades e impone hábitos extraños a ellas.

Por lo general, cuando eso ocurre, los pueblos se agarran a aquellas instancias que son los guardianes de su identidad. En las religiones guardan sus memorias y sus mejores símbolos. Al sentirse invadidos como en Iraq y en Afganistán, con miles de víctimas, se refugian en sus religiones como forma de resistencia. Entonces la cuestión no es tanto religiosa. Es antes política que usa la religión para autodefenderse. La invasión genera rabia y deseo de venganza. El fundamentalismo y el terrorismo encuentran en ese complejo de cuestiones su nicho de origen. De ahí los atentados del terror.

¿Cómo superar este impasse civilizacional? Es fundamental vivir la ética de la hospitalidad, disponerse a dialogar y aprender con el diferente, vivir la tolerancia activa, sentirnos humanos.

Las religiones necesitan reconocerse mutuamente, entrar en diálogo y buscar convergencias mínimas que les permiten convivir pacíficamente.

Antes de nada es importante reconocer el pluralismo religioso, de hecho y de derecho. La pluralidad se deriva de una correcta comprensión de Dios. Ninguna religión puede pretender encuadrar el Misterio, la Fuente originaria de todo ser o cualquier otro nombre que quieran dar a la Suprema Realidad, en las mallas de su discurso y de sus ritos. Si así fuera, Dios sería un pedazo del mundo, en realidad, un ídolo. Él está siempre más allá y siempre más arriba. Entonces hay espacio para otras expresiones y otras formas de celebrarlo que no sea exclusivamente a través de una religión concreta.

Los once primeros capítulos del Génesis encierran una gran lección. En ellos no se habla de Israel como pueblo elegido. Se hace referencia a todos los pueblos de la Tierra, todos como pueblos de Dios. Sobre ellos se eleva el arco iris de la alianza divina. Este mensaje nos recuerda todavía hoy que todos los pueblos, con sus religiones y tradiciones, son pueblos de Dios, todos viven en la Tierra, jardín de Dios y forman la única Especie Humana compuesta de muchas familias con sus tradiciones, culturas y religiones.

* Leonardo Boff es columnista del Jornal do Brasil online, filósofo y teólogo.

Traducción de MJ Gavito Milano

domingo, 25 de enero de 2015

Inteligencia del Estado, una propuesta

Por el diputado Marcelo Fabian Saín, de Nuevo encuentro.
Publicado en Página 12 de hoy (www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-264721-2015-01-25.html): 

En un Estado democrático de derecho, la “inteligencia” abarca la producción y gestión del conocimiento referido a las problemáticas inscriptas en los ámbitos de la seguridad pública y la defensa nacional a los efectos de elaborar, planificar, diagramar y formular las estrategias y directivas operacionales en cada uno de estos ámbitos. La “Inteligencia criminal” comprende el conocimiento sobre las problemáticas criminales –incluyendo, delitos políticos como el terrorismo– que deberían orientar el accionar institucional del sistema de seguridad y, en particular, del sistema policial, a los efectos de su prevención y conjuración. La “Inteligencia defensiva” incluye el conocimiento de las problemáticas derivadas de los conflictos regionales o de las amenazas externas que conlleve el eventual uso del poder militar del Estado. La Inteligencia es, así, parte de las acciones de la seguridad y la defensa. O, al menos, así debería serlo.

En nuestro país, estas esferas –seguridad interior y defensa nacional– están diferenciadas normativa e institucionalmente y la producción de Inteligencia en cada una de ellas corre por cuenta de las respectivas carteras ministeriales, aunque el órgano rector en esta materia es, de acuerdo con la Ley 25.520 de Inteligencia Nacional, la Secretaría de Inteligencia, una dependencia de rango ministerial de la Presidencia de la Nación.

El más serio problema institucional es que hace mucho tiempo que la SI no cumple integralmente con las funciones asignadas legalmente. En gran medida, se ha autonomizado no solamente de la conducción política, sino también del propio sistema institucional de seguridad interior y de defensa nacional para dedicarse al espionaje y las operaciones políticas; la influencia y/o manipulación judicial; el financiamiento espurio de políticos, periodistas, empresarios, jueces, fiscales y/o legisladores; el pase de información reservada a periodistas “amigos” para que la difundan como resultados de investigaciones independientes; la conformación de emprendimientos económicos tanto “legales” como ilegales, tales como cabarets, agencias de seguridad, estudios jurídicos y/o contables, empresas de limpieza, compañías informáticas, servicios aeroportuarios, redes de comercialización de sustancias prohibidas, “cuevas” financieras y mesas de dinero, etc.; y las maniobras al servicio de organismos de Inteligencia y seguridad de otros países. Como una herencia incólume de la década menemista, la SI dirige la labor de numerosos magistrados y fiscales federales y ordinarios en todo el país: son los jueces y fiscales de la SI. Y con ellos, digitan causas judiciales, inventan acusaciones, garantizan impunidad, imputan delitos a inocentes, extorsionan. Al amparo de este contubernio, en la SI se conformaron “grupos operativos” armados encargados de llevar a cabo labores de tipo policial en el marco de investigaciones criminales solicitadas de manera irregular por los magistrados pertenecientes a su nómina o a cuenta propia, lo que dio lugar a una verdadera “policía secreta”. Asimismo, hace mucho tiempo que la SI, entre otros tantos dislates, es la sucursal criolla de la CIA y de la DEA norteamericanas. Y su condición de órgano local de la primera de esas agencias y de la Mossad israelí hizo que se convirtiera desde los noventa en el principal órgano investigativo encargado de “desviar” la pesquisa sobre las responsabilidades del atentado contra la AMIA, a los efectos de impedir el conocimiento de la “conexión local” –que conducía a ciertos grupos sirios y a sectores de la Policía Federal Argentina– y a forzar la situación para colocar como única hipótesis investigativa a la denominada “pista iraní”. El fiscal federal Alberto Nisman, quien mantenía estrechas conexiones con empresas “tercerizadas” de la CIA en la Argentina, siempre fue un mero empleado de esta trama.

Por cierto, nada de todo esto impide reconocer que, en numerosas ocasiones, la SI cumplió eficazmente con sus funciones y, mediante su accionar, se conjuraron emprendimientos criminales complejos, tal como lo pude comprobar cuando estuve al frente de la Policía de Seguridad Aeroportuaria entre 2005 y 2009.

La crisis derivada de la muerte de Nisman, luego de denunciar a la presidenta Cristina Fernández a través de un escrito en el que fabula que la mandataria ha orquestado y puesto en funcionamiento un “plan delictivo destinado a dotar de impunidad a los imputados de nacionalidad iraní”, acusados de haber perpetrado en 1994 el atentado contra la AMIA, y en el que ni un equipo de antropología forense sería capaz de encontrar delito alguno, abre la posibilidad de encarar una profunda reforma institucional del sistema federal de Inteligencia cuyos ejes deberían apuntar a conformar un sistema de Inteligencia acorde a la seguridad y la defensa democráticas:

1. El cierre de la Secretaría de Inteligencia y la creación de una nueva institucionalidad federal de Inteligencia asentada en tres instancias básicas:

a. Agencia Nacional de Inteligencia, en la esfera de la Presidencia de la Nación, encargada de la producción de análisis estratégicos en materia de seguridad, defensa, asuntos regionales e internacionales, entre otros, pero sin medios propios de obtención de información y sí con un cuerpo selecto de analistas altamente capacitados.

b. Núcleo de Inteligencia Criminal, en el ámbito del Ministerio de Seguridad, a cargo de la producción de la Inteligencia criminal estratégica y del establecimiento y supervisión de los protocolos de Inteligencia de las policías y fuerzas de seguridad federales. Las estructuras y procedimientos de Inteligencia criminal de éstas deben formar parte del sistema operacional de las mismas y la gestión de información debe ser realizada por personal policial en el marco de sus labores ordinarias, tal como hoy existe en la Policía de Seguridad Aeroportuaria, cuyo sistema de Inteligencia criminal es público (Decreto 785/08).

c. Núcleo de Inteligencia Defensiva, en la órbita del Ministerio de Defensa, a cargo de la producción de la Inteligencia defensiva y del establecimiento y supervisión de los protocolos de Inteligencia de las Fuerzas Armadas. La producción de Inteligencia de éstas debe ser táctico-militar y no deberían contar con dispositivos de Inteligencia autónomos a las unidades y a las dependencias operacionales ni constituir una especialidad militar, tal como existen en la actualidad, y asegurando la prohibición de la realización de Inteligencia criminal por parte de las Fuerzas Armadas.

2. El traspaso de las facultades y de los dispositivos de interceptación de comunicaciones hoy monopolizadas por la SI a la esfera del Poder Judicial. Cuando razones urgentes y fundadas de seguridad pública o defensa nacional imponen la necesidad de hacer seguimientos específicos, estos sólo deberían hacerse en el marco de “investigaciones preliminares” permitidas y supervisadas por las autoridades judiciales competentes.

3. La conformación de un nuevo funcionariado de Inteligencia que cuente con un régimen profesional especial, una carrera profesional para el personal de Inteligencia y un nuevo sistema de selección, formación y capacitación del mismo. Ello debería conllevar un proceso de selección y re-encasillamiento del personal actualmente dependiente de la SI.

4. La creación de un Instituto Nacional de Inteligencia dedicado a la selección, formación y capacitación del personal de Inteligencia de todo el sistema federal. Este debe reemplazar a la vetusta Escuela Nacional de Inteligencia, reservorio ideológico y político del mundillo tradicional de Inteligencia en cuyo interior aún no cayó el Muro de Berlín.

5. La desarticulación de la dotación de personal civil de Inteligencia de las Fuerzas Armadas regulado mediante el Decreto 1088/03 y conformación de un sistema de Inteligencia militar estrictamente orientado a la defensa nacional y compuesto por personal militar especializado.

6. La derogación del Decreto-Ley “S” 9.021/63 que instituyó la denominada “Orgánica del Cuerpo de Informaciones de la Policía Federal Argentina” así como del Decreto “S” 2.322/67 reglamentario del primero, y con ello la desarticulación de este verdadero servicio paraestatal de informaciones e Inteligencia compuesto por “agentes secretos” en el ámbito de esta fuerza policial. También debería desactivarse la actual dotación de personal civil “operativo” de Inteligencia existente en las restantes fuerzas de seguridad.

7. La creación de comisiones legislativas especializadas en Inteligencia –una en cada Cámara– abocadas a la regulación y fiscalización de las actividades de Inteligencia, con amplias facultades de conocimiento y control de las estrategias y acciones generales de Inteligencia así como la aprobación de las partidas generales de fondos reservados, superando la quietud e inoperancia de la actual Comisión Bicameral creada mediante la Ley 25.520, cuyas funciones de supervisión son meramente formales.

Este conjunto de cambios requiere de una nueva legislación de Inteligencia que regule las bases conceptuales, jurídicas, orgánica y funcionales del sistema federal de Inteligencia de acuerdo con los parámetros mencionados. Ello amerita que sea convocada una comisión de reconocidos expertos en materia de Inteligencia, seguridad pública y defensa nacional encargada de la elaboración, diseño y formulación del nuevo sistema institucional de Inteligencia. Es nuestro gobierno, con su historia de transformaciones y avances profundos en pos de garantizar los derechos humanos, el único capaz de iniciar el cambio que resulta imperioso encarar en esta materia.

Las estructuras de Inteligencia actualmente vigentes son verdaderos enclaves autoritarios tallados durante épocas dictatoriales. La desarticulación de este “criptoestado” inserto en el sistema democrático debe partir de la apropiación política de la gestión de los asuntos de la Inteligencia, descartando de antemano la tentación de privilegiar a algún grupo de Inteligencia “propio” –civil y/o militar– en detrimento de otro, a riesgo de quedar nuevamente esclavizados en una guerra de patotas siniestras cuyos intereses nunca coinciden con la democracia.

miércoles, 14 de enero de 2015

Posse debería definirse

El precandidato a intendente de San Isidro por el Frente Renovador, Federico Gelay, dijo hoy que "(el intedente Gustavo) Posse debería definir qué candidato presidencial lo representa. No todo es lo mismo: en la política lo importante es ser coherente y preocuparse por la gente”.

Gelay realizó estas declaraciones en referencia a los comentarios de Posse reproducidos por el diario Clarín en los que sugería que Sergio Massa debería secundar a Mauricio Macri.

"Desde 1999 a la fecha Gustavo Posse no ha repetido dos veces seguidas el mismo sello partidario: en 1999 fue con la Alianza, con Fernando de la Rúa como presidente; en 2001, para las parlamentarias, creó su sello vecinal Acción Vecinal San Isidro es Distinto (AVESI); en 2003 fue con Es Posible, que llevaba a Adolfo Rodríguez Saa; en 2005 vuelve a jugar con su sello vecinal; en 2007, con el Frente para la Victoria que postulaba a Cristina Fernández de Kirchner; en 2009, va nuevamente con AVESI; en 2011 fue con el Udeso que impulsaba a Ricardo Alfonsín, y en 2013, fue con el Frente Renovador de Sergio Massa".

"Es hora de que los políticos pongamos nuestros valores y nuestros principios por encima de nuestra conveniencia, como cuando Sergio Massa decidió crear el Frente Renovador debido a que la República y la Constitución estaban en  juego". concluyó‪.