martes, 19 de diciembre de 2017

Reflexiones sobre la seguridad nacional






Por Ignacio Perez Rovere,
Director de Operaciones en Dark Star Group
LinkedIn, 18.12.2017

La reestructuración de la seguridad nacional en la República Argentina requiere una mirada que los coach de liderazgo llamarían “separada del problema”. Una reforma fundacional no va a salir de adentro de las fuerzas. Es importante entender que sería de gran utilidad realizar las modificaciones necesarias para asignar el proyecto a un organismo específico y eventualmente designar un cuerpo de expertos con participación pública y privada ad hoc que diagnostique y planifique una reforma profunda durante el tiempo necesario junto con la implementación de un proceso de transición para mitigar riesgos y a su vez cumplir los objetivos propuestos con el consenso y en coordinación con los actuales organismos.
Autor: Ignacio Perez Rovere, Director de Operaciones de Dark Star Group, analista de Ares World Defense, miembro del Think Tank Defense and Security Group y asesor de entidades privadas y gubernamentales.  ipr@darkstargroup.org
Buenos Aires, Argentina – Tras diversos eventos e incidentes que captaron la atención pública durante los últimos meses en Argentina, como cierta vulnerabilidad detectada en el sistema de seguridad presidencial, objeciones al empleo de fuerzas de seguridad contra manifestantes o grupos minoritarios violentos, y la crisis naval en ciernes, el actual gobierno argentino se encuentra ante el dilema de qué hacer con las estructuras actuales de defensa y seguridad. La estructura cerrada y corporativa de las mismas no estimula la libertad de opinión a sus miembros, por lo que el asesoramiento por parte de la mayoría de los interlocutores militares o de seguridad hacia los políticos, está por lo menos viciado de un conservadurismo o corporativismo que impide la sincera auto crítica, e incluso impiden un sincero diagnóstico o intercambio de ideas.
Es natural que funcionarios de fuerzas armadas y de seguridad en actividad o retirados con prestigio en sus respectivas fuerzas tengan miedo a las acusaciones de sus propios camaradas al plantear reformas que puedan ser entendidas como perder terreno, recibir el apoyo de especialistas fuera de la fuerza de la que pertenecen, priorizar asignaciones presupuestarias a fuerzas o armas ajenas, o simplemente reconocer que se está recorriendo un camino equivocado involucrando a actuales conductores. El mismo problema existe con los consultores independientes, ya que muchos de ellos tienen background en las fuerzas que son objeto de análisis, por lo que tienen un condicionamiento psicológico y social.
Desde el punto de vista de la cooperación, las instituciones (en Argentina y en el resto del mundo) son naturalmente egoístas a la hora de compartir información y recursos con otros organismos, lo que lleva a la duplicación de tareas, la compartimentación de la información y a la generación de vulnerabilidades, que bien podrían ser mitigadas con medidas preventivas y operaciones conjuntas. Muchas de las vulnerabilidades son generadas por guerras internas en busca de aumentar el espacio de poder en las que se perjudican unas a otras. De esta manera las fuerzas toman posiciones de autoprotección, siendo la primera norma que utilizan el no mostrar una debilidad en un área para evitar las reprimendas políticas o que la misión pueda ser asignada a otra fuerza, perdiendo toda capacidad de anticipación a las crisis al no reconocer vulnerabilidades.
Respecto a la especialización y a la posibilidad de conducir planes de reforma a largo plazo, los funcionarios militares rotan demasiado rápido como para estar interesados en cambiar un status quo, sumado a que muchas veces su expertise en una función no elegida sino asignada no es suficiente para comprender el camino para mejorar, y donde pedir colaboración puede ser interpretado como debilidad o incapacidad para su función. Tras muchos años donde existieron negociados y situaciones irregulares por parte de funcionarios militares y de seguridad cercanos al poder, pareciera que hoy es condición suficiente la honestidad y no necesariamente la idoneidad.
Normalmente los funcionarios de estas fuerzas utilizan el discreto consejo de ex miembros de las mismas que tienen, salvo contadas excepciones, una mirada cerrada y antigua de problemas nuevos y dinámicos, manteniéndose en el círculo vicioso, con el agravante de que normalmente tienen opiniones sesgadas por intereses de proveedores de equipos interesados en instalar sus productos. A su vez, los funcionarios de defensa y seguridad descreen de la capacidad de los políticos de cumplir promesas y objetivos a largo plazo, por lo que saben que lo único que les dará seguridad en sus carreras es el estar bien con sus superiores y no el ser sincero con funcionarios políticos que pueden cambiar de puesto o de opinión antes de lo esperado. También se observa como factor retardante que funcionarios políticos fallan en la conformación de equipos de expertos con aptitud para implementar proyectos que impliquen reformas estructurales.
Si el Gobierno Nacional finalmente se decidiera a encarar la reforma estructural mencionada, debería tener en cuenta que la naturaleza de la tarea por delante es sensible y en muchos aspectos confidencial, por lo que deben estar creadas las condiciones para que los equipos de trabajo que participen cumplan con reglamentaciones de acceso a la información, muchas de las cuales no existen en el país. Por otra parte, la opinión pública y en especial el periodismo tienen que entender que no se puede dar un debate tan sensible a puertas abiertas y con libre participación tal como están acostumbrados a ver. Es realmente vergonzoso el nivel de falta de control de la información por parte de miembros de las fuerzas y de los respectivos ministerios, ante cualquier crisis en forma viral cualquier ciudadano cuenta inmediatamente en cualquier red social en la que esté conectado de información confidencial o sensible que fue obtenida por peritos, funcionarios públicos, investigadores etc, y que más allá de poner en riesgo las operaciones, afectan a la reputación de las víctimas o familiares de los protagonistas de las crisis.
Hay un largo camino por recorrer, pero antes de comenzar hay muchas cosas tareas previas que preparar. Menciono a modo de ejemplo algunas de ellas: un profundo diagnóstico de situación que incluya un análisis de riesgos, la formación de equipos de estudio especiales, la definición y/o revisión del sistema de acceso a la información, la confirmación o re definición de objetivos estratégicos y de la misión de las instituciones, la implementación de un plan durante un período de transición, que puede implicar alianzas regionales para mitigar vulnerabilidades, la asignación del presupuesto correspondiente, y probablemente la creación de un organismo de coordinación de estas actividades. A partir de ahí comienza el trabajo. Analicemos estos factores en forma individual.
Diagnóstico
Hay dos aspectos a considerar en un diagnóstico de estas características. El primero es el Análisis de Riesgos, que significa identificar las situaciones equivalentes a las recientemente vividas que con cierta probabilidad de ocurrencia tengan un fuerte impacto (los eventos pueden ser incidentes en plantas nucleares, depósitos de munición, siniestros de aeronaves, actos de terrorismo, emergencias naturales, etc). Tal vez algún incidente de relevancia esté en proceso de ocurrir y pueda ser detectado a tiempo. Por otro lado, existen situaciones coyunturales a identificar como la necesidad de adaptar las Fuerzas Armadas y de Seguridad a las nuevas amenazas y al uso de la nueva tecnología. Hay deficiencias que muchos comparten, pero pocos se animan a mencionar, pero podemos enumerar algunas tomadas al azar en ambos ámbitos:
Ø La necesidad de tener una adecuada capacidad coordinada de respuesta a emergencias (inclusive eventos de terrorismo), lo que requiere la adecuación de la estructura de seguridad nacional y de capacitación de sus miembros. En este aspecto es necesaria la coordinación entre Fuerzas Armadas y de Seguridad.
Ø Una adecuada coordinación operativa entre Fuerzas Armadas, lo que requiere implementar definitivamente el concepto de “conjuntez”, centros de entrenamiento conjuntos con orientación al entrenamiento por misión, bases de datos conjuntas e inteligencia conjunta.
Ø Optimización tecnológica especialmente en lo que significa procesamiento de datos y ciberguerra en el caso militar. En este punto las Fuerzas de Seguridad deben poder contar con bases de datos unificadas y capacidad de chequeo de antecedentes y reporte de incidentes en tiempo real en todo el territorio nacional, y deben poder compartir información con el Poder Judicial Nacional y Provincial.
Ø Desarrollo de la industria nacional de defensa y seguridad. Esto significa un punto muy pocas veces desarrollado: el desarrollo de negocios, lo que significa buscar clientes, participar en eventos internacionales, y comenzar a ser realmente competitivos.
Ø Formación de un cuerpo de investigaciones que opere como organismo anticorrupción de las Fuerzas de Seguridad separado de las mismas. Es claro que el eje de la ineficiencia de las policías especialmente provinciales es la corrupción, muchas veces facilitando o regulando las operaciones del crimen organizado.
Ø Optimización de la seguridad presidencial. La misma tiene varios componentes que no tienen el mejor equipo ni la mejor relación entre sí. Es razonable organizar bajo la misma dependencia jerárquica (Casa Militar), un cuerpo profesional específico que cuente con su centro de entrenamiento, con su política de reclutamiento y con medios propios. Precisamente en este campo existen históricas disputas internas de poder como se mencionó al principio de la nota.
Ø La necesidad de reformular la educación de los cuadros de todas las Fuerzas para que se enseñen herramientas de liderazgo y resolución de problemas y en el caso de las Fuerzas de Seguridad en particular se tenga tolerancia cero al ingreso de aspirantes y cadetes con intenciones poco éticas.
Ø Reforma de las políticas de personal de las Fuerzas, priorizando el ascenso por capacidad y no por permanencia en la misma. Se debe fomentar la educación y capacitación, y ser inflexible en los casos de conductas delictivas.
Ø Re-estructuración de las unidades de las Fuerzas Armadas y de Seguridad. En el primer caso se pueden construir una cierta cantidad de bases conjuntas o “fuertes”, tal como existen en las FFAA Americanas (Fort Bragg, Fort Benning) con participación conjunta y/o interarmas y medidas de seguridad de infraestructura crítica. Hoy existen números regimientos o bases con mínima seguridad perimetral, sumamente vulnerables en caso de conflicto a las operaciones especiales de enemigos o insurgentes, y con una importante complejidad logística. Muchas veces estas bases o regimientos están cerca geográficamente entre sí, pero lejos de los elementos logísticos que necesitan. En la distribución territorial existen grandes unidades de combate alejadas de aeropuertos y de puertos, y así hay una gran cantidad de ejemplos, viéndose esta división inclusive en el territorio antártico.
Como se puede ver fácilmente al enumerar sólo algunos ejemplos que son la punta de un iceberg, se debe estudiar, catalogar y enumerar detalladamente aquello que no funciona dentro de las fuerzas, y desarrollar aquellas capacidades que no están implementadas, para lo que hay que basarse en modelos de éxito, lecciones aprendidas en operaciones por parte de otras fuerzas adaptadas a la realidad, y una profunda comprensión de los objetivos y proyectos políticos de los próximos años. Es claro que el camino es largo y profundo, y que lejos están las soluciones políticas que solo buscan contentar a la prensa y contener a los ciudadanos disconformes, a las que hemos estado acostumbrados en las últimas décadas. Como ejemplos de estas soluciones falsas están en el área seguridad la compra y exhibición de patrulleros por parte de intendentes y gobernadores, la reincorporación de policías retirados para aumentar el número y no la calidad, y ante los incidentes de delincuencia con víctimas los frecuentes cambios de cúpulas en sus cúpulas. En el campo de las Fuerzas Armadas el re-potenciamiento de material no prioritario. Pero el problema parece ser sistémico y no solo de funcionarios a reemplazar. ¿Qué es lo que falla? Las fuerzas tienen una organización y misión, pero principalmente un sistema de educación que debe ser adaptado a nuevos escenarios. El esquema actual fue diseñado para otras realidades y lo mismo le ha ocurrido a muchos otros países. Es natural que por las características mencionadas en estas instituciones los cambios no sean graduales y constantes sino que cada cierto período de año se deba reformular las misiones y estructura de las mismas, y cabe mencionar que hay ejemplos significativos de países vivieron estos desfasajes (lo hizo el Ejército Americano tras la guerra de Vietnam hasta adaptarse finalizados los ochenta, o el Ejército Inglés en los 80 re definido para cumplimentar la misión de lucha contra el terrorismo, el sistema de seguridad americano que tuvo que crear el Department of Homeland Security para crear la faltante “conjuntez” entre sus fuerzas lo que había permitido el accionar terrorista el 11 de septiembre, o la creación del nuevo Scotland Yard para combatir la corrupción policial e ineficiencia de la anterior institución en Gran Bretaña). Todos esos proyectos de cambio partieron de una crisis, de un informe de diagnóstico y de un plan.
Grupos de estudio especiales
Los mencionados países en numerosas oportunidades han atravesado estos cuellos de botella adoptando soluciones disímiles, ninguna mágica o inmediata, la gran mayoría dinámica y a largo plazo, pero con la firme decisión de llevarla a cabo. 
Es interesante analizar el caso de los Estados Unidos de Norte América, donde el gobierno utiliza organizaciones promocionadas sin fines de lucro con participación privada como la RAND Corporation o la estatal DARPA, quienes permanentemente investigan y fomentan descubrimientos técnicos que brinden soluciones a las fuerzas armadas y de seguridad, cuyos estudios y opiniones de asesores son tomados en cuenta tanto en las decisiones de los altos mandos como en el campo parlamentario. Normalmente producen “White papers” o informes que son puestos a disposición de los funcionarios, y fomentan la participación de todos los ciudadanos o empresas como medio de canalizar sus ideas cuando puedan aportar soluciones hacia los receptores adecuados.
Argentina tiene una oportunidad de favorecer este tipo de organizaciones, creando un Think Tank específico para las áreas de estudio, donde tanto representantes de la industria como expertos en determinadas áreas debatan y documenten soluciones superadoras en sus áreas de expertise, y sin fines de lucro, puedan colaborar con la gestión pública. De esta manera cuando tras algunos años de implementación haya funcionarios de defensa o seguridad los actuales funcionarios de defensa y seguridad se encuentren retirados o en otros destinos, la continuidad del proyecto puede estar asegurada.
Otra forma de encarar soluciones observada cuando no se tiene definición de las mismas, pero se conocen los objetivos y el presupuesto a asignar, son concursos públicos donde se invita a contratistas privados a desarrollar proyectos. A diferencia de licitaciones donde se solicitan requerimientos particulares, en este caso se pide una solución a un problema genéricamente. Un ejemplo es el proyecto de control de fronteras en los Estados Unidos (DHS SBI), donde Boeing, Northrop Grumman, Lockeed Martin y Ericson desarrollaron durante meses a costo propio propuestas que solo tenían como lineamientos objetivos concretos y un presupuesto acotado. Una vez descartados otros competidores los mencionados cuatro tuvieron que presentarse a la correspondiente licitación, hasta que finalmente participaron en la selección final. De esta manera algunas empresas propusieron muros con sensores, otros vigilancia virtual, otros una combinación de torres con vigilancia electrónica complementados con patrullas, pero cada uno añadía su know how y creatividad enfocadas a obtener un resultado. Lo mismo pasa cuando se definen sistemas de armas complejos. La Fuerza Aérea Americana antes de asignar el ganador de un proyecto solicita el plan y el prototipo, así es el caso del proyecto ATF (avión táctico avanzado) de la USAF para el desarrollo del avión de combate invisible táctico en el que inicialmente seis empresas, Lockheed, Northrop, Boeing, General Dynamics, y McDonnell Douglas presentaron sus ideas, y las dos primeras desarrollaron sus prototipos para quedarse finalmente la primera con el proyecto. El primer pedido a las seis empresas que calificaron fue asignado y pagado como un estudio. De ahí surgieron muchas definiciones e ideas que optimizaron y enriquecieron el plan original de la Fuerza Aérea. La razón de este formato es que a veces el know how de las empresas es superior al de los funcionarios y por eso éstos solo definen la misión y funciones y aquellos la tecnología a emplear.
En la actualidad no resulta fácil encontrar equipos competentes dentro de los ministerios que sin la participación de un proveedor o la actualización de un documento pasado puedan definir requerimientos para una licitación, con una mirada objetiva. Como ejemplo, las fuerzas están acostumbradas a renovar o hacer mantenimiento de material de las mismas características que el que han venido usando, sin embargo, el proponer soluciones novedosas sería el último camino que tomaría aun equipo técnico en la formulación de requerimientos de una licitación. De esta manera es esperable que personal de logística de un ejército solicite utilizar parte del presupuesto para el mantenimiento de diversos regimientos o bases, pero resulta poco probable que en el mismo nivel se pueda proponer la venta de bases dispersas y la creación de unidades tipo “fuerte” como los mencionados en el punto anterior, primero porque probablemente no esté en sus atribuciones el opinar sobre este tipo de decisiones, segundo porque militares en actividad y retirados probablemente se opondrían o al menos tendrían miedo de manifestar su apoyo, por las objeciones naturales: razones históricas, desconfianza de que los políticos no utilicen los recursos obtenidos de unas ventas en la consecución del plan original, malestar de las poblaciones locales ante los cambios, etc.
Un Think Tank podría tener la autonomía e independencia de criterio suficiente para pensar libremente sin miedo a represalias, y normas de regulación interna pueden aplicarse para evitar la influencia de proveedores particulares en la conformación de los documentos.
Confirmación o re definición de objetivos de las instituciones
Durante los últimos cuarenta años han cambiado varias veces los objetivos y misión de las Fuerzas Armadas y de Seguridad. De estricta definición política, es necesario que se rectifique o ratifique las actuales misiones. Las mismas determinarán el tipo de equipamiento y entrenamiento a implementar. El combate contra el terrorismo en lugares remotos puede requerir la optimización de las fuerzas especiales y la adquisición de equipo especial, así como la educación de los operadores y analistas de inteligencia en idiomas específicos y tácticas especiales. La participación en una alianza regional puede requerir de una capacidad especial que complemente la de otros países, y que puede cambiar la balanza de prioridades (puede ser el transporte aéreo, la capacidad anfibia, la protección del espacio aéreo, etc).
Cualquiera de los mencionados ejemplos requiere una prioridad a la asignación de presupuesto para reequipamiento, es claro que cualquier especialista de las Fuerzas Armadas va a solicitar el material del arma o servicio al cual pertenece, pero en este caso hay que priorizar aquel material que cumpla con los objetivos estratégicos nacionales fijados por el poder político, entre ellos los acuerdos de defensa que se lleven adelante y los compromisos ante organismos internacionales como Naciones Unidas que existan y/o se tomen.
Implementación de un período de transición
Una vez clara la misión, hay que trabajar en el plan para ejecutarla. Luego del diagnóstico inicial, quedará claro que algunos de los objetivos requerirán años para adquirir o recuperar la capacidad necesaria. Es posible que durante ese lapso se deban tomar medidas de transición: alianzas regionales o con algún país en particular (por ejemplo si el diagnóstico determina una vulnerabilidad en la capacidad de control del espacio aéreo, se pueden lograr acuerdos con países que si lo pueden hacer), alquiler de equipos, utilización de medios en funciones no naturales (utilizar aviones de transporte acondicionados para vigilancia marítima), y compra de material para utilizar durante dicho período (ejemplo, drones para vigilancia hasta cubrir determinada área frontera con radares).
El plan de transición debe prever, evitar o mitigar la ocurrencia de futuros desastres o crisis. Es probable que actualmente existan situaciones de riesgo no informadas o no descubiertas, tanto en lo referente a material como a personal.
Implementación de condiciones apropiadas
Hay ciertas condiciones necesarias para la implementación de este tipo de proyectos que se deben identificar e implementar. La definición de un sistema de acceso a la información implica la existencia de una legislación nacional unificada de acceso a la información permite disipar las dudas de la cooperación privado – gubernamental. Esto significa asignar categorías de acceso a la información por niveles y por proyectos que se puedan esparcir horizontalmente a través de diversos organismos o ministerios, sin necesariamente dar acceso a todas las jerarquías superiores de los mismos (verticalismo). Para dar un ejemplo: si hubiera un proyecto de seguridad presidencial, debería tener acceso al mismo el personal militar y policial o de otras fuerzas afectados, pero no necesariamente personal superior en jerarquía de las respectivas fuerzas no asignados al proyecto. De la misma manera que un técnico de mantenimiento de infraestructura crítica (una central nuclear por ejemplo), puede tener acceso a planos y a lugares dentro de la central, y un científico del estado o un funcionario del Ministerio de Seguridad que no esté asignado a la misma no debería tenerlo. Esta compleja clasificación de información está regulada en Estados Unidos por el sistema conocido como “Clearance” o autorización, regulado por la OPM (Office of Personal Management). En todos los países de la OTAN existen sistemas similares. Técnicos de Boeing tienen acceso a información sobre misiles nucleares que comandantes de la Fuerza Aérea Americana no tienen, técnicos de BAE Systems tienen acceso a información de buques británicos que personal de la realeza no tiene, miembros del gobierno tienen acceso a información sobre crisis que periodistas no tienen. Establecidas las condiciones para el trabajo en conjunto, los proyectos son posibles.  
En el caso del empleo de las Fuerzas de Seguridad, la existencia de un comando operacional conjunto o incluso un nuevo organismo (para los interesados ver referencias de Department of Homeland Security) para que ante ciertas crisis (manifestaciones violentas, alertas de terrorismo o fugas de personal peligroso) se pueda coordinar la acción de diversas policías o fuerzas de seguridad, la implementación de niveles de alerta para diferenciar el estado de despliegue y alistamiento de las fuerzas (por ejemplo ante la situación de violencia frente al Congreso ocurrida recientemente, un sistema de alerta nacional pudo haber subido el nivel y el día de los incidentes pudo haber activado un protocolo de bloqueo de acceso impidiendo la llegada de buses con activistas, o comunicados de prensa pudieron haber sido disparados para prevenir a la población o comerciantes de operar en la zona, etc).
Otro ejemplo de condiciones necesarias es el incentivo privado para la industria y consultoría de defensa y seguridad. La exención o alivio impositivo para quienes emplean ex funcionarios de las fuerzas o participan de programas estatales, los premios a las ideas innovadoras mediante el patentamiento gratis, los premios a la calidad con beneficios o becas para capacitación, la aceptación local de certificaciones internacionales, y principalmente las penalidades a quienes no cumplen con la legislación vigente, o persiguen conductas corruptas etc.
Puestos y funciones a crear
Es probable que, para solucionar los problemas comunicacionales, de coordinación y reporte, la única forma de mantener informado al Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, o sea el Presidente de la Nación, sea la creación de un puesto que cumpla la función de Asesor de Seguridad Nacional. Una suerte de Ministerio o Secretaría independiente que pueda coordinar y recibir información en tiempo real sobre la situación de defensa y seguridad, que participe y lidere los comités de crisis y que siga de cerca las operaciones y crisis en curso, y que además actúe como órgano de asesoramiento en estas materias. Este puesto permitiría evitar las respuestas automáticas o informes suavizados, y podría ser el organismo que regule un equipo de trabajo para reformas profundas. El perfil del funcionario debería ser el de un buen y eficiente director de proyecto al que el gobierno le tenga plena confianza y que tenga capacidad de generar empatía con actores diversos. Estos puestos existen en otros gobiernos, muchas figuras internacionales como Henry Kissinger, Zbigniew Brzezinski, Colin Powel, Hilary Clinton, Madelaine Albrigth o Condolezza Rice han ocupado los mismos.
Conclusiones
Es común en los diálogos entre militares o miembros de las fuerzas de seguridad y los funcionarios de los respectivos ministerios el solicitar una lista de requerimientos materiales y aumento de haberes como norma si es que tienen oportunidad de manifestar sus preocupaciones. Sin embargo, la mejor respuesta que podría recibir el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas ante la pregunta de cómo mejorar y solucionar los problemas existentes en el ámbito de la defensa y la seguridad debería ser: “necesito tiempo, un diagnóstico y un equipo para responderle”. La frustración tras muchos años sin resultados y la irresponsabilidad y falta de profesionalismo de muchos funcionarios generó el irónico lema “si quieren que no se solucione un problema formen una comisión”, pero se debe salir del pasado y comenzar de forma inmediata a generar el cambio.
Es probable que cuanto mas se ascienda en la escala de poder político, los funcionarios que lean este artículo prefieran escuchar en vez del mencionado camino metódico, los clásicos “bullets” o diez soluciones mágicas que si se implementan cambiarían la realidad, pero lo cierto es que no se deben confundir tareas con el plan en sí mismo y lo cierto es que no hay diez soluciones mágicas sino un largo camino por recorrer. Creo que definitivamente llegó el momento de buscar soluciones originales como formar un Think Tank de Defensa y Seguridad que pueda colaborar con el desarrollo nacional y con llevar el peso del mencionado camino, o crear un puesto específico de Asesor de Seguridad Nacional que pueda coordinar una reforma fundacional.


Ignacio Perez Rovere
Asesor de defensa y seguridad. Fue oficial del Ejército Argentino y trabajo en con las Fuerzas de Paz de Naciones Unidas en 2002 y 2003 interactuando con miembros de fuerzas de diversos países. Posteriormente se dedicó a la seguridad especial y la gestión de crisis en países remotos, es actualmente asesor de seguridad en entidades privadas y gubernamentales en Latinoamérica.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Las preguntas importantes


La Humanidad vive por estos días los intensos movimientos propios de un cambio de época.
Las innovaciones tecnológicas fueron tan disruptivas que modificaron la cultura misma del hombre.
Las comunicaciones achicaron las distancias y aceleraron vertiginosamente los procesos científicos.
Las concepciones humanas del modernismo, primero, y industrialismo después fueron la piedra angular que le permitió al hombre acceder a la informática y las telecomunicaciones, que multiplicaron sensiblemente los procesos cognitivos.
La consecuente explosión científica produjo innovaciones que hoy presentan interrogantes filosóficos, antropológicos, éticos y hasta teológicos, como los que emergen del campo de la biotecnología y de la medicina, entre tantos otros.
Emergieron nuevas hipótesis que, hasta tanto no se consoliden en conocimiento, constituyen una explicación preliminar, inexacta o, como se dice ahora, un relato.
Los acontecimientos son tan veloces que no se terminan de comprender las nuevas realidades que estas vuelven a cambiar.
Las nuevas tecnologías cambian la forma en que el hombre opera: lo que hace, los motivos por los cuales se moviliza, a dónde, con quiénes se reúne, para qué, etc.
Concretamente, se puede observar el impacto de las innovaciones tecnológicas en el ámbito social; luego, en el económico y, finalmente, cómo se traduce todo eso institucionalmente en el terreno político.
Puntualmente, cabe preguntarse:
¿Cuáles son las tecnologías paradigmáticas de los años venideros? ¿Las telecomunicaciones, la informática, la biotecnología, la nanotecnología?
Suele indicarse que son las de la información y el conocimiento. En tal caso, ¿es la inteligencia artificial el principal desafío del hombre? ¿Puede el hombre perder el control del proceso cognitivo? ¿A dónde conduciría semejante crisis?
¿Cuáles serán los insumos fundamentales para llevar adelante esa empresa: la energía, el conocimiento, la robótica, los minerales, el capital? ¿Y cuáles los críticos: el agua, los alimentos, el espacio físico, el aire, el suelo?
Son cada vez más frecuentes e intensas crisis financieras; los procesos de intercambio de información financiera, los progresivos blanqueos y las investigaciones y filtraciones a la prensa, parecen estar tan orientados a combatir el terrorismo como a encontrar capitales ocultos del sistema internacional, y finalmente, la aceleración del proceso de concentración y mejoras competitivas sectoriales parecen llevar al capitalismo a un estadio de grandes corporaciones públicas (indistintamente, de capital privado o estatal), ¿qué será del mundo privado o particular? ¿Cómo se organizará el sistema económico
¿Cómo será el futuro del trabajo? ¿Qué hábitos alimenticios o habitacionales necesitará? ¿Qué pertrechos utilizará? ¿cómo será su vestimenta o su movilidad? ¿Será completamente urbano, como parecería? ¿Qué pasará con la ruralidad?
¿Cómo se relacionará este hombre con sus semejantes, con la naturaleza y con Dios?
¿Cuáles serán los motivos de su socialización? ¿Con quiénes, de qué forma y para qué se reunirá con otros? ¿Cómo será su familia? Porque aumentan sensiblemente en las grandes urbes las viviendas habitadas por una o dos personas. ¿Cómo incidirá eso en su propagación? ¿Habrá culturas que crecen y otras que decrecen? ¿Cuáles podrían ser y porqué? A los musulmanes se los ve aumentando en volumen y se expanden más allá de sus antiguas fronteras, en desmedro de la llamada civilización occidental y cristiana. ¿Qué pasará en Asia, Oceanía y Africa?
La globalización derivada de la mejora en las comunicaciones prácticamente borró muchas fronteras. Se creó una nueva clase de ciudadanos del mundo, que pueden vivir en cualquier punto del globo como en su casa y que reconocen como Patria al sitio en el que fueron educados. Paralelamente, hay expresiones violentas que intentan frenar o, al menos, desacelerar el proceso (Trump, Brexit, los nacionalismos del siglo XXI, que van en defensa de los sectores primarios y secundarios de la economía y de las antiguas tradiciones). ¿Cómo se organizarán política e institucionalmente los pueblos? Europa es un claro objeto de la fragmentación interna de una nación de dimensiones continentales. ¿Qué pasará en América? ¿Y esos nuevos estados serán más democráticos o más republicanos? Porque la desaparición de las estructuras de intermediación y la acción de los medios masivos sobre los individuos han creado sistemas cuasi plebiscitarios.
Por momentos siento que estos son los únicos interrogantes que vale la pena responder.+

sábado, 9 de septiembre de 2017

Algunas definiciones políticas


Un pueblo está conformado por gente que comparte una misma cultura y tiene una historia común.
La patria es la tierra de origen. Es la materia que recrea la memoria popular.
Una sociedad es un conjunto de familias entrelazadas por relaciones familiares, económicas o que comparten intereses o necesidades.
Una nación es un proyecto de vida en común.
El Estado es el instrumento de transformación política de una nación.
Una república democrática es una forma de gobierno. Puede haber teocracias, democracias o autocracias, si el poder deriva de Dios, del pueblo o de la persona del gobernante; y monarquía, despotismo o república, si el poder lo detenta un monarca con ciertos controles institucionales, un déspota o una persona elegida por el pueblo sujeta a un contralor institucional.
Un partido es un grupo de individuos que aspiran a manejar el Estado o parte de él. Hay partidos personalistas, programáticos, sectoriales, de clase o ideología.
El poder es la capacidad de decidir y/o de hacer. Al ejercerlo hay que compatibilizar medios y fines; aquellos suelen ser escasos y éstos, ambiciosos.
La politica, en una república democrática, es construir consensos mayoritarios. Las decisiones, muchas veces, ponen en tensión valores tales como libertad y autoridad o equidad con individualismo.

jueves, 24 de agosto de 2017

Educación trascendente

Ningún argentino ni residente puede sentirse discriminado por el catolicismo, porque está en nuestro país desde sus orígenes.
Al contrario, un argentino que debe poner a su hijo en una escuela pública podría sentirse discriminado por no poder elegir una mejor educación.
Los creyentes entendemos que la vida es trascendente, por lo que excluir a la religión de la currícula es una disminución en la oferta educativa.
El mundo, como dice el editorial de La Nación ya está percatándose de eso y no vuelve a atrás.
Dios no permita que estos trasnochados se salgan con la suya, por el bien de los chicos.+



Educación religiosa y facultades provinciales

El respeto por las normas y las tradiciones enraizadas, mientras éstas no establezcan imposiciones, no puede considerarse un acto de discriminación


La Corte Suprema analiza un recurso extraordinario planteado por padres de alumnos salteños contra la legislación de esa provincia en materia de educación religiosa. Concretamente, contra un artículo de la ley de educación provincial, sancionada en 2008, que señala entre sus objetivos "brindar enseñanza religiosa, la cual integra los planes de estudio y se imparte dentro de los horarios de clase, atendiendo a la creencia de los padres y tutores quienes deciden sobre la participación de sus hijos o pupilos".
Los apelantes sostienen que la norma es discriminatoria para quienes no profesan la religión católica, cuyos postulados están, en mayor o menor medida, incorporados a la formación de los alumnos.


Es curioso el planteo contra la ley salteña, en tanto contraría la tendencia mundial que se inclina por el aumento de la enseñanza religiosa en las escuelas públicas en muchos países, sobre lo que da cuenta la Unesco, siempre y cuando no se imponga a los alumnos la adhesión a una confesión determinada con fines de adoctrinamiento. El Tribunal Europeo para los Derechos Humanos acepta la transmisión de conocimientos religiosos siempre que se respeten las convicciones individuales y no se caiga en proselitismo religioso. A su vez, el Pacto de San José de Costa Rica reconoce el derecho de los padres a que sus hijos reciban educación religiosa y moral según las propias convicciones.

Nuestra Constitución nacional invoca, desde el Preámbulo, la "protección de Dios como fuente de toda razón y justicia", y afirma que nuestro país sostiene el culto católico, apostólico y romano, reconociendo a nacionales y extranjeros el derecho de profesar libremente su culto. Establece también que el presidente y el vicepresidente, al momento de tomar posesión del cargo, prestarán juramento "respetando sus creencias religiosas". Lo taxativo del texto no deja dudas acerca del respeto hacia las distintas variantes que el fenómeno religioso adquiere en nuestro ordenamiento jurídico. La ley fundamental reserva a las provincias el derecho de darse una Constitución que respete los principios de la ley suprema nacional y les delega la educación, la administración de justicia y el régimen municipal.

Una ya centenaria tradición histórica provincial desde 1889 establece que la educación católica es obligatoria en las escuelas salteñas, "siendo atributivo de los padres consentir o no dicha enseñanza", sin siquiera necesitar fundamentarlo, lo cual coincide con las regulaciones europeas y descarta la idea de la discriminación. Nótese que hablamos de transmisión de conocimientos teóricos y no de prácticas religiosas en clase. La Constitución provincial de 1986 establece para los hijos y pupilos de padres y tutores el derecho de recibir en la escuela pública la educación religiosa "que esté de acuerdo con sus convicciones", transcripción de la Convención Americana de los Derechos Humanos. Por tanto, Salta ejerce una facultad no delegada desde el gobierno federal y no pueden serle impuestas normas que la contradigan.

Una educación integral no puede prescindir del fenómeno religioso y sus contenidos esenciales. El Estado tiene el deber de ofrecer a los padres la educación religiosa que ellos decidan y, en esto, lejos de discriminar u ocasionar un perjuicio, iguala a todos en las posibilidades de acceso a esa formación. En el caso de Salta, al inicio del ciclo lectivo los padres reciben un formulario para apuntar si desean o no que sus hijos reciban educación religiosa y de qué credo, junto con la indicación de qué desean que hagan sus hijos en ese horario, sin excluirlos del aula. Muchos hijos de familias de credo evangélico reciben así la educación religiosa solicitada, impartida por docentes aprobados por el Consejo de Pastores Evangélicos local.

No hay duda respecto de que la amplia mayoría de la población salteña adhiere a la educación religiosa en las escuelas públicas, con las aludidas limitaciones. De allí, pues, que no parezca razonable que, so pretexto de invocar una supuesta discriminación, se quiera imponer de manera uniforme la educación laica contrapuesta al corte pluriconfesional.

La autonomía federal habilita a que se incluyan preceptos que no integran la ley nacional marco. Cualquier tentativa en contrario afectaría gravemente la sana independencia de los poderes que rige nuestro sistema republicano y federal. El respeto por las normas que nos rigen y las tradiciones enraizadas, la tolerancia y la libertad de ejercicio de culto, en tanto no establezcan imposiciones, son todo lo contrario a un acto de discriminación.

sábado, 12 de agosto de 2017

¿Sirven las elecciones?

Las declaraciones que hace unos meses emitió la vicepresidente de la Nación, Gabriela Michetti, sobre la conveniencia de evitar las elecciones de término intermedio me llamaron mucho la atención justamente por venir de una persona formada en las ciencias políticas (es licenciada en Relaciones Internacionales de la USAL) y debido a su alta jerarquía institucional.
Pero luego llegaron críticas al costo de las PASO desde otros sectores del oficialismo, muy cercanos al Presidente de la Nación; de hecho, trascendió que se hicieron gestiones ante la Justicia para evitarlas.
Referentes indiscutibles de los principios republicanos, como el diario La Nación, editorializaron en esa línea.
En fin, sería extenso enumerar a los críticos de la elección primaria. Yo tampoco soy defensor de este sistema que simplifica las opciones y deja afuera a las pequeñas representaciones políticas, pero escribo este posteo para hacer destacar que la política ha perdido tanto peso específico, al punto de desconocer hasta sus propias iniciativas.
Esta ley de elecciones primarias intentaba resolver la falta de entidad de los partidos, que ya no podían dirimir sus candidaturas, por lo que procuraban un sistema que evite la dedocracia. Lamentablemente, son muy pocos los que han utilizado el mecanismo con esa intención y abundó el mecanismo arbitrario de la lista única. Cabe preguntarse si aún existen los partidos políticos y si, en consecuencia, no deberíamos repensar el sistema constitucional de que mejor respete la representación política de los argentinos; o si, por el contrario, no quisiéramos avanzar en la dirección de la democracia directa.
Pero esto de producir legislación para que no alcancen su plena vigencia es tristemente superficial. El jefe de Gabinete y su sistema parlamentarista de gobierno, el tercer senador, el defensor del pueblo, la ley de financiamiento de los partidos políticos, las PASO, los cupos femeninos y el voto adolescente, son sólo algunas de las figuras establecidas en los últimos 25 años.
Los políticos debemos tomarnos más seriamente y hacernos respetar, si no queremos ceder a otras formas de gobierno.

lunes, 26 de junio de 2017

Ambiente, infraestructura y éxodo rural


Por Prof. Horacio Miguel Lenz

La Argentina es un país extenso de variados paisajes naturales, con una
vegetación natural que fue siendo modificada por la actividad humana a medida
que el territorio se fue ocupando por una población de base migratoria.
Nuestro País está ubicado en el cono sur del continente y se asienta sobre tres
conformaciones geomorfológicas: 1) al Oeste el sinclinal andino (Cordillera de
Los Andes), Sierras Subandinas y Sierras Pampeanas; 2) al Este el Macizo
de Brasilia; y 3) al Sur el Macizo Patagónico. Entre ese trípode quedo un espacio deprimido que se fue llenando de sedimentos
acumulados en pila, y que a lo largo de los tiempos geológicos conformó lo que
hoy se denomina la llanura chaco-pampeana, superficie de más de un millón de
kilómetros cuadrados que se proyecta en cuanto a su extensión hasta el Paraguay
y el Brasil.
Esta planicie sedimentaria va disminuyendo en altitud de Oeste a Este y es
surcada por una red hidrográfica escasa, pero que contiene unas de las cuencas
de agua dulce más importantes y voluminosas del planeta con sus 3,2 millones de
km2: la Cuenca del Plata. La llanura tiene variantes suaves, suelos planos con
cursos de agua con meandros y aguas estancadas e impedidas de drenar hacia el
Océano Atlántico no solo por la tenue pendiente, sino también porque el borde
costero sobre-elevado y con una prolongada líneas de dunas actúa como dique
natural.
Esta situación de escaso drenaje de las aguas superficiales, más el ciclo de lluvias
que van aumentando de Oeste (400 mm) a Este (1000 mm), genera, en gran
medida, las dificultades que venimos atravesando desde hace tiempo con
las inundaciones, que se manifiestan con desbordes de ríos o lagunas cuyas
cuencas no pueden contener, por el escaso escurrimiento, el total de agua caída,
en especial cuando cae en un lapso de tiempo muy corto y en forma de chubasco
intenso.
Además, la región de la Llanura Pampeana es un área que a partir de la
ocupación del territorio tiene una continuidad poblacional con escasos espacios
vacíos, y la actividad del hombre ha impactado e impacta en las modificaciones
ambientales. Las zonas extrapampeanas cuentan con el 25% de los caudales de
aguas superficiales y el 67% del territorio y se fueron integrando de modo desigual
a la economía del país a partir de oasis de desarrollos sin continuidad poblacional
en la ocupación del espacio.
A estos hechos descriptos en los últimos años se sumó un nuevo elemento que
fue la incorporación al sistema productivo la siembra directa y los transgénicos en
las semillas, lo cual evita -para bien- la erosión eólica e hídrica, pero perjudica la
permeabilidad del suelo, contribuyendo así a las inundaciones con mayor facilidad.
El resultado de estas dificultades se está viviendo hoy con varias provincias
atravesando problemas de carácter hídrico, debido a desbordes de ríos por
aumento de lluvias de verano o descongelamientos de ríos de montañas en sus
nacientes del mismo periodo estival y la falta de áreas aliviadoras que sirvan de
contención para sobrantes hídricos en periodos críticos. Buenos Aires, Santa Fe,
Catamarca, Misiones, Chubut, Tucumán, La Pampa, Salta, Jujuy y Corrientes
fueron declarados en emergencia hídrica por 180 días por el Senado y la Cámara
de Diputados de la Nación, y por ahora falta la promulgación por parte del Poder
Ejecutivo Nacional.
La situación geomorfología detallada, junto a modificaciones mínimas de los
regímenes de lluvia, el uso del suelo de modo intensivo, el desmonte de boques
nativos sin reforestación y, en la Patagonia, la combinación de lluvias de
chubascos en suelos sin tapiz vegetal, constituyen un conjunto de razones que
afectan el desarrollo de actividades económicas que perjudican la vida de la
población que, en el mejor de los casos, tiene como horizonte más conveniente:
comenzar de nuevo.
Los caracteres de perfil geomorfológicos combinados con aspectos climáticos y
una falta de planificación de carácter espacial, generan invariablemente un éxodo
de las zonas rurales hacia centros urbanos: la población rural disminuyo del
17% en 1980 al 11% en la actualidad. Además, a mediados de la década del ‘90
los avances tecnológicos en la producción granaría redujeron drásticamente el
tiempo de trabajo directo por hectáreas y limitaron la duración de las labores
agrícolas a unas pocas semanas al año, e incluso a unos pocos días cuando la
extensión de la explotación es pequeña, lo cual hizo menos necesaria la
proximidad entre el lugar de residencia de los trabajadores agrícolas y el lugar de
trabajo. Estos cambios en la producción agropecuaria, el avance tecnológico y la
retracción de la explotación familiar tienen como correlato el abandono de amplias
zonas rurales por parte de la población.
Desde fines del siglo XIX, los procesos migratorios de ocupación del territorio
estuvieron sostenidos por la creación y ampliación de la red ferroviaria así como la
incorporación de nuestro país al comercio mundial. La red de casi 10 km en 1857,
alcanzó los 38.122 km en 1930, cuando transportaba más de 34 millones de
toneladas. En la década del ‘40 la red ferroviaria alcanzó los 42.500 kilómetros,
logrando transportar 45 millones de toneladas. A partir de la década del ‘60 el
ferrocarril no solo comenzó a perder volumen de carga, sino que experimentó un
deterioro progresivo en el estado de la red y el material rodante. Hoy el ferrocarril
mueve no más del 5% de la carga total.
Esta disminución de la capacidad de carga se trasladó en un gran porcentaje al
transporte de vial, congestionando el sistema, retrasando el comercio,
contaminando el medio ambiente y aumentando la siniestralidad. Este modelo de
disminución de injerencia de la red ferroviaria en el comercio interior produjo
también un importante éxodo rural y la desaparición de más de 200 poblaciones
chicas en la pampa húmeda.
El avance tecnológico como un elemento potenciador de la productividad es
también causante de la migración poblacional de zonas rurales a los grandes
centros urbanos. Y si en nuestro país le agregamos una red de comunicación y
transporte deficiente por falta de inversión, los conflictos de concentración
demográfica, por carencia de oportunidades, se aceleran desplazando un
gran número de poblaciones a espacios restrictivos en ofertas de bienestar.
Para comenzar a resolver esta compleja situación, se torna necesario abordar las
dificultades ambientales y económicas con un plan donde se ponga el centro en
una política de estabilidad poblacional en una primera etapa, para pasar luego a
una política demográfica de ocupación del territorio de modo equilibrado y
tendiendo a desarrollar áreas con balances humanos y ambientales más
sostenibles.
Argentina debe tener un plan estratégico donde el centro sea el hombre. Para
llevarlo adelante hay que combinar una política agrícola con productividad y valor
agregado en origen; una mejora del transporte de carga con complementariedad
nodal; y una visión más amplia de la manejo del agua combinando los canales con
reservorios, que permitan contener el agua dulce en estanques naturales y que a
su vez sean utilizados como fuentes de desarrollo económico a partir de ellos. Se
torna necesario que este trípode debe unir y ser el soporte de una estrategia de
desarrollo donde la Argentina se vincule al mundo a partir de ser un proveedor de
alimentos a escala global. La ocupación del terreno de modo más equilibrado
demográficamente, no solo mejora la calidad de vida de las poblaciones sino que
a su vez mejora las oportunidades de inversión más descentralizada y abre
oportunidades de trabajo en un sector de proyección infinita. La Argentina tiene el
desafío de atender parte importantes de la demanda futura de alimentos de vastas
regiones del planeta. Esta situación exige incrementar la productividad y ampliar la
frontera agrícola transformando estepas desérticas en praderas inducidas e
incorporar estas tierras al sistema de producción.
De esta manera nuestra política internacional a escala regional debe de estar
asociada al concepto bioceánico de comunicación con los océanos Pacífico y
Atlántico. Nuestro País debe potenciar la infraestructura de dos áreas de paso
trasandino: Una por el Paso de Jama para desde ahí, sacar, la producción del
Norte Argentino, Bolivia, Paraguay y Brasil; y el otro en el sur, en el segmento
superior de los Andes Patagónicos para exportar la producción pampeana y
patagónica, permitiendo de la misma manera que la Republica de Chile tenga
ventanas exportables en el Atlántico. Pero ¿Por qué decimos desde un puerto
chileno en la latitud norte de los Andes Patagónicos? La estructura geomorfológicade cordillerana en ese tramo los hace más fácil de atravesar: son dos cordones
paralelas relativamente bajos, con valle longitudinal y surcado por valles
transversales de escasa altitud. Esto beneficia la construcción de pasos
cordilleranos a cielo abierto, bajando costos que evitan los túneles de montaña y
a su vez los hacen más seguros por la dificultad sísmica del área.
Las dos ventanas de exportación desde las plataformas chilenas deben ser un
elemento central en la vinculación estratégica con los hermanos del país
trasandino. Esta debe ser nuestra política regional para Sudamérica, sumando
el Mercosur y la Alianza del Pacifico, configurando una integración continental de
vínculo con los dos océanos y el Mar Caribe. Nuestro espacio continental carente
de conflictos internos interestatales, sin armas nucleares ni carrera
armamentística, se muestra como una zona de paz en una aldea global en
conflicto; en el marco de un occidente sin ideas, confrontativo entre un modelo
capitalista agotado y otro, también de acumulación, que no alcanza a surgir.+)

lunes, 19 de junio de 2017

La crisis del empleo

La cara oculta de la suba del desempleo
El 9,2% de desocupación es una mala noticia; se reavivó más el debate acerca de las causas que de los efectos de este problema estructural
Por Néstor O. Scibona
LANACION.com, 18.06.2017
Por Néstor O. Scibona (nestorscibona@gmail.com)

El primer trimestre pertenece al pasado, aunque el aumento del desempleo al 9,2% en los 31 principales aglomerados urbanos del país (y del subempleo al 9,9%), reabrió el debate sobre la capacidad de la economía de crear más y mejores empleos en el futuro. También se convirtió en un dato político: la tasa de desocupación alcanzó los dos dígitos en las zonas más pobladas, como el Gran Buenos Aires (10,9%), Mar del Plata (10,4%) y Gran Rosario (10.3%) que, junto con Gran Córdoba (9,6%) y la CABA (7,9%), son los distritos con más votantes.
Si bien no es posible una comparación homogénea con el mismo período de 2016, cuando el Indec desactivó la difusión de los datos para corregir los inverosímiles indicadores de la era K, el sinceramiento se aplica sobre una foto conocida. La creación (neta) de puestos de trabajo en el sector privado está prácticamente estancada desde hace casi una década, mientras en los últimos años creció en el sector público hasta un punto de saturación. A su vez, el trabajo "en negro" se mantiene en 35%. El Indec agrega ahora a esta realidad la existencia de un 14% de ocupados demandantes (de otro empleo) y que la desocupación en las ciudades con más habitantes (10,2%) duplica a las de menor población. En suma, hay 4,15 millones de personas con problemas de empleo, de las cuales casi un tercio reside en territorio bonaerense.
Sin embargo, las estadísticas muestran sólo la cara visible del problema tras un año recesivo como 2016. Pero no cómo sigue la película.
Hay sectores que se reactivan, como la construcción, donde los puestos de trabajo formales ya superan en 6,5% al de hace un año. Pero en otros, como la industria, el repunte es lento y predomina la cautela. Según encuestas privadas y oficiales, más de dos tercios de las empresas prevén mantener estables sus planteles a corto plazo y el resto se reparte entre aumentarlos o reducirlos. No sólo por la menor producción y ventas, sino por el mayor "costo argentino", que incluye al laboral.
Desde el ángulo macroeconómico, el economista Juan Luis Bour (director de FIEL) estima que con un crecimiento del PBI de 3% anual, el empleo aumentaría 1%. Su colega Ricardo Arriazu enfatiza que el costo laboral unitario de la Argentina es el más alto del Cono Sur y desincentiva la inversión privada. Y Dante Sica (director de la consultora Abeceb), que los costos extrasalariales varían entre el 35 y el 40% del costo laboral, dentro del cual el aporte patronal directo se ubica en tercer puesto de Latinoamérica y muy por encima de la productividad promedio en una comparación internacional.
Al detallar esta carga no impositiva, el abogado laboralista Carlos Echezarreta muestra un caso tipo en el cual una empresa paga mensualmente, sólo entre costos directos e indirectos, un 37,35% más que el salario neto percibido por el trabajador en blanco. En el primer caso, computa los aportes para el sistema jubilatorio (10,17%), asignaciones familiares (4,4%), Fondo Nacional de Empleo (0,89%), PAMI (1,5%), obras sociales (5,40%), sistema de salud (0,6%) y ART (1,4% sobre el total de remuneraciones, aunque según la actividad puede multiplicarse varias veces), que suman 24,4%, A esto se agregan casi 13% de costos indirectos, tales como aguinaldo (8,33%) y plus de vacaciones (1,20%) con sus cargas sociales (2,32%), más una decena de rubros que representan 1,10% del total de gasto anual sobre la masa salarial, distribuidos entre alícuota fija de ART, seguro de vida obligatorio, capacitación, indumentaria, comedor (o gastos de almuerzo); gastos médicos, control de ausentismo, indemnizaciones, contribuciones al sindicato y otros gastos incluidos en los convenios. Si la empresa prevé además un adicional anual para prevenir eventuales conflictos (4,17%) más su correspondiente carga social (1,02%), el costo total de la remuneración bruta más las contribuciones supera en 42,5% al sueldo neto percibido por el empleado.
Aun así, Echezarreta remarca que existen conceptos de imposible previsión y suelen calcularse con un "masomenómetro". Por ejemplo, qué se considera salario (definición diferente para previsión social, AFIP y ART); qué es justa causa de despido; qué enfermedad es atribuible al trabajo o inculpable; cómo considerar un accidente in itinere (en viaje); qué es trato discriminatorio y cuáles son los alcances de las tutelas sindicales, matrimonio, nacimiento, etc. En estos y otros rubros existen zonas grises en las leyes, que originan cientos de miles de juicios laborales y sentencias por montos imprevisibles al punto de comprometer la subsistencia de las empresas de menor tamaño. "Si un trabajador percibe $ 100 netos, al empleador podrían significarle $ 200 como costo", estima el especialista.

Todos estos costos, acumulados a lo largo de décadas, deprimen el salario y la creación de empleos, a la vez que fomentan el trabajo ilegal. Son la cara oculta de un problema estructural e institucional, que la mayoría de los políticos y sindicalistas elude para focalizarse sólo en sus efectos. También porque afecta intereses y derechos adquiridos. Esto explica por qué hace más de un año está frenada en el Congreso la ley de primer empleo para reducir los aportes patronales en el período inicial de contratación de jóvenes, pese a que la ausencia de trabajo significa cero aportes. O la resistencia a la capacitación de estudiantes en empresas (pasantías) bajo el argumento de precarización laboral. La dirigencia sindical suele actuar con el criterio de "colectivo lleno" y protege a los que ya subieron, en perjuicio de los que quedan afuera.
A esto se suman leyes y convenios de trabajo detenidos en el tiempo, cuando no existían computadoras ni Internet y suelen gatillar causas judiciales contra cualquier tipo de empresa. Marcos Galperín, fundador de Mercado Libre, que mañana ingresará al índice Nasdaq 100 que nuclea a las compañías más relevantes del sector tecnológico, acaba de revelar en un reportaje con LA NACION, que tiene 700 empleados en un país vecino debido a una suerte de extorsión sindical que, a su juicio, revela "la desconexión de los intereses de muchos líderes sindicales con los de los trabajadores".
Esto ocurre mientras en muchos países ya se debate cómo articular el avance tecnológico con el futuro del empleo, mientras un informe de Idesa revela que en Alemania, 9 de cada 10 estudiantes secundarios hacen prácticas en empresas a través del exitoso sistema de educación dual.
La acusación de Mauricio Macri sobre la "mafia de los juicios laborales", que apuntó contra el diputado kirchnerista Héctor Recalde, tuvo un carácter testimonial. Pero sirvió como disparador de una oleada de pronunciamientos a favor por parte de las principales entidades empresariales, ante el aumento de los juicios por accidentes de trabajo que hasta mayo -dos meses después de sanción de la nueva ley que limita sus alcances-, sumaron 55.321, casi la mitad que en todo 2016. De ese total, 26.347 se radicaron en la CABA (31% más en cinco meses).
Para introducir reformas que impulsen el empleo privado de calidad, Macri debería modificar leyes que llevan años de arraigo, lo cual requiere de liderazgo o acuerdos políticos. Un problema es que aún con un triunfo electoral en octubre el oficialismo no tendrá mayoría en el Congreso. Otro, con qué sectores de la oposición podría negociarlos sin afectar la gobernabilidad.

jueves, 11 de mayo de 2017

5x1

El 31 de agosto de 1955, el presidente Juan Domingo Perón gritaba "¡por cada uno de los nuestros... van a caer cinco de ellos!" y, como dijo el historiador Joseph Page, "se abría la temporada de caza de opositores".
Ayer, en la misma plaza de mayo que fuera escenario de esa ardiente diatriba, distintas agrupaciones se convocaron para manifestarse en contra de otra fórmula, el 2x1, que es una ecuación que apunta a reducir la pena a los condenados que hayan sufrido prisión preventiva sin condena firme.
Lo que falló hace unos días la Corte Suprema de Justicia no tuvo directamente que ver con la aplicación del 2x1 sino con el principio de la ley más benévola, muy apreciada por los garantistas.
Suena contradictorio que los defensores de los derechos humanos clamen por eliminar ese beneficio para alguien. Es como si discriminaran (tal la aplicación más ajustada del término) entre humanos.
Graciela Fernandez Meijide, reconocida defensora de esa bandera y madre de un desaparecido, expresó justamente esto en su presentación de la semana pasada ante el Episcopado Argentino.
Hoy me hicieron llegar esta imagen de REP, que publica en Página 12 pero que esta vez aparece en otro sitio, que explica perfectamente lo que está sucediendo.+)

miércoles, 3 de mayo de 2017

Porpuesta para San Isidro

No te olvides que del 10 al 16 de mayo son las elecciones internas de Convocación por San Isidro.
Y nuestros afiliados tienen voz y pueden votar para elegir los candidatos a concejales.
Por eso María Feldtmann de Maurette nos hace llegar este video con sus propuesta para San Isidro.+

jueves, 6 de abril de 2017

Un futuro posible para San Isidro

María Feldtmann de Maurette salió en el programa que conduce Dolores Pereyra Iraola, un Futuro Posible. Fueron con Cata Riganti. Dos perspectivas distintas de Convocación: la fundacional y la más juvenil. Dura media hora.

Faltar al 7mo y 8vo Mandamiento

Pasaron unos diez días y no salgo de mi asombro.
¿Cómo alguien puede afirmar que una coima no es un robo?
El contratista del Estado que le paga al funcionario un dinero por haber sido favorecido por una medida toma ese dinero del beneficio derivado del propio contrato obtenido; ergo, le roba al fisco y, en última instancia, a los contribuyentes. Si  lo saca de su ganancia, el damnificado es el propio contratista.
Por otra parte, el funcionario se está quedando con algo que no le corresponde, algo que no es suyo, que es la definición más elemental de robar. Pensar que coimear es un eufemismo que nos permite eludir el séptimo mandamiento es faltar al octavo mandamiento: no mentir. Salvemos que los mandamientos los dispuso Dios para enseñarnos el camino de la salvación, no para perjudicarnos ni para castigarnos. Así que mentirse a sí mismo es una gilada de patas cortas.
Nadie podía negar que Aníbal Fernández tenía una dialéctica envidiable... hasta ahora.
Lo que dijo está mal.+

viernes, 31 de marzo de 2017

En babia


Si al Gobierno no se preocupa por el control del espacio público, episodios como el de ayer cuando un camionero embistió a un piquete van a empezar a repetirse cada vez con mayor intensidad y frecuencia.
El resultado excede a la dramática muerte y a los heridos. Incluye a un muchacho que, aún pese a su culpabilidad evidente -agravada por su evidente estado de ebriedad-, a los 24 años comprometió seriamente su futuro. También debe contabilizarse el trabajo no realizado por la jornada del paro. Para quienes creemos que el trabajo dignifica, una jornada de paro es lamentable. Para colmo, supone el hecho de que la Constitución fue vulnerada, dado que ésta consagra el derecho de movilizarse libremente por el territorio nacional.
El excelente artículo que Mariano Obarrio publicó hoy en La Nación refleja la interna gubernamental en torno de la política antipiquetes entre Marcos Peña y Horacio Rodríguez Larreta contra Patricia Bullrich, que contaría con el discreto apoyo del Presidente.
Es inadmisible que no se haga respetar el derecho de todos los ciudadanos a utilizar libremente el espacio público por el gelatinoso argumento de que es un problema que "no está en la agenda de la gente". ¿Qué costo tendrá esperar a que el caso llegue a la agenda de la gente? ¿No será tarde para reaccionar? ¿la gente comprenderá la demora oficial en responder a los piquetes?
Los piquetes asolan a la ciudad de Buenos Aires con cada vez mayor intensidad. La semana pasada llegaron al campo, a un remate ganadero, en donde cortaron la neurálgica ruta 3 a la altura de Azul. Esta semana tocó en la zona portuaria de San Lorenzo, en Santa fe.
Atrapados por las redes sociales muchos altos funcionarios parecen estar en babia.+

jueves, 23 de febrero de 2017

María se la banca

Imágenes integradas 1
Soy María Feldtmann, casada con Hernán Maurette y tenemos cuatro hijos. Soy politóloga (UCA) y trabajé en el sector público y privado. Desde 2001, cuando fundamos ConVocación que participo en la vida pública de San Isidro. Creo en la participación política como una expresión natural de la vida familiar y San Isidro como la extensión de mi casa. Todos sabemos que queremos para nuestras casas: una administración clara y transparente de los recursos, el cuidado del ambiente, el cumplimiento de normas que contribuyan a una mejor convivencia, el desarrollo inclusivo de los más necesitados, y la celebración de la vida en común. Son los ejes sobre los que me propongo trabajar como concejal.

domingo, 12 de febrero de 2017

La vigencia de la democracia republicana

Foto: m24digital.com
La muerte de Tzavetán Teodorov (1939-2017) pone nuevamente en el tapete algo que subyace debajo de todos los sucesos políticos contemporáneos: la vigencia de la democracia republicana.
Como sistema de gobierno de las mayorías, no sufre problema alguno. Al contrario, las masas que se imponen se desindividualizan al punto de perder visibilidad de la humanidad de cada persona.
Teodorov decía que el sistema debía armonizar entre valores. Parafaseándolo en parte, también creo que en política uno siempre está optando por más igualdad, más libertad o mayor progreso, y que eso suele tener consecuencias indeseables, tales como el populismo, la anomia y la injusticia.
Vivimos una etapa de liberalismo. A falta de igualdad  de crecimiento, el mundo experimenta una contraoferta de libertades excesivas. Pero la libertad suele desmerecer a la construcción del espacio común.
Quienes protestaban en el "tetazo", en el Obelisco hace unos pocos días, ¿no tenían otros reclamos más importantes? Cortaron 9 de julio del lado oeste con lo que obstaculizaban el regreso de los trabajadores a sus hogares en el sur del conburbano. ¿Se justificaba semejante malestar, que se suma diariamente a tantas protestas minoritarias?
La gente de las grandes ciudades, paradójicamente, se rodea de gente al punto de perder de vista al conjunto; vive como si estuviera sola, aislada de los problemas de los demás. Hay que ver lo que dispuso el gobierno porteño en los últimos días: más unidades veterinarias para el cuidado de mascotas. ¿Es que ya no queda gente necesitada de cuidados en Buenos Aires? Y ha dispuesto que los que quieren casarse por civil puedan elegir el escenario: El Teatro Colón, el Rosedal, la Usina del Arte, y consultan si quisieran algún otro. Se ha perdido de vista la importancia estratégica del sentido religioso de las sociedades. Si la gente quiere pasto, se les da pasto que por más que se parezca a la lechuga; hay que advertirles que no es lo mismo antes de que se lo coman.
La política y, consecuentemente, el Estado se han vaciado del concurso de la población. Necesitan la aprobación de la sociedad para seguir gobernando y lo hacen de cualquier forma.
La dirigencia dejó de conducir e intenta congraciarse con la sociedad a cualquier costo. En lugar de dirigir, la lidera a donde quieran las multisonantes voces sociales. No ofrece un menú, lo confecciona con las encuestas de gente cada vez menos educada.
Hasta que aparece alguien que grita fuerte un par de consignas claras y la gente percibe en él cierta verosimilitud.
No hay que sorprenderse ni rasgarse las vestiduras. Hay que hacerse cargo y participar de la vida púbica, nomás.+

miércoles, 8 de febrero de 2017

República no es democracia

“Hoy la tiranía es de la aprobación populista, de las redes sociales”

El filósofo ha sido la estrella del 60º aniversario del Instituto Goethe

  
El filosofo Rudiger Safransky, en el Instituto Goethe.

BERNA GONZÁLEZ HARBOUR

Elpais.es, Madrid 7 FEB 2017

La historia ha querido que el nuevo libro de Rüdiger SafranskiTiempo Tusquetsprevé publicarlo en español en marzo—, coincida con una época de cambios, marcada por el miedo y la inseguridad, y que sus ideas nos sirvan como un manual de instrucciones para interpretar la era Trump, del Brexit y el ascenso del populismo en el mundo occidental. El filósofo alemán (Rottweil, 1945), célebre biógrafo de Goethe, Schiller o Schopenhauer, ha sido la estrella del 60º aniversario del Instituto Goethe de Madrid, donde ayer habló de Nietszche y de la vigencia del nihilismo espiritual en el mundo contemporáneo.

Pregunta. San Agustín decía que si nadie le preguntaba sabía lo que era el tiempo, pero si se lo preguntaban, no. ¿Qué es para usted el tiempo?

Respuesta. Me pasa como a san Agustín. Lo que me interesa muchísimo es hablar de la diferencia entre el tiempo subjetivo y el que somos capaces de medir, es decir, la hora.

P. En su libro dibuja el estado de aburrimiento como el punto de partida y oportunidad. ¿Es necesario aburrirse?

R. No sé si es necesario, pero nos aburrimos. He comenzado el libro por el aburrimiento porque ahí estás viviendo el tiempo como algo que dura sin ocurrir nada; es una especie de encuentro con el tiempo a secas. Lo suelo describir con una imagen: vivimos una serie de acontecimientos y estos se colocan como si fuesen una cortina por delante del tiempo. Mientras ocurren no eres consciente, pero cuando cesan se abre el telón y, de repente, ahí está el tiempo. Yo siempre recomiendo que, como mínimo, una vez al día estemos completamente quietos, no hagamos nada y prestemos atención al tiempo.

P. ¿Al tiempo interior?

R. Sí, pero también tenemos que definir qué es el tiempo interior. En los cinco minutos que llevamos conversando sobre el tiempo hemos reflexionado sobre él, pero no le hemos prestado ninguna atención, porque si lo hubiéramos hecho no habríamos dicho absolutamente nada.

P. Habla de la simultaneidad global de la comunicación en esta época como una tremenda exigencia para el ser humano. Nos comunicamos en tiempo real, estamos informados de todo lo que ocurre. ¿Estamos ante una mutación cultural?

R. Esta nueva forma de telecomunicación marca una cesura muy importante en la historia de la humanidad y mucha gente no es consciente de lo enorme que es. Ahora mismo todos sabemos lo que está ocurriendo en cualquier parte en tiempo real y eso nunca lo había conocido la humanidad. Hasta el siglo XIX, la humanidad ha vivido en un modo de retraso. Carlos V daba una orden para Sudamérica que probablemente tardaba medio año en hacer llegar y otro medio en saber si se había ejecutado. Hoy, Trump publica un tuit y la Bolsa cae inmediatamente. Supone un gran reto para la percepción del ser humano, porque somos habitantes globales de un planeta global gracias a estas redes. Los refugiados no se habrían podido comunicar sin las imágenes, y de ahí el atractivo de este mundo para ellos.

P. Habla también del tiempo de comienzo como una oportunidad y hoy precisamente estamos en un nuevo tiempo de comienzo: Trump, Brexit, Le Pen…

R. El tiempo puede generar una preocupación, que es normal cuando se ve un futuro incierto. Vivimos en una sociedad de riesgo y en ella buscamos la máxima seguridad posible. Estamos en una época de profundo cambio. Antes teníamos una democracia con unas instituciones muy claras, separación de poderes, prensa, Parlamento, Ejecutivo… y era un sistema que permitía filtrar y disciplinar en cierto modo a la masa, a esa gente que forma la base de la democracia. Pero hoy es como si estuviésemos en un volcán en erupción porque está moviéndose todo, y ahí surge ese concepto del populismo, que se define a sí mismo como una especie de democracia de base, de Twitter. Creíamos que la división de poderes iba a funcionar y generar un equilibrio que iba a domesticar a Trump, pero ahora vemos que es al revés, que Trump está haciendo todo lo posible para eliminar esta separación de poderes y eso da mucho miedo, porque con su carácter, tiene la capacidad de presionar con un dedo un botón y hacer explotar bombas atómicas. No sabemos si vamos a ser capaces de evitar el uso de armas nucleares a la larga como hemos logrado hasta ahora. Él lo que pretende es eliminar las instituciones tradicionales de la democracia, como la separación de poderes, e introducir el dominio de las redes sociales. Son las redes las que están al mando y eso es tremendamente moderno. Estamos viviendo el desenfreno de la comunicación.

P. ¿Y qué ha fallado para que este populismo esté triunfando? ¿La democracia, la globalización?

R. En cada país es diferente. El Brexit se debe en gran parte a los miedos que tiene una gran parte de la población británica de recibir demasiada inmigración de la Unión Europea. En Francia, el gran enfado lo provoca la política europea, y de eso se aprovecha Le Pen. La política europea está obstaculizando una evolución económica positiva, dicen los franceses, que además se sienten en una situación de guerra civil por los ataques islamistas. Le Pen es la respuesta errónea a esos desafíos, pero Francia se encuentra en una situación muy problemática que no se había vivido desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

P. ¿Hay peligro de tiranía?

R. No una tiranía en el sentido medieval; es una especie de tiranía que se nutre del caldo de cultivo que se produce en la masa y de ahí de nuevo el papel de las redes sociales. Esa tiranía está enmarcada en una especie de aprobación populista, la masa que apoya a una determinada persona. En Polonia o Hungría por ejemplo, se está reduciendo y eliminando poco a poco la democracia, pero con el enorme apoyo de una mayoría. La palabra democracia suena muy bien, pero lo decisivo es el Estado de derecho, la separación de poderes. Hitler llegó al poder democráticamente, apoyado por una gran mayoría, pero el que alguien sea elegido por mayoría no es lo bueno; lo bueno es que exista la separación de poderes.

P. ¿Nietzsche y el nihilismo espiritual siguen vigentes en este mundo de hoy?

R. Sí, sí, sigue siendo válido. Es el gran problema que está socavando todo. Una sociedad funciona si tiene un sólido fundamento de valores, y esos valores son normalmente de carácter religioso. Si esos valores se van debilitando, los seres humanos pierden sus raíces espirituales. El islam está en auge porque desde el punto de vista espiritual tiene un fundamento muy fuerte. En Europa en cambio el cristianismo está en retroceso.

viernes, 3 de febrero de 2017

Anomia

Vivimos un estado de anomia. Es algo que sucede cuando las normas que no rigen de hecho, ya sea por desconocimiento, desinterés o por la incapacidad estatal de hacerlas cumplir.

Al menos cuatro episodios recientes fueron elocuentes en este sentido: el fallo de la justicia platense que liberó a los policías cometeros, que demuestra la venalidad o cobardía a la que pueden llegar muy altas magistraturas; el del juez de Necochea que desautorizó a los agentes de policía que hacían cumplir una norma que prohíbe el topless en la playa; otra sentencia judicial, que obligó a los bancos a pagar un aumento salarial que no fue no homologado en el Ministerio de Trabajo, y la condena pública contra los dichos de Juan José Gómez Centurión sobre la guerra antiterrorista, sin mencionar los cortes de calles, piquetes y paros sorpresivos de transportes.

El caso de los jueces que liberaron a los ocho comisarios investigados por corrupción, días después de que aparecieran muerto ahorcado en la carcel un noveno sospechoso, es lisa y llanamente desesperanzador, como dijo la gobernadora Vidal.

El aval a las nudistas en Necochea por parte del juez Mario Juliano es otra cosa, porque se trata del presidente de a Asociación de Pensamiento Penal. Los garantistas como él, creen que la ley coarta la libertad y que la libertad por si sola conduce al bien. Los humanistas creemos que el desarrollo de la inteligencia y de la voluntad -o la Gracia divina, cuya tenencia no depende sólo de los hombres-, son elementos fundamentales para que el hombre busque libremente el bien. El y muchos contemporáneos -representados por el pensamiento que expresa diariamente La Nación, como en su edición de hoy- creen que la moralidad es un valor que muda con el tiempo. Es cierto que algo de eso hay. Las modas y valoraciones están atadas a una época que, como sabemos, en nuestro caso se encuentra en plena mutación. Pero no cambia es el pudor, que es un sentimiento vinculado con la privacidad de las personas. La libertad de uno no debería invadir la privacidad de las otras personas. Forzar una situación sin un previo debate comunitario o social -propio del proceso legislativo, parlamentario-, es violentar a los vecinos y, consecuentemente, a mi juicio, atentar contra el bien común.

La discusión en torno de la guerra antiterrorista de los 70 también es otra cuestión. Hay algo que no se pone en el tapete: las Fuerzas Armadas y de seguridad son instrumentos que ejecutan el monopolio legítimo de la fuerza, que es potestad del Estado. Están sujetos al cumplimiento de la ley, como todos los ciudadanos. Pero el tema ha tornado a discusiones disparatadas. Desde ya que se condena un golpe de Estado. No merece discusión. Pero los legalistas tenemos que considerar que en los 70 hubo organizaciones que quisieron desconocer el resultado de las urnas y decidieron dar una revolución armada y que las mencionadas fuerzas militares y policiales intentaron evitar. si bien es monstruoso cometer delitos utilizando el aparato estatal, no lo es menos hacerlo fuera del mismo. Los crímenes de esa época fueron horribles de uno y de otro lado. Pero no nos equivoquemos: unos protegían la superviviencia de la sociedad argentina organizada en forma de república con su Constitución y todo -insisto en que el Golpe sí es condenable, pero no la acción de las Fuerzas Armadas y de seguridad, siempre que respeten la ley-, y los otros procuraban un proyecto internacionalista con eje en Cuba y la Unión Soviética, a fuego y metralla. La forma en que se produce el debate invierte los términos: los que deben demostrar inocencia son los custodios del orden, mientras que los que lo desafiaron son objeto de veneración.

El juez que desconoce la autoridad del Ministerio de Trabajo para homologar un acuerdo salarial de hecho está legislando , lo que provoca un indeseable choque de poderes cuya gravedad no se justifica de ningún modo en una discusión salarial.

Los que paran o cortan una ruta, contradiciendo un principio constitucional elemental, no merecen tanta consideración, porque ellos no la están teniendo con los damnificados. Lo que prima es el efecto mediático de la represión, no la protección de los derechos individuales, ni el bien común ni el imperio de la ley.+)

Anexo Documental:

Estas son las declaraciones de Juan José Gómez Centurión:

Se puede escuchar una entrevista esclarecedora a Ceferino Reato sobre las expresiones de Juan José Gómez Centurión haciendo click acá.