San Isidro no es distinto


Nuestra mesa del centro de Martínez fue atacada ayer violentamente. Un pasante de ConVocación Cambia San Isidro, Santiago Bocassi, de 20 años, tuvo que salir corriendo, rescatado por un pariente, no sin antes recibir la amenaza fatal: "si vuelven por acá, los matamos".
Es evidente que ConVocación recibe estos ataques por ser la principal oposición en San Isidro y la única que le disputa efectivamente el poder a Gustavo Posse.
Pero las fuerzas que violentaron a nuestra representación parecían ser algo más que militantes del oficialismo. ConVocación viene denunciando los reiterados robos que sistemáticamente sufren los comerciantes de Martínez; en algunos casos, hasta dos veces a un mismo local en una semana. Hay que entender lo que significa para estos emprendedores, en semejante momento de la economía, además de la violación del domicilio laboral, el saqueo de bienes y de la facturación.
Estas cosas suceden a la noche y también a plena luz del día, ante cámaras de seguridad públicas y privadas que lo registran todo. Sin embargo, por algún extraño motivo, no son suficientes para atrapar a la banda. Porque los comerciantes saben que es una banda; eso surge de las filmaciones (ver abajo, tomadas del facebook de los vecinos de Martínez). Lo que no se comprende es porqué no se los puede atrapar.




San Isidro es igual al resto del Conurbano
Los que hacemos política en San Isidro sabemos que los secuaces del Intendente impiden la pegatina de carteles en la vía pública. La inversión en cartelería, que es la mejor forma de darse a conocer a los vecinos, es alta y totalmente infructuosa, dada la acción de estas mafias.
Con ese motivo, ConVocación dispuso de un sistema de cartelería móvil, que los empleados municipales secuestraron masivamente en julio de este año, tal como se puede ver en estos videos:


https:
Los vecinos decidieron entonces colocar carteles en sus viviendas para dar visibilidad a su opción política, pero el oficialismo no tuvo miramientos a la hora de robarlos de las propias casas particulares.

El amedrentamiento personal también está presente en la política local. El sábado 28 de septiembre, barrenderos municipales impidieron el acceso de nuestros concejales al acto de inauguración del túnel de la calle Sarratea, en Boulogne. Lo hicieron en forma violenta, a los empujones y usando sus escobillones. El sujeto que se puede ver en el video es el mismo que días después amedrentó a nuestro candidato a intendente, Marcos Hilding Ohlsson, en la feria Bocas Abiertas.


Pero la falta de vida republicana en San Isidro no se queda ahí: es difícil, cuando no imposible acceder a la información pública. Contra todo principio republicano, el ocultamiento de la documentación es ley de hecho en nuestro distrito. Por ejemplo, el análisis de la información de soporte del presupuesto municipal es irrisorio para que los concejales hagan su debido análisis.

Poca repercusión
Lo increíble es que, ante la poca cobertura que hacen los medios capitalinos a lo que pasa en el Conurbano, y tal vez merced a una poderosa pauta publicitaria, estas cosas no trascienden y San Isidro logra transmitir una imagen inmaculada que nada tiene que ver con lo que se barre debajo de la alfombra.
San Isidro no es distinto al resto del Conurbano, y su registro fotográfico se pudo ver en el acto que organizó el intendente de Merlo y en donde se pudo ver, como a un barón más, a Gustavo Posse.+